Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

14 sept. 2017

Consejos para alimentarme decentemente en la cena del 15

Si me preguntan a mi, las fiestas, de todos sus tipos son todo un reto. Cuando uno es niño son un tema importante pues hay alimentos muy altos en hidratos de carbono que aunque siempre podemos consumir tendrán sin duda alguna un impacto importante en nuestros niveles de glucosa en sangre. Por supuesto que las fiestas infantiles tienen brincos y saltos incluídos así que los dulces serán siempre alternativa para evitar hipoglucemias. Ya hemos platicado en este espacio de algunas opciones para los papás y las fiestas. Así esto no se transforma en un pleito familiar o en un caso de hiperglucemia severa. 
Cuando somos adultos con diabetes tipo 1 la historia no crean es tan distinta. La vida nos pone a prueba y nos manda fiestas donde los alimentos son deliciosos, coloridos, muchas cosas menos saludables. Y para ejemplo la fiesta del 15 de septiembre.
Yo no se en sus familias pero en la mía es todo un tema culinario. Hace muchos años dejamos de visitar a la familia para estas festividades pero ahora la pasamos acompañados de amigos muy queridos que amablemente nos adoptan. Claro, nos invitan a cenar y ¡santo cielo, yo que intento alimentarme sanamente! y crean que no es porque vivo con diabetes sino porque en general procuro cuidar mi alimentación. Habiendo dicho lo anterior, ayer recibí esa deliciosa, digo amable invitación y este año estoy más lista que nunca. Aquí mi estrategia.
a) Antibióticos: ¿Un tequila? no muchas gracias, estoy tomando antibióticos. Ya sé, uno no debe mentir pero el antibiótico siempre lo rescata a uno. A pesar de que seguramente es una leyenda eso de que "se corta el efecto" al menos a mi siempre me rescata cuando no tengo intenciones de beber. En todo caso una cerveza light (que tiene menos calorías pero los mismos grados de alcohol) y fin de la historia. Ahora, si te sientes valiente, un caballito de tequila tiene bastantes menos kilocalorías (64 aproximadamente). 
b) No te preocupes yo me sirvo: Encuentro el pozole fascinante. Me gusta además que lleva distintas cosas y mucha cosa verde, Lo malo, es que generalmente los amigos se lucen y es un granerío bárbaro. Si lo sirves tu mismo podrás asegurarte de que en tu plato hondo no haya más grano del saludable. Generalmente una porción de pozole contiene cerca de 300 kcal que si acompañas con crema tendrás que agregar 50 kcal approx y si agregas una tostada otras 200 y vaya, no tiene fin. En cambio si te sirves tú y pones más caldo que grano y más lechugas, rábano y cebolla que grano pozolero y producto de origen animal y crema, la cosa no pintará tan mal.  
c) ¡Dios mio que lleno estoy!: En México decimos "hacerse guey" cuando fingimos demencia. No hay nada más sencillo que hacerse guey con el mismo trago o con el mismo plato de comida. "¿Quieres más?" "No muchas gracias mira todavía lo que tengo  ya me serví dos veces". Como verás hoy estoy dándote a elegir de un abanico de mentiras pero que pueden salvarte de una hiperglucemia o mal del puerco al terminar la fiesta. 
d) ¡Yo traje el postre!: Por supuesto que siempre me ofrezco para llevar postres. La única razón que tengo para hacerlo es que así puedo obligar a todos a comer gelatinas light jaja. Para esta fiesta por ejemplo tengo listas gelatinas verdes, blancas y rojas. Normalmente comeríamos cosas azucaradas y fritas pero este año además habrá mis gelatinas. 
e) La tostada: Me vería tremendamente mal si de mi bolsa saliera una tostada de nopal de esas horneadas, ¡estoy segura! pero para este año tengo preparado algo como "ay miren que me encontré en el súper y dije pueees por qué no probarlo en la cena con mis amigos que hicieron una ultra deliciosura de cena" así que será prácticamente como salida de mi bolsa y así no remodirá mi conciencia.
En el peor de los casos estoy segura de que bailaré aunque aclare todos los años que no me gusta. La intención no es NO comer ni causar alarma en las fiestas. Finalmente es una vez al año así que tienes la opción de comer  lo que te de la gana. Yo aplicaré mis consejos mentirosos.



12 sept. 2017

¡Me voy a comer un pastel!

Cuando fui diagnosticada con diabetes, hace muchos pero muchos años. No sólo carecíamos de los adelantos tecnológicos que existen  hoy día para el manejo de la diabetes tipo 1. En México, tristemente, carecíamos de Educación en Diabetes formal. Por supuesto que había grandiosos grupos de apoyo y campamentos de verano pero, la educación en diabetes consistía en enseñar habilidades para realizar acciones y reportar. Pocas veces se nos enseñaba la correcta toma de decisiones y mucho menos el análisis de data. Más triste es darse cuenta de que en muchos lugares seguimos trabajando así. En aquél entonces poco se sabía de conteo de carbohidratos y nos eran entregadas unas listas con porciones fijas para manejo de equivalentes. Además, las insulinas que empleábamos (y que igual, tristemente se siguen usando en muchos lugares) no permitían flexibilidad en nuestra alimentación. 

En ese entonces sí que había prohibiciones y en mi caso, al carecer sentido de "futuro y largo plazo" eso de "no comer demasiados dulces porque las complicaciones" era lo mismo que repetir mil veces tres tristes tigres. Si bien en casa teníamos una mamá policía siempre vigilante no faltó cuando ella corrió al baño para yo salir disparada a meter mi cuchara al pastel (o al flan o morder la dona). Y quien me ha leído sabe lo mucho que me gustan las galletas, donas y cupcakes. ¡De verdad que me gustan! 
Pero entonces al llegar a la consulta y encontrar dos o tres cifras realmente elevadas la pregunta inmediata era "buenoo y qué comiste o qué hiciste?

Para empezar acordarse de lo que uno hizo, dijo y comió en una fecha específica de hace más de dos meses  a una hora en una hoja es tremendamente complicado. Disculpen amigos médicos pero, por favor no hagan ya esa pregunta porque enserio pocas veces lo recordaremos. Ahora bien, imaginemos que si nos acordamos "bueno, pues (niño que no aprendió a decir mentiras) comí pastel, no pude aguantarme" y entonces veíamos una cara de absoluta desaprobación con un número que evaluó nuestro comportamiento con un gran, gran TACHE. ¡Qué sentimiento tan más espeluznante cuando uno es niño sentirse un TACHE! 

Y entonces pasaron los años y nos hicimos viejos y claro, la ciencia avanzó. Desafortunadamente nos dimos cuenta de lo falso que fue eso de "tan solo tendremos que esperar 5 años" y seguimos sin ser curados pero vivimos bien. Y de pronto un día llega la tecnología que facilita nuestra toma de decisiones y nos encontramos con que a pesar de "poder" meter la cuchara a pastel no lo haremos porque nos da miedo. ¿A dónde vas Mariana se preguntarán?

Papás yo se que esto no es divertido, si lo sabré yo que no es divertido. Pero, convertirnos en prohibitivos  por la razón que sea no evitará que nosotros individuos querramos explorar el mundo (y la comida, y los pasteles y los cupcakes). Enseñar el efecto que tendrá esto en los niveles de glucosa sin que suene a película de monstruos es siempre agradecido y muy útil. Aprender tras la experimentación una y otra vez a manejar niveles de glucosa para convertirnos en expertos es muy útil. Acérquense con sus médicos ¡no teman decir la verda!

Doctor ¡quiero probar un pastel! 


Lo peor que puede decir es que el doctor haga cara de "niño TACHE" pero si sabe que de todos modos lo haremos quizá si es lo suficientemente empático nos ayude a trazar un plan para, probarlo, porqué no en la fiesta navideña de la escuela.

Trabajemos en equipo. No tengamos miedo de cosas como los alimentos. Tengamos miedo de lo que puede pasar si no los hacemos nuestros amigos.


6 sept. 2017

Medición de glucosa. No sólo un tipo.

No es secreto, ¡amo la tecnología para el manejo de la diabetes tipo 1! 
Y es que estas herramientas facilitan mucho mi trabajo para alcanzar las metas que he establecido para el manejo de mi diabetes tipo 1. Lo cierto es que con frecuencia confundimos el uso de las tecnologías con dejar la diabetes tipo 1 de lado. Y no, déjame decirte que este no es su objetivo. 

Las herramientas tecnológicas son para que podamos trabajar de formas más completas en alcanzar nuestros objetivos glucémicos y así no descuidar que el objetivo final debe ser retrasar o prevenir la aparición de ciertas complicaciones. Estoy segura, de que al igual que a mi, las complicaciones te atemorizan. No insistimos lo suficiente en que el manejo glucémico es la clave. La glucosa se comporta de maneras extrañas y aunque conozcamos la mayoría de las variables involucradas siempre nos tiene una sorpresa guardada. 

Si hiciéramos un experimento donde hiciéramos lo exacto mismo tres días y comiéramos lo exacto mismo el resultado no sería igual y es que son tantas las cosas que tienen que ver con ese ir y venir glucémico que es muy pero muy complicado. Aún así, nuestro trabajo es no descuidarla y al mismo tiempo que  trabajamos, vamos a la escuela, cuidamos a nuestros hijos, vamos de fiesta y hacemos todas las cosas que hace un "humano" debemos vigilarle. 
El control glucémico es la pauta, de ello dependerá nuestro siguiente paso y de ello dependerá, de forma importante, el futuro y la calidad de vida que tendremos. 

Cuando algunos de nosotros fuimos diagnosticados, las formas en las que podíamos medir glucosa no eran muchas. Existían dos o tres marcas de medidores y no habia mucha diferencia entre ellos. Hoy no solo tenemos diferentes marcas y tipos sino hay distintas formas de medir glucosa, no sólo en sangre sino en orina y líquido intersticial. Hoy voy a regalarte un resumen esperando que te ayude a elegir el mejor.

MEDIDOR DE GLUCOSA CAPILAR: Estos son los medidores que conocemos actualmente. Para realizar esta medición necesitamos una muestra de sangre muy pequeña. Una gota es suficiente para tener en 5 segundos una cifra expresada en milimoles o en miligramos sobre decilitro (mg/dl que es la medida que usamos en México). 

Imagina que ingieres un alimento con carbohidratos, como sabemos ya, este es el nutrimento que tendrá un impacto en nuestros niveles de glucosa en sangre. Esta glucosa primero llega a nuestro torrente sanguíneo y de ahí pasará a aquél líquido que rodea a nuestras células o que se encuentra entre nuestras células (líquido intersticial). Esta glucosa, es la que se mide con un medior continuo de glucosa.


VENTAJAS:
  • costo, a pesar de que sigue siendo elevado para muchos, a diferencia de otras herramientas es más accesible
  • encontramos tiras reactivas prácticamente hasta en el supermercado
  • su utilización es muy sencilla

DESVENTAJAS
  • es una fotografía de un pequeño capítulo de una historia completa
  • no hay gráficos ni información a menos que se instale la aplicación
  • no siempre viene el cable incluido para descargar los datos a una computadora

MEDIDOR CONTINUO DE GLUCOSA:
Estos son dispositivos que miden glucosa en líquido interesticial. Son tecnologías relativamente nuevas y existen pocas opciones en el mercado. Es entonces cuando esta glucosa, cómodamente acomodándose entre nuestras células decidirá ingresar a las mismas para convertirse en energía. Sí, esta energía es la que usamos para...pues para todo. 

Como verás, la glucosa capilar (la muestra de nuestro dedo) se mide en una glucosa que proviene de distintos lugares y tiempos. Esta es una de las razones por las que no podemos esperar que nuestra glucosa en sangre en medidor convencional sea idéntica a aquella que se mide con un sensor en líquido intersticial. 

La glucosa intersticial tardará un poco más en registrar los cambios, digamos que si fueran formadas, primero estaría nuestra glucosa capilar y por ir al frente detectaría con mayor rapidez un cambio. Podemos ver que la diferencia numérica entre glucosa de un sensor y glucosa capilar es mayor  cuando la glucosa cambia rápidamente (digamos después de los alimentos y después del ejercicio.  o cuando hay mucha variabilidad  glucémica). Esto no quiere decir que no sean instrumentos útiles, ¡al contrario! pero nos hace darnos cuenta del porqué es importante analizar más que el número glucémico la forma en la que se mueve nuestra glucosa (en datos de sensor) o lo que conocemos como tendencias.  

En esta categoría de mediciones de glucosa encontramos a Enlite de Medtronic que es parte de sus equipos de microinfusoras de insulina y también a Dexcom de sus diferentes versiones. Cabe aclarar que Dexcom G5 fue aprobado por FDA para reemplazar glucosa capilar aunque como ya viste, es necesario tomar en cuenta que habrá diferencias. 


VENTAJAS


  • La ventaja más importante de este tipo de monitoreo es el tema de las alarmas. No sólamente podremos ver las tendencias sino seremos alertados en caso de bajas o alzas importantes. 
  • Gráficos y análisis de información. Tanto dexcom como Enlite tienen su plataforma donde los datos pueden no sólo observarse sino imprimirse, analizarse y muchas otras cosas

DESVENTAJAS
  • Los costos, ¡muy elevados!


MEDIDOR DE GLUCOSA TIPO FLASH:
Es nada más ni nada menos que ni uno ni el otro. En algunos foros leerás que mucha gente hace comparativos e incluso algunos alegan abandonar Dexcom o Enlite para usar FreeStye Libre cuando en realidad se trata de OTRO tipo de medición. Compararlos es como comparar jirafas y gallinas, claro ambos son animales pero...vaya, son distintos. Algunos preferirán una gallina pero... no, no es lo mismo.

Verás, la medición tipo flash es igualmente en líquido intersticial (igual que los CGMs y a diferencia del monitoreo convencional) hasta ahora sólo hay una marca "FreeStyle Libre" de los laboratorios Abbott y que si no me falla el cálculo estará disponible en prácticamente todos los países de América Latina para finales de este año (sí, México incluído). En este caso, el sensor tiene mayor vida útil que aquellos de los CGMS. Los de los CGM están diseñados para no durar más de 6 días y los de freestyle duran 14 (ni uno más ni uno menos). 

En este tipo de medición igualmente se coloca un sensor que al escanearse dará una cifra de glucosa (intersticial) podrás escanear cuantas veces quieras.


Como sea, este tipo de medición es útil especialmente si buscas un muy buen manejo de tu diabetes y buscas medir menos veces tu glucosa en sangre capilarmente. Con esto no quiero decir que te olvidarás de pinchar tu dedo pero quizá logres hacerlo con menor frecuencia siempre y cuando no estés en días de enfermedad o que tu glucosa tenga mucha pero mucha variabilidad.

VENTAJAS

  • Colocación sencilla, poca incomodidad
  • Escanearás cuantas veces quieras
  • El costo es similar al de tiras de glucosa en esquemas intensivos (midiendo aproximadamente 10 veces al día) al menos en México


DESVENTAJAS

  • No tiene alertas pero si indicadores de tendencia
  • Sólo 14 días, imposible extender el uso de este sensor (claro, todavía no llega a mis manos para hacer experimentos). 
  • Originalmente no hay forma de enviar datos a distancia, es decir mi marido no podría saber en cuánto anda mi glucosa aunque el ya asegura tener en mente cómo lograrlo. Ya veremos, ya veremos ;) 


Muy pronto podré probar FreeStyle Libre por lo que tendré material para poder realizar un comparativo mas completo. 

23 ago. 2017

Medición de glucosa en sitios alternos... ¿yay o nay?

Nosotros insistimos siempre en que una forma y técnica adecuada para medir nuestros niveles de glucosa en sangre (y también de inyección de insulina) lo harán menos incómodo pero, si vives con diabetes tipo 1, sabrás que la medición de glucosa es con mayor frecuencia que la que se indica en nuestras guías clínicas y normas oficiales. Por supuesto que quienes vivimos pensando en evitar  y retrasar la aparición de complicaciones procuramos analizar niveles de glucosa en sangre con una frecuencia tal que los dedos invariablemente tendrán alguna lesión en un momento u otro. 



Justamente donde hacemos la toma de glucosa es que nuestros dedos tienen más terminaciones nerviosas que son receptores sensoriales primarios que reconocen presión, dolor, calor y frío. De acuerdo con David L. Horwitz del Instituto de Diabetes Johnson y Johnson, no solamente puede llegar a doler sino que después de hacerlo muchas muchas veces pueden aparecer callos y heridas y se pierde sensibilidad al tacto. 
Mi experiencia personal ha sido positiva. He medido glucosa en sangre de manera exhaustiva por algunas décadas ya. Hasta ahora lo más grave que ha sucedido es un dedo morado por no prestar atención detallada al número de fuerza de punción. Tengo un callo en un dedo (sí, el favorito para la medición de glucosa) pero he revisado detalladamente sensibilidad al tacto y parece estar todo en orden. Estoy segura que si quisiera tocar la guitarra me molestaría luego de un rato. Afortunadamente no soy fan de las guitarras.

Es así entonces como el uso de sitios alternos puede ser una buena idea.

Los sitios alternos pueden ser

  • palmas de las manos
  • antebrazo
  • pantorrilla
Los sitios alternos son menos dolorosos pero con frecuencia es más complejo obtener una muestra de tamaño adecuado por lo que algunos prefieren no hacerlo. Platicarlo con nuestros profesionales al cuidado de la diabetes es siempre muy necesario pues tenemos que analizar varios detalles. Actualmente hay medidores que toman en cuenta esta posiblidad y tienen otro tipo de tapas para sitios alternos e incluso hay algunos diseñados especialmente para ello (Genteel por ejemplo www.genteel.com) 

¿Es lo mismo?
Bueno, la sugerencia es que podemos emplear sitios alternos cuando sospechemos que nuestra glucosa esté más estable como por ejemplo antes de los alimentos. La variabiliad glucémica es una realidad y no siempre depende exclusivamente de alimentación, medicamentos y ejercicio. Como siempre repetimos quienes nos dedicamos a la Educación en Diabetes y vivimos con la condición, son tantas las variables involucradas en el cambio glucémico que controlarlas todas es tremendamente complicado pero podemos lograr manejar adecuadamente la mayoría.

Hay algunas situaciones en las que no se recomienda del todo y que es mejor utilizar el sitio convencional, es decir nuestros dedos.

Estas situaciones incluyen:

  • Cuando terminamos de hacer ejercicio
  • Cuando sospechamos nivel bajo de glucosa
  • Recién acabamos de comer
Esto se debe principalmente a la forma en la que circula la sangre en nuestro cuerpo. La sangre fluye más rápido en los capilares en nuestros dedos que en otras partes del cuerpo, lo que significa que la muestra de sangre tomada de nuestros dedos refleja los cambios en la glucosa más rápido. Una muestra de un sitio alterno puede tener un tiempo de retraso de hasta 20 minutos. Algunas concentraciones de músculo, grasa y vasos sanguíneos en distintas zonas del cuerpo también pueden afectar esta lectura.

Esto no significa que la lectura del sitio alterno te esté dando un valor falso sino que los tiempos no siempre los los Si sospechas hipoglucemia por supuesto la recomendación es utilizar un sitio convencional.

10 ago. 2017

Monitorización tipo flash: vacaciones para mis dedos

Si estás en la Ciudad de México al igual que yo estarás hoy atrapado en tu casa gracias a la lluvia. Estos momentos de tranquilidad y falta de ajetreo me dan la oportunidad de enterarme de lo que está pasando en el mundo de la diabetes y especialmente en mi país. Hasta hace algunos años, quizá una década, México era uno de los países donde por diferentes razones la tecnología para el manejo de la diabetes (especialmente la diabetes tipo 1) tardaba mucho en llegar. Poco a poco fuimos viendo avances y tuvimos la fortuna de ver nuevos medidores y microinfusoras de insulina que ayudan a que nuestras rutinas y vidas sean considerablemente más cómodas.  Hoy sabemos que FreeStyle Libre estará en los próximos meses ya a la venta en nuestro país.

Vamos por partes aunque estoy segura de que esta información ya la sabes pues hay mucha expectativa con este producto del cual ya empezaba yo a hablar el año pasado en este mismo blog. 


¿Qué es FreeStyle Libre?

FreeStyle Libre es la nueva tecnología de los laboratorios Abbott. Abbott tiene ya mucha experiencia en el tema de medición de glucosa en sangre y muchos hemos utilizado sus medidores. Optium, Optium Neo y otros.  FreeStyle Libre a diferencia de estos que son medidores de glucosa capilar es un medidor tipo Flash. 


Monitoreo tipo Flash

Este FGM (por sus siglas en inglés) es un sistema híbrido entre medidores de glucosa convencionales y medidores continuos e glucosa. El de Abbott es el único disponible de este tipo por lo pronto. No es todavía un medidor continuo de glucosa pero tiene varias similitudes con estos y tiene varias ventajas también.  

En este tipo de medición se necesita un sensor que se coloca en el brazo por medio de lo que conocemos como "inserción". Si utilizas o has utilizado una microinfusora de insulina este proceso es bastante parecido al de colocar un set de infusión. El sensor viene junto con un disparador y al hacer click se inserta en la piel. La cánula es de 0.2 pulgadas de largo y no es más grueso que un cabello. El proceso descrito suena doloroso pero en realidad no lo es, es un procedimiento veloz y causa muy poca incomodidad.  


El usuario tiene un dispositivo que funciona como escáner. Al pasar el "escaner" por el sensor podremos ver en pantalla una lectura de glucosa.  Con esto se refieren en muchas reseñas a que es un dispositivo híbrido ya que muestra una lectura de glucosa (como un medidor convencional) y un gráfico de varias horas (como un CGM) pero sin las alertas de tendencia de este último.  

Una de las maravillas de este dispositivo es que puede ser utilizado por personas con diabetes tipo 2 también. 

En los próximos días estaré compartiendo más información sobre FreeStyle Libre. Te preguntarás porqué mi interés y es que ya fue aprobada su venta en nuestro país y estaremos escuchando mucho al respecto. 


Si quieres recibir información del producto y si estás en México visita https://www.freestylelibre.com.mx/

Si quieres seguir de cerca lo que estaremos compartiendo puedes buscar en redes sociales el hashtag #ViveLibreViveAbbott




31 jul. 2017

Como caminar encuerado e intentar cruzar la calle sin ser visto.

No, todavía no he caminado encuerada por la calle. Hasta ahora no he tenido esa necesidad de llamar la atención y generalmente las solicitudes que hago son atendidas (si bien no siempre a tiempo siempre amablemente). Este mes fue complicado. Cuando las finanzas se complican en esta casa no solo comemos menos sino nuestra calidad de vida se ve afectada importantemente. Y es que claro, mi diabetes es costosa, y de pronto necesito una mano (o cartera) amiga que me ayude a pagar ciertas cosas. Generalmente es mi padre quien sale al rescate.

Yo no podría asumir todo el gasto, aunque quisiera y miren que quiero, pagar lo que tengo que pagar para vivir bien. Si tuviera menos dinero del que ya la crisis financiera me deja seguro viviría con unas cifras relativamente adecuadas pero...la calidad de vida nadie me la devuelve. Y así fue como un día le dije a mi microinfusora de insulina "nos vemos luego" afortunadamente la vida me pagó todo lo que me debe y pude volver a utilizarla. Por mucho que se diga, para mi la calidad de vida es el resultado de un buen manejo glucémico y lo mucho que podré entonces disfrutar a mi hijo en términos de años. Jamás me ha molestado inyectarme cuantas veces sean necesarias. Puedo decir que mi cuerpo está acostumbrado y quien quiera que se queje con las ahora puntas de jeringa de 5 mm debe estar chiflado. Pero, las insulinas que existen siguen sin ser del todo adecuadas para mi. 

Y es que siempre hemos dicho que todas las diabetes son distintas como somos distintos los seres humanos entre sí.  Pues bueno ahí estaba mi microinfusora en el cajón y yo despertándome en la madrugada para asegurarme despertar a las 5.30 am del día siguiente. Por más que lo intenté esa última oración no dejó de sonar dramática pero es que nosotros aprendemos a valorar la vida de una forma diferente. ¿o no? 

Pero es que el tema es calidad de vida. Con calidad de vida ya uno no se refiere sólo a "pasarla bien y tranquilo" en diabetes puedo decir que se trata de algo más, de  un sistema lleno de ramificaciones que juntos crean un algo que denominamos calidad de vida. Sin duda también para cada individuo será distinta  la calidad de vida pero....quizá podríamos decir que vivir los años que yo quiera en las condiciones que yo quiera son ya mucha calidad de vida. Seguir siendo una de esas "personas distintas" pero tomando una malteada ocasional para mi es calidad de vida. Salir con mi hijo al cine, trabajar en lo que me gusta y estudiar lo que deseo sin preocuparme por la complicación o fallas en la vista o cosas más delicadas como falla renal y neuropatías para mi es calidad de vida. 

Mientras todo eso pasaba leíamos en distintos canales de la red como en otros países ya hay nuevos medidores de glucosa y muchas opciones de monitoreo continuo de glucosa. 

Estos adelantos todos, siguen siendo mediciones invasivas pero....seamos realistas, después de 30 años de al menos 10 mediciones al día ¿nos seguimos quejando? aún así, es un gran avance que pronto podremos ver en nuestro país, sepan que para cuando yo escribía esta entrada por primera vez (febrero de 2017) había intentado por todos los medios conseguir información sin ningún éxito.  Hoy la historia que tengo es otra y la que tendré en los próximos meses será absolutamente mejor. 

En realidad esta entrada además de servir de catarsis era para hablarles de eso. Del medidor nuevo no tan nuevo en otros países. 

Este medidor nuevo se llama Freestyle Libre. Me encantaría saber si lo de Libre es alusivo a libertad lo cual me parecería tremendamente adecuado. Pues bueno, este medidor ya está a la venta en Europa y en otros países. Leimos hace tiempo, gracias a twitter que en la conferencia ATTD2017 (Tecnologías avanzadas y tratamientos para la diabetes) se presentaron grandes resultados con respecto a este medidor y que entre más es utilizado más glucosas en rango (recordemos que los objetivos y rangos son personalizados) se han obtenido. De inmediato esto se ve reflejado en calidad de vida.  

Este es un medidor tipo flash. A diferencia de la medición de glucosa que realizamos en casa con lancetero y medidor tradicional, este mide glucosa para que cuando pasemos el lector por el sensor veamos la cifra actual. Claro, esto se ve reflejado en un gráfico de buen tamaño y colores para poder hacer una evaluación de la data que como bien hemos platicado, es tremendamente necesaria. 


foto tomada de livingwithDandCD.com

Puedo comentar que me parece un fenomenal adelanto, colocar un sensor en el brazo que dura 15 días (si no tienes problemas con el adhesivo) y pasar por delante un lector (medidor) para ver la cifra de glucosa si quieres cada minuto me parece fenomenal, escanear tu brazo, literalmente para obtener una lectura de glucosa. Este sistema a diferencia de los que ya conocemos no tiene alarmas predictivas. Imagino que para algunos que no tienen interés en las alarmas esto resultará atractivo. Se dice que los datos que arroja este medidor son bastante precisos aunque recordemos que dificilmente glucosa capilar y glucosa intersticial serán siempre números idénticos. En la práctica me interesará ver si será posible que en vez de medir mi glucosa 10 veces al día pueda yo emplear un medidor de este tipo para sustituir los pinchazos. 

Veo en los diferentes reviews que FreeStyle Libre tiene flechas indicadoras de tendencia pero no alarmas. Debo ser sincera y decir que aborrezco las alarmas en la noche pero que en dos o tres ocasiones  ya me han salvado de caer de cabeza en la escalera intentando llegar por jugo a la cocina.  

Como sea, esto del medidor me dejó en crisis mental (la financiera ya la tenía). Y es que  ya uno no puede andar por la vida contento sabiendo que eso existe en otros lados del mundo. Especialmente porque hasta donde he podido leer la frecuencia del monitoreo capilar puede verse tremendamente reducida con uno de estos sistemas. Imagínate los dedos de alguien como yo con prácticamente toda la vida midiendo glucosa. No, no es queja en verdad no me duele pero no detestaría hacerlo menos seguido y pasar un escáner por mi brazo. 



Y de ahí el título de la entrada. Es como caminar encuerado e intentar cruzar la calle sin ser visto. Yo no sé los demás pero yo ya me acostumbré a mi ritmo de vida con microinfusora y cuando he usado el complemento (medición continua) me siento tranquila y segura. La sugerencia de frecuencia de medición de glucosa en las guías clínicas es ridícula. Los que realizamos una medición intensiva (más de 10 veces al día) sabemos que aún así estamos bajo riesgo de hiper o hipo y nos fascinaría saber qué pasa en los momentos en los que no alcanza una medición normal. (para eso la medición contínua). Con estas dos herramientas (infusión continua de insulina y monitoreo continuo de glucosa) el individuo puede darse el lujo de planear con anticipación y tomar medidas correctivas así como preventivas. Sin esas dos cosas yo ya me siento encuerada.

En lo que llega la nueva ropa a México (medidor) podremos seguir presionando a Abbott en nuestro país para que nos diga cuándo podremos tener acceso a esta herramienta...nosotros también lo queremos y lo merecemos....o (una vez más la pregunta favorita de Mariana) ¿qué estamos haciendo nosotros mal? Nosotros tampoco queremos caminar encuerados e intentar cruzar la calle sin ser vistos. 

Hoy que esta entrada es editada puedo contarte que el medidor parece ya haber sido aprobado en nuestro país y que lo tendremos este año ya a la venta seguramente en el último trimestre del año.

Si deseas ser de los primeros en recibir información puedes suscribirte aquí.

https://www.freestylelibre.com.mx/







28 jul. 2017

"¡Pero si a mi no me gusta correr!" dije en Enero.

No es secreto, siempre fui físicamente activa. Si me preguntan ahora no, nunca fui físicamente activa. Cuando fui diagnosticada con diabetes tipo 1 en mi empaque e instrucciones de uso se leía algo como: y..hacer ejercicio todos los días. No se decía ni qué, ni cómo, ni cuándo pero eso se decía en letras más grandes que todo lo demás. Mi hermano siempre fue atleta. Jugó absolutamente todo lo que se le apareció en el camino pero yo era más bien un modelo de ratón de biblioteca al que poco le importaba el fútbol. Siempre fui además tamaño microbio así que esas cosas del básquetbol tampoco me gustaban y mucho menos esto de ponerse una falda rosa y mallas para bailar dando saltos. 

No, no. A mi me gustaba leer. Por supuesto que mis padres siempre han leído todos los instructivos del planeta incluso los de los teléfonos celulares. Yo pocas veces los leo, aprieto botones, aprendo echando a perder pero ellos no, ellos son personajes de instructivo así que eso de leer tenía que pasar a segundo plano. 

Afortunadamente muy cerca de casa había una escuela de baile. No, no aprendí jamás a bailar, tengo ritmo pero también tengo dos pies izquierdos. Empecé a bailar jazz a muy temprana edad y cerca de los 12 años ya presentaba mis piruetas en los teatros. A mi eso de bailar me parecía horrendo pero se dice que lo hacía bastante bien. En la adolescencia decidí que ya no podía seguir dando piruetas y lo abandoné cerca de los 16 años. 

Mi maestro de jazz sabía que yo vivía con diabetes pero jamás tuvo que intervenir pues a falta de medidores continuos de glucosa tenía yo una mamá medidora de glucosa siempre sentada observando. No, ella no era como el resto de las mamás que llevaban a las niñas a la clase y se retiraban a tomar cafe con las comadres. Ella se quedaba ahí. Dice que leyendo pero en realidad se quedaba observando. 

Mi papá fue mi primer y más grandioso fan. El se llevaba un libro distinto cada vez pero aplaudía cuando al fin me salía la pirueta y se reía con los saltos poco ágiles. No, nunca fui niña modelo y mucho menos fan de los colores claros. Lo mío era jugar a los piratas y leer libros. 

En enero de este año mi hijo hizo una pregunta en voz alta. 
  • "¿Cuál es tu proposito de año nuevo más difícil?"
  • "Híjole" - contesté "no lo sé, no creo en eso de los propósitos."
  • "¿Te elijo uno?"
  • "Bueno. Elije uno."
  • "¡Este año harás más ejercicio!"
  • Rápidamente arremetí "No, no puedo. No puedo hacer más ejercicio. Además no me gusta."
  • "¿Apoco eso es lo más difícil que has hecho en la vida?"


¡Santo cielo los niños! Y así fue como esa misma semana decidí que era momento de cambiar. Por mi y porque habían lastimado mi ego. 

Los primeros 2 kilómetros fueron caminando y todavía recuerdo el dolor en las rodillas. Fui algún tiempo a clases de Yoga y por su puesto a Pilates (que además no me parecía tan horrendo) pero esto era distinto. No, no, lo mío no era caminar. Pero las palabras de mi hijo retumbaban en mi cabeza.

¿Difícil? ¡Por supuesto que esto no puede ser lo más difícil!

Así empecé en un entrenamiento diario durante varios meses. Acompañada de grandes maestras y mujeres que, por razones distintas también habían creído que no podrían hacer lo que hoy hacen. Este equipo de mamás de fútbol siempre sentadas en una grada platicando (y por supuesto comiendo) había presionado un botón de OFF y, de pronto nos encontramos todas, decididas a cambiar. 

El domingo pasado corrí, (sí, corrí) 7km. No, no es lo más difícil que he hecho. No, no es lo más difícil que haré. Voy a correr y correr y correr hasta sentirme pirata, hasta que sea lo más difícil de ese día, porque definitivamente lo difícil me define, me reta y me hace más Mariana.






25 jul. 2017

Un día ya no quise ser "diabética".

Ustedes que me han leído mucho tiempo saben que antes de dedicarme a temas de salud cursé algo relacionado con los idiomas. Encontré siempre fascinantes las clases de semántica, pragmática y lingüística. Encontré siempre fascinantes las letras y sobre todo las historias. La forma en la que usar una palabra en lugar de otra podía cambiar totalmente la forma en la que el lector de mi texto percibía la frase.  Siempre fui persona de letras. En la preparatoria participé en una publicación "underground". Y entíendase por underground un cuadernillo creado por alumnos que se reunían tras la jornada académica a escribir sus más tremendos demonios en una hoja y casi siempre con lápiz o una plumita prestada. Muchas ilustres plumas siguen escribiendo ahora en la edad adulta y de vez en cuando es grato leerles cuando facebook les pregunta "¿en qué estás pensando?". 

Para mi, la forma en la que escribimos dice mucho de nosotros, nuestra vida, nuestra cultura, nuestros gustos y nuestros miedos. Más adelante la Terapia Narrativa me permitió ver el impacto que tiene la forma en la que nos percibimos y llamamos a nosotros mismos. Me dió permiso de ver cómo las palabras tienen  efecto en nuestras historias de vida y cómo si cambiamos una frase o dos nuestra historia alternativa puede recuperar fuerza y ayudarnos a intentarlo nuevamente. O quizá incluso hasta ayudarnos a ser más felices. 

Cuando fui diagnosticada con diabetes tipo 1 hace muchos años no había otra forma de nombrar a quien vivía con esa condición. De inmediato pasabas de ser Mariana a "niña diabética". Estoy segura de que eso tuvo un efecto importante en mi vida. Y estoy segura de que acepté el disfraz de diabética orgullosa y con la cabeza en alto pues en casa me enseñaron a ser valiente y a cumplir con las responsabilidades que llevaba esa etiqueta.

