Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

30 oct. 2013

Volante y diabetes

Después de la muy desagradable noticia que recibimos esta semana y en cuyos detalles no me detendré, la comunidad de personas que viven con diabetes decidimos hacer un alto y meditar sobre las posibles causas, razones y disposiciones de seres supremos en estos casos. 

Si bien es cierto, nada lo tenemos claro todavía salvo algunas precauciones que TODOS debemos tener y que sin duda debemos hacer llegar de alguna manera u otra. 

En alguna conversación de facebook alguien mencionaba que las precauciones para el control glucémico son aveces complejas y de difícil acceso (en cuanto a términos económicos se refiere). En lo personal, siempre he creído que las herramientas están disponibles para ser empleadas, por desgracia, por grupos a los que el poder adquisitivo los ha tratado mejor que a otros. 

La medición de glucosa en sangre es una parte tan esencial de nuestro tratamiento como pararnos al baño y respirar todas las mañanas. No debe ser considerado un lujo opcional pues sin ella somos presas de complicaciones inmediatas y que ponen en riesgo lo más valioso que tenemos: la vida misma. 

Daré por hecho (equivocadamente espero) que tú que lees este blog sí tienes acceso a algunas de estas herramientas. El día en que el gobierno y nuestro sistema de salud se decida a proporcionar este insumo vital la historia podrá ser otra, por lo pronto, depende de nosotros adquirirlo y emplearlo como se debe.

Manejar un auto y diabetes

Vaya tema. Siempre hago énfasis en que por mucho que lo mencionemos diario y antes de dormir. No somos, ni seremos (afortunadamente) normales. Somos personas que requerimos un extra de atención en actividades cotidianas como; manejar.

Conducir un vehículo requiere, además de destreza y materia gris en funcionamiento óptimo, de mucha atención buenos reflejos y otros que pueden no estar alerta al presentar una hipoglucemia.

¿Y entonces? Pues nada del otro mundo. A usar el sentido común, aunque gastemos más y aunque no nos parezca divertido. Aquí algunas recomendaciones. Pequemos en este sentido de exagerados. Más vale prevenir....y sobre todo prevenir estas situaciones. Ayudémonos y compartamos la información.

La maldita hipoglucemia
Los niveles bajos de glucosa en sangre representan un peligro para aquellos conductores con diabetes y también para aquellos que manejan cerca de nosotros sin olvidar a nuestros pasajeros.

Si utilizas insulina o antidiabéticos orales (excepto Metformina) es muy importante que evites niveles bajos de glucosa en sangre ya que pueden afectar tu forma de conducir y pueden incluso ocasionar un accidente.

La rechiflada hiperglucemia 
Los niveles altos de glucosa en sangre pueden hacer que te sientas incómodo y muy cansado y pueden afectar tu habilidad para conducir de forma segura. Se nos recomienda siempre evitar conducir si pasamos por una hiperglucemia.

Gracias, muy interesante ¿pero qué hago entonces?

Si tu diabetes está bien controlada, puedes conducir un automóvil de forma segura. Claro que deberás estar seguro de tener tu diabetes controlada. Las recomendaciones son sencillas, no tenemos pretexto para obviarlas

MIDE TU GLUCOSA ANTES DE ARRANCAR: asegúrate de que tu glucosa esté en un rango óptimo tomando en cuenta la distancia y tiempo que tomará tu recorrido. En una ciudad de locos como esta (DF) el tráfico es brutal y generalmente nuestro trayecto será largo. Procura que tus niveles de glucosa no sean inferiores a 80 mg/dl antes de arrancar tu automóvil. No olvides tomar una colación antes y durante un viaje largo

MIDE TU GLUCOSA A MEDIO CAMINO: Si saldrás en carretera en un camino largo, procura tomar descansos cortos de vez en cuando. Además de que te sentirás menos cansado, podrás aprovechar para ir al baño y medir tus niveles de glucosa en sangre. Si sospechas de una baja en los niveles de glucosa en sangre, detén tu camino en algún punto seguro, mide tu glucosa y corrige en caso necesario. 

