30 sept. 2010

Con cuidado, con cuidado!

Desde hace mucho he pensado en entrar y escribir sobre varias cosas que de no escribirlas aquí se irán acumulando en mi cerebro.
Voy a ir por partes o de lo contrario esto parecerá el Nuevo Testamento y no es mi intención ser aburrida y larga jajajja.

Este capítulo se llama CON CUIDADO. Y es para contarles algo que podría ocurrirles también.
Desperté ese día, muy cansada como siempre, y con mucha sed como siempre. NO, no tenía sed por glucosa alta, tenía sed porque vivo en Mérida y hace un calor endemoniado.
En fin, bajé todavía un poco dormida por la leche de mi hijo y a tomar un té del refrigerador. Delicioso Te Snapple que debería ganarse un premio por no saber a té, por ser carísimo y por ser estúpidamente riquísimo. En qué iba antes del comercial? Ah sí, bajé por mi té todavía dormida. Lo abrí y me lo tomé todo y comencé con mis actividades diarias.

Cuando regresé de dejar a mi hijo en la escuela me sentía realmente mal y al medir mi glucosa descubrí un horrendo 389 mg/dl. Para mi, esa cifra es sinónimo de terror.
Corregí inyectándome con jeringa la dosis calculada y esperé.

Me quedé pensando en mi cama viendo el techo qué rayos pudo haber ocurrido. Bajé a la cocina y analicé todo hasta que encontré la botella del delicioso snapple en la basura.

MI TÉ NO ERA LIGHT :(

La botella de este te y de su versión light son casi idénticas.
Snapple, acuérdate que las personas con diabetes no somos estúpidos pero aveces si muy distraidos.



1 comentarios: