Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

3 jun. 2009

Normalizandome lo dulce.


...lo bueno de vivir aquí es que no existen las donas.

Claro, hay donas de supermercado pero nadie me comprende cuando digo que no saben igual. Seguro creen que las donas se hacen de una masa prefabricada mantecosa. Bueno, eso no puedo negarlo pero la masa segurito se hace diferente. Y ahí en mi pueblo añorado, se hacen las mejores donas....Krispy Kreme.

Enserio, aquí no existen. Muchos lo añoran pero yo lo agradezco. Mi glucosa peligraría las 24 horas del día.

Lo que es MUY cierto es que el plan de alimentación de una persona como yo debe incluir la dona casual. En la antigüedad se creía que las personas con diabetes debìan permanecer alejadas de toda tentación deliciosa. Hoy (y gracias al cosmos) hemos visto que podemos acercarnos de vez en cuando.

Seamos realistas, si el plan de alimentación incluyera puras calabazas, ¿lo seguiríamos?  NO LO CREO.

Tengo que recordar, y seguramente tú también, que algunos alimentos tienen un peor efecto en mi glucosa. La dona es uno de los peores. No solo es un carbohidrato, sino además tiene una cobertura dulce y un contenido elevadísimo en grasa. Y claro, el tamaño es bastante preocupante. NO es lo mismo comerse una dona del tamaño de una moneda a una dona del tamaño de un plato... ¿cierto?

Así que ni hablar, a platicar con la nutrióloga y pedirle que de vez en cuando aparezca algo rico en la dieta.

Hoy después de la comida tengo 110, podría estar mejor pero tampoco está mal.

En otro lugar de este país me comería una dona, pero aquí me limitaré a tomar mi vaso con agua. Pero ya de plano si la tentación es alta puedes echar un ojo a la información nutricional de la deliciosa dona para que se te quiten las ganas jajaja.

Esta malvada dona tiene tan solo
250 kilocalorías
grasa tiene 11.9 gramos (muuucho)
hidratos de carbono (carbohidratos malévolos) 34.4 

Nos leemos al ratito.

Hola, yo.

Y luego de dejar de escribir un largo rato por tener trabajo hasta para repartir me senté un día (hoy) y medité sobre el rumbo de mis dedos...claro, siempre están pinchados y también escribiendo en la computadora, pero...y yo?

Seguramente - pensé - a alguien debe interesarle que ha pasado todo este tiempo con mi compañera de habitación, la diabetes y que irá pasando con los años.

¡Ha pasado tanto que no sabría por donde comenzar! Pero hoy decidí que era buen momento para compartir y para ayudar. Creo que ese es su propósito. AYUDAR.

Vale pues, aquí nos leemos.