    LLEVA CONTIGO INSUMOS: Lleva siempre contigo galletas, dulces, tabletas de glucosa o jugos  en la guantera de tu auto de manera que tengas sencillo y rápido acceso a ellos en caso de que requieras para tratar un nivel bajo de glucosa en sangre. Aún cuando una hipoglucemia moderada no inhabilite tu habilidad para seguir en el camino, es importante actuar antes de que tu juicio se vea afectado
     Si perteneces como yo al club de la hipoglucemia sin síntomas de alarma la medición de tus  niveles de glucosa antes de conducir es siempre OBLIGATORIO.



Cuando NO debes conducir
  • Si tienes una hipoglucemia moderada, la recomendación es no sentarte frente al volante por lo menos durante una hora para darle la oportunidad a tu cerebro de recuperarse.
  • Si tienes un episodio severo de hipoglucemia (es decir, cuando necesitas de la ayuda de un tercero para controlarla) no deberás conducir durante las próximas 24 horas.
  • Si tuviste un episodio de hipoglucemia severo al conducir, ya sea si estuviste involucrado o no en un choque, te sugerimos no conducir hasta que hayas realizado, junto con tu equipo de profesionales al cuidado de tu salud, los ajustes necesarios en tu terapia para que no vuelva a presentarse este incidente 

 No estamos jugando con este tipo de publicación. Son cosas muy serias y sencillas de evitar. No tienen por qué pasar. No tienen por qué entristecernos las pérdidas. No debemos permitir ni una más.



23 oct. 2013

Discriminación....¿discriminación y diabetes?


Como muchos saben, decidí estudiar OTRA licenciatura. Como siempre quise ser profesional de la salud pero estoy ya lo suficientemente grande como para estudiar medicina decidí meterme a estudiar Psicología. Qué gigante ha sido mi sorpresa al ver que el psicólogo en formación y el psicólogo organizacional dejan con frecuencia de lado su "parte humana" y venden las tripas por la empresa olvidándose de la persona como individuo. Yo creía que el psicólogo era de los profesionales que se olvidaban del prejuicio y el estereotipo para analizar los conflictos de la mente y la conducta pero me topé con la psicología organizacional y con  una serie de cosas necias que tendrán que llevar a cabo quienes opten por esa especialidad.
En clase analizamos los procesos de reclutamiento y selección de personal y los tipos de entrevista. Me encontré con que en algunos lugares  no te contratarán si confiesas que vives con diabetes o con otros padecimientos que aunque se pueden controlar eficientemente para la empresa representan un "estorbo". (en el mismo nivel de estorbo  y necedad que los tatuajes). Por supuesto que la empresa se defenderá argumentando que no te dieron el puesto  ya que no "cumples con el perfil" pero....¿qué harías si te sintieras discriminado? aquí la primera parte de una gran discusión...
Discriminación y diabetes.
Y tú ¿sabes qué es discriminación? Discriminación (del latín: discriminatĭo, -ōnis)[ es el acto de separar o formar grupos de personas a partir de criterios determinados. En su sentido más amplio, la discriminación es una manera de ordenar y clasificar. Puede referirse a cualquier ámbito, y puede utilizar cualquier criterio.
La discriminación de acuerdo con datos del CONAPRED, es una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo. El origen étnico o nacional, el sexo, la edad, la discapacidad, la condición social o económica, la condición de salud, el embarazo, la lengua, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil y otras diferencias son con desgracia en ocasiones motivo de distinción, exclusión o restricción de derechos.


Sin duda los tiempos han cambiado. Desafortunadamente no han cambiado lo suficiente y eso se debe a que aún nos falta mucha información para comprender y relacionarnos con quienes son distintos a nosotros. Debemos tomar en cuenta que diabetes se relaciona con una calidad de vida deficiente aunque hoy por hoy sabemos que las complicaciones derivadas del mal control del padecimiento pueden evitarse. Lo cierto es, que el diagnóstico poco oportuno y nuestra falta de apego al tratamiento (en algunos casos) nos hacen presa de algunas complicaciones que efectivamente afectan nuestra productividad laboral. No podemos culpar del todo a las empresas que de pronto no quieren contratar a personas que viven con diabetes por miedo a que se ausenten o a que no rindan (laboralmente) lo mismo que quienes no viven con el padecimiento. Pero, entonces ¿qué debemos hacer? aquí la más sencilla de las recomendaciones que espero encuentres útil.

Cuídate: La diabetes tipo 2 aparece en quienes tienen mayor riesgo de desarrollarla (por la edad, por tener familiares de primer grado con diabetes, por ser mexicanos) y que además no llevan un estilo de vida saludable (sedentarismo, obesidad o sobrepeso, entre otros).
Demuestra tu buen control. No es complicado si hablas con la verdad. No temas decir que vives con diabetes. No eres la única persona que vive con diabetes. En el mundo hay más de 370 millones de personas y en nuestro país cerca de 10 millones (o quizá más, la verdad me da miedo revisar la estadística más reciente). Sé claro cuando indiques que sigues bien tu tratamiento y que eso no te ha impedido estudiar y convertirte en quien eres (laboralmente  hablando).

¿Y si de todos modos te niegan la oportunidad laboral o el ingreso a la escuela?
Primero, has de saber que existe un valioso documento llamado  Declaración Universal de los Derechos Humanos. En este amabilísimo documento el primer y quizá más importante artículo (además de a la vista de todo reclutador y mexicano) dice "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos".

Si continuáramos leyendo leeríamos el artículo dos que enuncia que "Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición".

Si quisiéramos ser más específicos podríamos citar el artículo 7 de este documento donde aparece la prohibición explícita de la discriminación "Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley".

Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación”.


¿Cómo se si se trata de un caso de discriminación?


En teoría, cualquiera de nosotros podría ser rechazado en una oferta laboral por no cumplir con los requisitos del puesto o por no ser aptos para desarrollar las funciones que el puesto requiera. Ahora bien, si aprobaste los exámenes y cumples con el perfil y aún así te han indicado explícitamente que vivir con diabetes impedirá que te den el empleo o que te acepten en esa escuela es un caso obvio de DISCRIMINACIÓN.


 Nuestras leyes contienen documentos interesantes que te sugerimos leer. Aquí encontrarás algunos datos interesantes. Específicamente la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación detalla algunos casos considerados como discriminación. Aquí algunos....

1. Impedir el acceso a la educación pública o privada, así como a becas e incentivos para la permanencia en los centros educativos, en los términos de las disposiciones aplicables
2. Prohibir la libre elección de empleo, o restringir oportunidades de acceso, permanencia y ascenso en el mismo (OJO PSICÓLOGOS LABORALES)
3. Establecer diferencias en la remuneración, las prestaciones y las condiciones laborales para trabajos iguales;
4. Limitar el acceso a los programas de capacitación y de formación profesional
entre muchos otros....

¿Qué hacer si soy víctima de discriminación por vivir con diabetes?
Toma nota: No olvides anotar cuanto detalle te sea posible. Incluye el nombre de la empresa (o escuela) donde fuiste discriminado, anota el nombre de la persona que te ha indicado que por vivir con diabetes no podrás recibir un servicio, trabajar ahí o estudiar ahí. Indica la hora y día donde pasó eso.

Asegúrate de que se trate de discriminación: Como ya describimos. Hay varias razones por las que podrían no aceptarte en una escuela o empleo. Asegúrate de que se trate de un caso de discriminación antes de continuar con tu queja.

Acércate al CONAPRED (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación): Esta instancia, específicamente la oficina de nombre  Dirección General Adjunta de Quejas y Reclamación te ayudará y asesorará de forma gratuita en la elaboración de tu queja. Podrás hacerlo por escrito o por correo electrónico. 


Da seguimiento a tu queja o reclamación: El CONAPRED te asesorará en la supervisión legal de tu queja. Generalmente se lleva a cabo un proceso de conciliación que básicamente se refiere a que te citarán y citarán a la otra parte para que juntas lleguen a algún acuerdo. Recuerda que no necesitarás abogado pero si necesitarás mucha paciencia. Estos trámites suelen ser lentos y cansados pero ten en mente siempre que es para luchar por tus derechos y evitar que en el futuro otras personas que viven con diabetes sean discriminados en esa escuela u oficina.

No olvides que en México todos tenemos derechos. Cada uno de nosotros deberá asegurarse de que los suyos sean cumplidos y seguidos al pie de la letra. Vivir con diabetes efectivamente te hace diferente pero, seguimos siendo productivos y estudiosos cuando nos dan la oportunidad.



DATOS DEL CONAPRED

Dirección General Adjunta de Quejas y Reclamaciones.

Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación

Dante No. 14

Col. Anzures, C.P. 11590

Deleg. Miguel Hidalgo

México, D.F. 

Teléfono: 52 62 14 90 Ext. 5418



22 oct. 2013

La Gran Prueba Azul

Ya es casi noviembre, cada vez estamos más cerca del día en el que conmemoramos (porque yo me niego a festejaaar) el Día Mundial de la Diabetes. En México cada año se ha avanzado un poco y cada vez se hace más ruido al respecto. No, no es por la acción de personas dedicadas a velar los intereses de personas que viven con diabetes, es simple y sencillamente porque cada día hay más personas que viven con diabetes y nadie ha encontrado la forma (por no decir que nadie ha tenido las ganas) de frenar esta pandemia. 

Siempre he dicho, que una cosa es tener diabetes tipo 1 que es inevitable por un proceso autoinmune y otra es descuidar tanto los hábitos alimenticios de la familia que alguien termine siendo diagnosticado. Y, aunque lo platicaré quizá en otra entrada, sostendré siempre que la culpa no es del refresco, de la dona y de la comida chatarra, es de nosotros que los comemos. De la falta de información (y de sentido común de muchos) para poder elegir un alimento sano de uno que no lo es. 

Según datos de la Federación Internacional de Diabetes, fue hace más de 15 años que se optó por nombrar oficialmente el 14 de noviembre como día mundial de la diabetes en respuesta al crecimiento preocupante en la cifra de personas con diabetes en el mundo. Se eligió esa fecha en honor al aniversario de Frederick Banting, quien junto a Charles Best, concibió por primera vez la idea que llevó al descubrimiento de la insulina en 1922. Tan románticos siempre todos nosotros. 

Hoy en día las cifras de personas con diabetes en el mundo son más alarmantes que nunca....observar a más de 371 millones de personas que viven con diabetes es alarmante.


Da click en la imagen para que la veas en tamaño apto para tus ojos.


Como ya bien sabemos, esta cifra continuará creciendo si no se toman medidas para detener su avance. Falta mucho trabajo por hacer, no basta con hacer una caminata una vez al año, no basta con organizar un simposio una vez al año y no basta en lo absoluto con organizar un congreso o evento para alzar la voz una vez al año. El círculo azul y la iluminación de edificios me parece una estrategia fenomenal y generalmente participo gustosa pero....¿qué pasa después del circulito y las lucecitas? La cifra sigue ahí y sigue aumentando, los eventos no. Esos desaparecen.


Este año, a pesar de ser un Grinch antes de fiestas navideñas, participaré en el evento de la ciudad en la que vivo. Pero me uniré al Big Blue Test (la Gran Prueba Azul) que me parece la mejor forma de hacer un círculo y aprovechar el tiempo en beneficio de mi estado de salud y ayudar a otras personas que viven con diabetes que tienen menos suerte en la adquisición de sus insumos vitales que tú y que yo.

¡Yo te invito a que participes en la Gran Prueba Azul, por favor!

La Gran Prueba Azul es una iniciativa de la Diabetes Hands Foundation. Esa organización civil decidió invitarnos a todos de aquí al día 14 de noviembre a registrar los beneficios de la actividad física en nuestra diabetes.

Para leer por completo la información te invito a que visites http://bigbluetest.org/es/ de acuerdo con este grupo de amigos, cada vez que participemos una donación será realizada a algunas organizaciones sin fines de lucro que se dedican a proporcionar insumos, servicios y educación en diabetes (todos ellos vitales) en algunos países y zonas.

Las instrucciones para realizar la Gran Prueba Azul son muy sencillas y puedes hacerlo desde cualquier dispositivo que tenga internet. Ya no hay pretexto, todos tienen smartphones ¿no?

PREPÁRATE INGRESANDO A http://bigbluetest.org/es/

1. Mide tu nivel de glucosa en sangre. Aunque no vivas con diabetes podrías hacerlo, un día no va a incapacitar un dedo de tu mano y quizá descubras que debes hacer más ejercicio. Si quisieras omitir ese paso también tu participación es bien recibida.

2. Realiza actividad física. No es necesario correr un maratón, aunque si quisieras también sería útil contar con esa información, pero dedica 14 a 20 minutos a alguna actividad física: bailar, correr, barrer con mucha fuerza, perseguir a tus perros, no sé, las opciones son muchas.

3. Mide tu glucosa de nuevo: Mis amigos de la Diabetes Hands Foundation dicen que en promedio, los participantes de este reto observaron una reducción de 20% en sus niveles de glucosa luego de 14 a 20 minutos de actividad física. Buenísimo ¿no?

4. Comparte tus resultados. Por último sólo tendrás que responder las preguntas que se plantean en la página. Y listo. Participación recibida.

Así que, hagas lo que hagas, participa, alza la voz pero no dejes que los esfuerzos se queden en un sólo día. Invita a otros a participar y ayudémonos entre todos. Así tal vez, cuando ya no exista la diabetes ya podremos festejar el día 14 de noviembre en vez de conmemorar.



15 oct. 2013

Quiero ser flaca .com

Fecha: 10 de Octubre 2013
Revisado y actualizado el 4 de enero de 2016

Este texto lo escribí hace tiempo para la amable revista Diabetes Hoy de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C cuando todavía me querían como colaboradora jaja. Les dejo el texto original que escribí en ese entonces. Recuerden que las revistas anteriores pueden comprarlas en las oficinitas de la FMD en la colonia Roma. Hoy les presento.



Quiero ser flaca.com
Seguramente has escuchado sobre esas dietas milagrosas y sobre todo mágicas que te ayudarán a bajar medidas y tallas en el transcurso de una semana. ¿En verdad podría eso ser algo que te haga realmente feliz? ¿Has soñado con reír a carcajadas y mejorar tu entorno laboral y familiar al pesarte y descubrir que has bajado "mágicamente" de peso? Médicamente, un plan de alimentación no es aquél que te hará lucir apto para vestir un traje para “belly dance” sino aquél que cumpla con tus requerimientos individuales y que te ayude a alcanzar o mantener un peso adecuado.  La publicidad en televisión no siempre es adecuada. Sitios que te invitan a ser “flaca” deberán ser revisados cuidadosamente. Recuerda que no existen los planes de alimentación “generales” sino que cada individuo necesita un plan de alimentación distinto que cumpla  con ciertos requisitos entre los cuales se encuentra el número de kilocalorías a consumir por día. Aquellos planes de alimentación diseñados para bajar rápidamente de peso pueden conllevar a una ganancia de peso posterior. El cuerpo humano está diseñado de forma tal que al recibir menor cantidad de nutrientes se preparará invariablemente para un periodo de  “ayuno” prolongado y esto hará que acumules grasa. De acuerdo con nutriólogos expertos y colaboradores de la revista para la que fue escrito este texto originalmente, los planes de alimentación saludables son aquellos que te ayudarán a reducir 500 gramos de peso por semana. Un plan de alimentación saludable puede ser tan sencillo como una alimentación reducida en grasas, con un control estricto en los hidratos de carbono y otros detalles. Después de un par de semanas siguiendo estas sencillas recomendaciones podrás ver la “magia”. Aquellos planes de alimentación que emplean términos como “flaca” en vez de “saludable” pueden dar pie a trastornos de la conducta alimentaria. Ya hemos platicado al respecto y no es algo con lo que querramos jugar. 