Quizá en otra época hubiera sido Mariana, hija de Alfredo, nieta del Dr. Gómez, esposo de Eva María pero en la época en la que yo nací, antes de mi diagnóstico era simplemente Mariana. Sinceramente, no creo que me hubiera molestado nunca que la gente se refiriera a mi como "diabética". Inconscientemente no me gustaba pero aceptaba que era así. No sabía que hubiera otra forma de llamarme. 

Con los años encontré distintos caminos y no fue sino hasta en la edad adulta que llegó a mis manos un documento de filosofía de lenguaje y un manual editorial de una publicación de salud en la que trabajaba. No entendía la razón por la que no debía referirme a los otros como "diabéticos". ¿Qué acaso no lo éramos? ¿Qué acaso querían esconder lo que era evidente? ¿Lo estábamos negando? Me costó una especialidad en Narrativa y mucha reflexión comprender y hoy lo resumo en respeto  y tolerancia.

Basta una persona en el mundo a quien le incomode  un adjetivo para que yo dedique dos palabras o dos minutos a mi discurso y utilice palabras que no incomoden a los otros. No soy nadie para utilizar la palabra que sea si esta incomoda a terceros. Yo puedo llamarme como yo quiera, puedo usar las palabras más agresivas e incluso altisonantes para nombrarme pero no para nombrar a otros. 

Basta con que un niño diga que de pronto dejó de ser J para convertirse en niño diabético para que yo haga un esfuerzo. 

Seguramente muchos de los que leerán pensarán "pero si a mi no me molesta" pero el hecho de que incomode a otros debe ser razón suficiente para invitarnos a invertir en palabras. Cambiemos la forma en la que se habla de diabetes por favor. 

La diabetes a mi si me define. No me molesta ser definida por una condición que me ha hecho crecer como persona y valorar más que el individuo promedio a la vida. Yo no soy diabética. Soy primero Mariana, soy mamá, soy estudiante, soy trabajadora...además de ello vivo con diabetes.

Por favor, cambiemos la forma en la que se habla de diabetes. 



21 jul. 2017

Otro diaversario...para mi, para ellos, porque sí, porque no.


A mi generalmente no me gusta el drama. No tiene nada que ver con vivir con diabetes, simplemente no me gusta. Me parece que las historias de cada uno de nosotros son muy personales y que contarlas o hacerlas película para que otros lloren al mirar no me parece nada saludable. 

Claro, así soy yo. Soy distinta. A mis amigas les gustan las historias tristes, esas historias donde el personaje es diagnosticado con algo horrendo y pasa dos meses llenos de amor con el amor de su vida para luego morir. ¡Qué cosa más horrenda! No, a mi eso no me gusta. Y entonces un día alguien preguntó sobre mi diagnóstico y descubrí que para mi, esa historia y las películas tristes tenían más o menos el mismo efecto en mi persona. No, no me gusta esa historia de mi vida. Y quien me conozca quizá se sorprenda un poco pues todos saben que mi diabetes y yo tenemos una muy hermosa relación y aunque llegó sin invitación y me mantiene secuestrada hemos llegado a ser grandes amigas. Es ese tipo de relación "amor-odio" donde aveces me molesta muchísimo pero luego me imagino sin ella y estoy segura me aburriría horrendamente. Sí, yo la quiero. Pero la historia no podría gustarle a nadie.

Y entonces me piden cada vez con más frecuencia y seguramente porque cada vez cumplo más años que platique la historia. Una historia de la que además tengo piezas aisladas y muy borrosas. No, no me acuerdo. Y ahora que soy adulto no estoy muy segura de si no me acuerdo porque tenía cetoacidosis y estuve a punto de morir o porque algo muy dentro de mi definitivamente quiere olvidarlo. 

Para mi, los pedazos de historia no son tan terribles pero estoy segura que si en mi casa el tema se tratara con tranquilidad y le preguntara a mi madre su respuesta sería muy diferente.

Sólo porque es la fecha que es voy a contar la historia una última ocasión y porque jamás nadie de niña me pidió que la contara, hoy me la cuento a mi misma para ayudarme a mi yo niña a entender.

"Hola querida, te escribo yo algunas décadas después. Ya sé, ya sé que espanto esas agujas ¿verdad? Entiendo que no te interese saber qué cosa es diabetes. Lo importante para ti ahorita son las inyecciones. Yo lo sé, a mi también me dan mucho miedo.  No te preocupes, hay unas prácticamente imperceptibles. 

¿Qué yo que se? Yo si se, las he visto todas, las he usado todas. Tranquila, es fácil y verás que te sentirás mucho mejor. Hoy despiertas en este lugar que huele a alcohol. Sí, es un hospital y tengo que contarte que llevas varios días aquí, por eso estás tan despeinada. Ya se que a ti jamás te ha importado estar despeinada y que es mamá quien se encarga de dejar esa coleta de caballo perfectamente relamida pero, hoy no importa. Ella está afuera intentando descansar. 

No te intentarán explicar que estuviste dormida. Que tu cuerpo decidió ponerse en huelga y no trabajar más. Menos mal que ya habían llegado al hospital y que el Dr. B reconoció no tener idea de qué estaba pasando cuando después de miles de visitas te apareciste en muy mal estado. Menos mal que mamá y papá insistieron tanto. Menos mal que condujeron rápido y menos mal que llegaron a este hospital. Es una lista grande de "menos males".

Ahora que tengo tu atención y estás despierta quiero platicarte que vienen los obstáculos. No, no te preocupes, todos son perfectamente derrumbables pero vienen grandes. ¡Tu puedes! ¡Ellos pueden! ¡Muchos podrán! no habrá nada que te detenga, nada que te estorbe, nada que evite que hagas  lo que quieras hacer.

Se grande
Se fuerte
Se inteligente
Se decisiva
Se acertada

Se todo menos frágil, menos miedosa y menos poco insistente.
Se quien cambie destinos
Se quien cambie vidas
Se tú pero ve más lejos.

Yo aquí te espero.







13 jul. 2017

5 cosas antes de que llegue la cura

Todas mis mañanas tengo el mismo ritual una vez que hice todo lo que he hecho más de 30 años para asegurarme de tener un día "normal" (nótense las comillas). Abro mi computadora, reviso mis correos y busco cosas sobre "diabetes". No, no es nada raro si trabajas en el mundo de la diabetes y es menos raro si vives con diabetes tipo 1. Estamos ansiosos por encontrar cosas nuevas, ansiosos por ver la nueva tecnología aunque no siempre tengamos acceso a ella, ansiosos por ver historias de otros para luego decir en voz alta "¡yo también!"

En mi búsqueda de hoy me encontré con una joya titulada 12 cosas antes de que llegue la cura, escrita por una mamá de dos pequeños con diabetes tipo 1. No uno, DOS. 


Aunque voy a tomar prestada la idea en su totalidad y reduciré mi lista a 5 (no se me ocurren 12 pero si 5  y tengo mucho trabajo como para escribir 50) es un ejercicio súper simpático y que ojalá hiciéramos todos hoy.

Allá voy.

10. Donas. Yo no se que la pasa en el mundo y en la industria alimentaria que todo lo que tiene menos kilocalorías sabe a menos alegría. Bien dijo mi hijo una sabia mañana "si las calabazas supieran igual que las donas habría menos problemas de salud" y es que es cierto. ¡Me encantan las donas! no es secreto. Si bien es cierto que NO hay restricciones en mi plan de alimentación tengo mucha tendencia a ganar peso y vigilo lo que como. Claro que de vez en cuando me como una dona pero...seamos realistas sería espectacular una dona que no jugara con mi glucosa y que me permitiera conservar la línea ja,ja.
09. Medidor: El primer medidor de glucosa que tuve en los años 80 era pesado y algo grande. Pero, no era tan distinto al que tengo ahora. Me encantaría ver diseños modernos, más pequeños y quizá algunos que pudieran personalizarse. Es verdad, existen viniles y estampas pero...también siendo sinceros los medidores son horrendos. Por otro lado me encantaría que mi sistema de salud se acordara de quienes somos menos afortunados en temas de salud y fuera lo suficientemente eficiente como para proporcionar las herramientas que necesito para no seguir siendo parte de las condiciones que según las estadísticas acabarán quebrando al sistema de salud. Por favor, si quieren que dejemos de ser primera causa de todas las cosas que repiten (y que además son espantosas) proporcionen medidores de glucosa. Es la única forma que tenemos de evaluar que lo que hacemos está bien. 
08. Prudencia: siempre lo digo, es un don. Y muchos no fueron provistos del mismo. Me reconozco también imprudente con frecuencia pero si se trata de temas de salud soy prudente hasta la muerte. No me gusta responder preguntas personales. No me gusta escuchar que hacen chistes sobre diabetes estando yo presente. Aborrezco escuchar el "si sigo comiendo me volveré diabético" además de que odio que la gente siga usando la palabra "diabético". Me hace enfurecer que la gente crea que es mera semántica. La semántica también ofende. Y a mi me ofende y mucho.  Como muchos otros vocablos en el mundo, basta una persona que se sienta incómoda para que intentemos hacer un cambio en nuestro uso del lenguaje. ¿Usaremos más palabras? Sí, quizá pero ser políticamente correcto nos tomará quizá un minuto adicional y no hará daño. 

07. Lancetas: Es verdad, la técnica adecuada en el monitoreo lo hace menos incómodo pero aún sigue siendo invasivo. Algunos de nosotros hemos logrado acostumbrarnos sin hacer escándalo pero cuando fuimos niños la historia no siempre era tan simpática y divertida especialmente para quienes utilizamos lancetas tipo navaja para una muestra de sangre bastante más grande. He probado otros dispositivos pero todavía no encuentro uno que deje descansar mis dedos. 

06. De las seguridades:  Este mundo es complejo, y cada vez más violento. Agradezco siempre las revisiones pues aseguran que los asistentes al concierto, la disco, la fiesta estemos seguros pero con frecuencia me encuentro con gente que no comprende lo que llevo en mi bolsa y no sabe que correré más riesgo de no llevarlo conmigo. No, no es su obligación saberlo pero si tomáramos en cuenta que hay más de 6 millones de personas en mi país con diabetes de distintos tipos más de uno donde me encuentro seguramente trae medidor ¿o no? 
05. Del tratamiento: Antes de que llegue la cura quiero saber que en todos los rincones del mundo la insulina y los tratamientos en tiempo y forma están disponibles para todos. Quiero cuidar mi cuerpo de mejor forma. Así, si un día aparece la cura mi cuerpo estará listo y muy agradecido. Quiero ver que trabajemos en equipo y que alcemos la voz al mismo tiempo y en la misma dirección. Quiero saber que mi derecho a la salud es respetado.


20 jun. 2017

Pero ¿en qué bote de basura van entonces mis punzo -cortantes?


Hoy se presentó, o al menos yo me percaté, de que en la Ciudad de México tendremos una Nueva Norma Ambiental de Separación de Residuos que entra en vigor de forma obligatoria el próximo mes. Osea en un par de semanas. Esto tiene varios objetivos, pero el más interesante es aumentar el reciclaje y disponer de forma adecuada nuestra basura.

Desde hace mucho tiempo intentamos separar nuestros residuos. En la delegación en la que yo vivo existen dos días distintos de recolección: orgánicos e inorgánicos pero he leído y observado que en otros países la cosa es un poco más compleja. Por supesto que hablamos de cuidar el planeta y la ciudad en la que vivimos y si esto puede ser nuestro grano de arena pues participaremos.

Pero, si tu vives con diabetes seguro te has preguntado igual que yo ¿y mi basura? quienes vivimos con diabetes tipo 1 utilizamos sin fin de:

a) lancetas
b) jeringas
c) catéteres si usamos microinfusora de insulina
d) sensors que también tienen su aguja respectiva
e) tubos de cateter (partes del set de infusión) y otras cosas

En mis muchos años de vivir con diabetes he intentado todo. Cerca de donde viven mis padres es una zona grande de hospitales donde siempre se han negado a aceptar mi bote rojo. La razón nunca me ha quedado clara pero esta basura entonces siempre termina en un bote de refresco o agua con tapa y una etiqueta gigante que lee punzo- cortante o si tengo mucha suerte y suficiente dinero en un contenedor rojo indicador de desecho peligroso donde además escribo punzo-cortante.

No hay una regla clara. En un país como este no se miden la glucosa los entre 6 y 10 millones de personas que viven con diabetes con la frecuencia que deberían, de lo contrario estaría claramente indicado qué debemos hacer con estos desechos.

Luego de una solicitud intensa (como siempre yo) en twitter sin respuesta me comuniqué por teléfono con Educación Ambiental 


Quien quiera que me haya contestado merece un premio por amable y por intentar explicarme cómo funciona.

Tristemente, la regla sigue sin ser clara y la NOM no contempla este tipo de desechos pues a nadie se le hubiera ocurrido que los usáramos en casa.

Aquí te cuento lo que investigué esperando que te sea útil o para que pidamos a nuestra delegación un centro de acopio. Si se les ocurre otra estrategia háganmelo saber que ando corta de ideas.

1. Responsabilidad compartida: Aunque ni tu ni yo pedimos vivir con diabetes y esa responsabilidad no la compartimos con nadie, los residuos de los insumos para el manejo de nuestra condición son nuestra entera y absoluta responsabilidad. Especialmente si usamos estas cosas en casa y con la frecuencia en la que se espera que lo hagamos. La responsabilidadm, me indican, debería (como muchas cosas en el mundo) ser compartida con entidades gubernamentales pero como tu y yo sabemos esto no sucede así. Entonces la forma en la que desechemos nuestras cosas es nuestra total e individual responsabilidad. Esta norma de separación de residuos se refiere a aquellos sólidos domésticos, no se contemplaron los botes de basura de nuestros hogares repletos de jeringas y lancetas pero al ser algo que usamos en nuestros hogares teníamos que preguntar.  Complicado ¿verdad?

