Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

25 nov. 2010

Tatuajes y Diabetes...¿se vale?

No es secreto, soy fan de los tatuajes. Pero, ¿cómo hacer para evitar una infección que pudiera además perjudicar el control de mi diabetes? No es tarea sencilla eso te lo puedo asegurar pero es posible siempre y cuando se tomen las precauciones debidas.

Hace tiempo, la revista Diabetes Hoy me hizo el favor de publicar un artículo que escribí sobre este tema que espero te sea útil si estás pensando en hacerte un tatuaje. Aquí copiaré algunas partes de ese texto pero editaré otras, la versión original podrás encontrarla en www.fmdiabetes.org


Recuerda, tu tatuaje (igual que tu diabetes) quedarán en tu cuerpo PARA SIEMPRE así que la decisión que tomes deberá ser bien analizada y deberá tener una muy buena razón de ser.

Diabetes y tatuajes, expresión y control

Símbolos de rebeldía o de libertad, los tatuajes son una forma de vida, pero antes de hacerte uno debes considerar ¡el lugar y la imagen! Vivir con diabetes no significa que no puedas hacerte uno, sólo significa que deberás tener precauciones adicionales a la hora de tatuarte.

Para mi mamá, los tatuajes son algo propio de los piratas, las mujeres de mala vida y los delincuentes. Todavía no sé que haya querido decirme pues pirata seguro no soy jajaja.

Para muchos, decorar la piel es sinónimo de libertad, expresión y juventud y para el resto, los tatuajes no son más que un símbolo de rebeldía. Esto depende de muchas cosas, entre ellas el año en el que naciste. Comprendo que cuando mi mamá era joven esto no era una práctica muy común pero acepto que los tiempos han cambiado. Hay gente a la que le gustan y hay gente que los odia. Esto es TOLERANCIA.

Sea cual sea tu postura sobre los tatuajes, si estás pensando en hacerte uno es importante que sepas cómo va a hacerse y qué debes hacer para prevenir desenlaces que puedan afectar el diseño y en el peor de los casos poner en grave riesgo tu salud.

Antes de tatuarte  Hacerse un tatuaje no es sólo sentarse a que “pinten” tu piel. Requiere de preparación mental y física además de una muy buena planeación pues no querrás tatuar algo que a los pocos meses no te interese. A fin de cuentas el tatuaje quedará en tu piel para siempre así que debe ser algo que tenga gran significado en tu vida.

Los tatuajes son la colocación de tinta en la dermis. El pigmento traza la imagen en la piel gracias a una máquina que se ayuda de una serie de agujas delgadas. A medida que se va "puncionando" la piel se pigmenta, por lo que al sanar la herida la tinta estará bien distribuida y se verá claramente el diseño que elegiste. Es muy importante que quien se tatúe tenga una buena cicatrización o de lo contrario el diseño podría verse muy afectado. 

¿Tatuajes y diabetes? La respuesta es sí y no. Hacerse un tatuaje implica una serie de lesiones importantes en la piel.

Recuerda que algunas de las complicaciones de la diabetes incluyen problemas con la cicatrización.

No deberás olvidar que si vives con diabetes deberás tener un control óptimo antes de hacerte un tatuaje, ya que los niveles elevados de glucosa en sangre pueden dar pie a una infección. En ese caso, pondrías en juego el diseño de tu tatuaje y en grave riesgo tu salud.


Los tatuajes pueden ir en cualquier lugar de tu cuerpo. Sin embargo, si vives con diabetes, hacerte uno en pies y piernas puede ser particularmente peligroso. Antes de tatuarte asegúrate de que el estado de tus pies sea el óptimo y ten en cuenta que si vives con neuropatía no sentirás dolor y si el tatuaje llegara a infectarse pasarías un mal rato. Si es así, no dudes en requerir ayuda médica.


1. Platica con el equipo de profesionales al cuidado de tu salud. Se sincero, explícales lo que quieres hacer en tu piel y tus razones, así podrán ayudarte a mejorar tu manejo glucémico antes de tatuarte. Para mejores resultados se sugiere que los niveles de glucosa en sangre antes y durante el diseño del tatuaje, así como el lapso de cicatrización sean óptimos, es decir, estén dentro de los rangos que tu médico y tú consideran "adecuados". Mi médico no es fan de los tatuajes pero la relación que hemos construído a lo largo de los años nos ha hecho poner estos temas sobre la mesa y platicarlos detalladamente. Asegúrate de tener una buena comunicación con tu médico o acércate con un Educador en Diabetes. 

2. Revisa el lugar. Asegúrate de que el estudio esté limpio y desinfectado pero sobre todo pregunta si el material, equipo y personal cuenta con las certificaciones necesarias que lo acrediten como "seguro". El artista deberá llevar guantes en todo momento y tendrás que constatar que la aguja que utilizará es nueva. Recuerda que vivir con diabetes te hace más propenso a desarrollar infecciones cuando tus niveles de glucosa estén elevados así que este punto es de vital importancia.

3. Tu glucosa. Mide tu glucosa antes de empezar. No querrás tener una hipoglucemia a medio tatuaje y afectar el resultado. Lleva contigo algo de comer en caso de que el diseño vaya a tomar más de tres horas. Pregunta a tu tatuador cuando cotices el tiempo y número de sesiones que cree demorará. 

4. Sigue las instrucciones de cuidado. Es importante que sigas las instrucciones del artista para el cuidado del tatuaje pues la herida permanecerá cubierta y humedecida, esto con el fin de agilizar el proceso de cicatrización. También deberás lavar el área como se te instruya para asegurarte de no desarrollar una infección y evita nadar hasta que no cicatrice la herida. Es importante que contactes a tu médico ante cualquier duda para atender algún proceso infeccioso antes de afectar tu salud.

Algunas personas con diabetes incluso optan por tatuarse algo que los relacione con su estilo de vida o un indicador de que se vive con diabetes. Sin embargo, sea cual sea el diseño que elijas disfruta el proceso y presume con orgullo tu tatuaje en cuanto puedas.

Cabe aclarar que este no es un consejo para que vayas a tatuarte,  es un texto que te será útil en caso de que lo estés ya considerando y quieras evitar dificultades.

¡Saludos coloridos!