2. Jeringas, lancetas: en el caso de estos punzocortantes son residuos infecciosos biológicos importantes, la recomendación es acudir a hospitales públicos y hacer la entrega ahí  (juro que eso me dijeron y lo tengo en un audio que me sirvió para redactar esta nota). Nadie se ha encontrado con estas trabas para dejarlos en los hospitales más que yo (o eso me dicen).
Si por casualidad o mala suerte fueras el segundo invididuo en la CDMX a quien no le acepten estos desechos, la recomendación es acudir a un centro de acopio donde manejen estos residuos. Estos centros de acopio no son clinicas sino centros con autorización para manejar este tipo de materiales. En el directorio no se hace mención de punzo cortantes pero hay un catálogo de otras cosas y aparecen centros de acopio a los que tendremos que llamar http://data.sedema.cdmx.gob.mx/nadf24/consejos_reciclar_llevar.html

Desafortunadamente necesitaríamos hacer el acopio primero en nuestras casas y luego ir con los envases adecuados donde nos cobrarán por kilo o por envase. 

También me han informado que Bio-Tramex http://www.biotramex.com/dispfinal.html seguramente es capaz de manejar estos residuos. La mala noticia nuevamente es que seguramente esto tiene un costo y que recorrer la distancia (al menos desde mi lejano pueblo) para llevar mis residuos sería irreal.

Tristemente, la regla sigue sin ser del todo clara. Espero que esta info te sea algo útil. Mientras son peras o son manzanas junta tus desechos punzo cortantes en un bote rojo. De esta forma si en tu clínica no aceptaran tu basura puedes estar seguro de que las personas que trabajan en la recolección de la basura en tu colonia no sufrirán alguna lesión o contaminación por tus desechos. 





26 may. 2017

Montaña Rusa Emocional

Autor: Adam Brown
Fuente original:https://diatribe.org/diabetes-emotional-roller-coaster
Extraído el 15 de julio 2016


La diabetes aveces se siente como una montaña rusa: altos, bajos, no tenemos ni idea de lo que hay a la vuelta de la esquina y momentos en los que tememos por nuestra vida. Parte del recorrido es sorprendentemente emocional y un acto de equilibrio mental.

Luchar para mantenerse triunfador sobre los niveles de glucosa vs. permitir que la diabetes tome el control de mi vida; mantener altos parámetros para mi propia vida vs. ser mi peor crítico; tener una rutina para mejor predicción vs rechazar la espontaneidad y la diversión; aprender de errores del pasado y planear estar seguro en el futuro vs olvidar vivir la vida en el presente

Esto se suma a una lista de presión mental día a día y que va acompañada de frustración, falla, lucha y culpa. Menos frecuente pero más asombroso están esas ocasiones cuando las cosas salen bien. 
Este texto habla sobre la montaña rusa de mis emociones y comparte las técnicas que uso para lidiar con ellas. No siempre tengo éxito pero escribirlas me sirve de gran recordatorio. Quizá no disfrute de la parte de la diabetes en la que parece montaña rusa pero tengo muchas formas de abrocharme el cinturón y disfrutar el viaje.

¿Qué emociones sientes cada día con diabetes? ¿Qué fotografías lo describen? ¿Qué te ayuda a lidiar con ello? 

1. Frustración y falla
  • “¿Cómo es posible este resultado en mi glucosa? Hice lo mismo que ayer y hoy el resultado es otro.
  • “Caramba, hoy nada me sale bien"
  • “Hice ejercicio y no comí nada y mi glucosa se elevo? ¿Cómo por qué?"
Lo que puede ayudarme:
Hay 22 factores que tienen efecto en mis niveles de glucosa en sangre. No todos los resultados fuera de rango son culpa mía, algunos no están en mi control.

Un resultado de 288 o de 52 mg/dl no son indicadores de "falla" y tampoco son una "mala calificación" son datos neutrales que me ayudarán a tomar decisión.

La frustración es poco productiva y hace que me sienta muy mal. Realizar preguntas útiles es mucho más sabio. ¿Qué puedo hacer en este momento para corregir esto? ¿Qué puedo mejorar para hacerlo mejor mañana?

  • Intentar un plan de alimentación bajo en hidratos de carbono para reducir fuentes de frustración: dosis de insulina, conteo de carbohidratos, variabilidad glucémica y sensibilidad a la insulina
  • Salir a dar un paseo (aún 5 minutos pueden hacer una gran diferencia)
  • Respirar hondo 5 veces (contar hasta el 5 en cada inhalación y luego en el 1 exhalar)
  • Crear una rutina para ejercicios matutinos así habrá mejor predicción

2. Lucha
  • “La diabetes es demasiado trabajo"
  • "Jamás descanso de la diabetes"
  • "Estoy cansado de la diabetes"
Lo que puede ayudarme:
Gratitud, las cargas de mi diabetes son microscópicas comparadas a lugares donde el diagnóstico de esta condición es sinónimo de sentencia de muerte. Tengo mucho por lo que debo estar agradecido, acceso a insulina, acceso a tiras reactivas, monitor continuo de glucosa, bomba de insulina, sería egoísta y tonto no trabajar duro en el manejo de mi diabetes.

¿Por qué vale la pena cuidar de mi diabetes hoy? Cuando mi glucosa se encuentra dentro de los rangos objetivos soy más amable, más paciente y mejor persona con quienes amo, tengo más energía para hacer las cosas que me hacen sentir bien; sonrío más y estoy menos estresado; duermo mejor y puedo pensar más claramente y por lo tanto puedo ayudar a más personas en mi trabajo.

3. Culpa
  • “¿Por qué hice eso? ¿Por qué sobre traté ese nivel bajo?"
  • "Ojalá no hubiera..."
  • "Cómo es que pude repetir el mismo error una vez más"
Lo que puede ayudarme:
Crear mi propio plan para seguir mi alimentación adecuada
Comprender y entender los puntos débiles de mi diabetes y tratar de trabajarlos

Quedarme en el presente. Mucha de la culpa viene de juicios negativos sobre lo que hice en el pasado (por ejemplo ¿por qué me comí eso?) Cuando una decisión negativa ya ha tenido efecto debo hacerme consciente de ello, aprender sobre ello y hacerlo mejor la próxima vez.

Tener esas tentaciones alimentarias de casa o ponerlas lejos de mi vista, hacer un agujero más pequeño en la bolsa, cerrar la bolsa con fuerza o pedir a un ser querido que de plano los esconda.

Sólo comer cuando estoy hambriento; con frecuencia confundo hambre por sed o simplemente aburrimiento. Amo el consejo de Michael Pollan en Food Rules "Si no estás lo suficientemente hambriento como para comerte una manzana entonces NO estás hambriento".

4. El extraño WOOHOOO!
  • “Finalmente hice las cosas bien hoy- mi glucosa en sangre se mantuvo entre 70 y 140 mg/dl y la diabetes no se sintió como una lucha eterna. Estuve de buen humor, traté a todos a mi alrededor bien y tuve energía para hacer las cosas que disfruto"
Lo que puede ayudarme:
Identificar oportunidades
- ¿Qué hice para que esto fuera así de grandioso?
- ¿Qué comportamientos y elecciones ayudaron a que este rango de glucosa fuera el mismo durante todo el día y fuera el óptimo?
- ¿Cuál fue mi rutina hoy?
- ¿Qué evité hoy?
- ¿Cómo puedo tener más días como este?