Recordemos que un trastorno de la conducta alimentaria implica más que simplemente seguir un plan de alimentación o realizar actividad física con base diaria. El trastorno se refiere a comportamientos extremos como dietas que nunca terminan y que cada vez que se vuelven más estrictas o personas que dejan de ver a sus  conocidos y amigos porque creen que es más urgente salir a correr para bajar la tortilla que se comieron en el desayuno. Por supuesto que los expertos psicólogos y psiquiatras que trabajaron arduamente en el DSM-V no estarían de acuerdo con estros criterios diagnósticos pero seamos francos. Aplican bien a los contextos que vivimos.

Así que, si crees que encontrarás la magia en una receta para verte como “bailarina exótica” en internet, toma en cuenta los siguientes consejos y detente a analizar.
  1. ¿Quiénes son los expertos? Cuidado con las leyendas “recomendado por nutriólogos” sobre todo si en la página no encuentras los datos de estos “expertos”. Los sitios confiables son aquellos que indican la bilbiografía de los textos publicados y los nombres y grados académicos de los autores expertos.
    1. ¿Cuál es el objetivo del sitio? Analiza detenidamente. ¿El sitio tiene el objetivo de proporcionarte un plan de alimentación adecuado? O ¿quiere venderte algún suplemento? Si el plan de alimentación viene acompañado por algún suplemento, vitaminas u otros, es siempre imprescindible consultarlo con un profesional de la salud.
      1. ¿Flaca (o) o saludable? Recuerda que cada individuo tiene necesidades específicas. El peso saludable no siempre es el que te hará lucir flaco (a). No te dejes llevar por modas. Acércate a un licenciado en nutrición para ver cuál sería tu peso ideal y para llevar un plan de alimentación y actividad  física que te ayude a mantenerlo.
      Es importante volvernos selectivos en la información que leemos y estudiamos en la red. No hay información escrita que sustituya el consejo médico, lo que se publica en este blog y en muchas otras fuentes sólo debe ser empleado como complemento a la información formal recibida por un equipo de profesionales sanitarios. 


      11 oct. 2013

      Del salto, Socorro y otras cosas necias.

      Y así fue que llegó el día. A poner a prueba a Mariana, a Socorro y a la diabetes tipo 1 que amablemente me acompaña. Alguien me preguntó si no podía sólo hacer eso y ya, que para qué tenía que llevar a Socorro y hacer un experimento. La respuesta más sensata que se me ocurre es que quiero hacerlo de nuevo, y necesito herramientas para eso ja, ja. Ya muchos vieron el pequeño y dummy video que hice con algunas fotos. Para quienes no lo han disfrutado (u odiado por qué no) aquí va de nuevo. Si ya lo viste, no te tortures nuevamente y sigue leyendo.



      Del experimento realizado puedo sacar varias conclusiones. Algunas aunque parezcan obvias, en el momento del salto no lo son. De verdad que nada es obvio cuando hablas de niveles de glucosa en sangre y razones para que estos suban. ¡Aquí vamos!

      1. DE LA PREPARACIÓN PREVIA: Muchos días antes me preguntaba desde muy temprano ¿saltar o no en paracaídas? ¿se puede con diabetes? ¿alguien con diabetes lo ha hecho? ¿se sentirá espantoso? ¿me dejarán saltar con Socorro? ¿podré llevar mi medidor de glucosa?. Afortunadamente, todo lo necio que tengo en mente ya ha sido experimentado por alguien más. Para mi fortuna, descubrí esa semana que alguien  había publicado un video para Medtronic llevando una microinfusora de insulina. Claro que, él se ve experto paracaidista y no tendría ni remotamente la liberación de adrenalina que tendría yo. 

      Medición de niveles de glucosa en sangre y su importancia elemental. 
      El tratamiento de todo tipo de diabetes DEBE ser siempre niveles estrechamente controlados de niveles de glucosa en sangre EN TODO MOMENTO. Sí, aunque eleven cejas, en todo momento. Si bien es cierto, cada persona debe discutir con su médico las cifras adecuadas en su caso. 

      Yo sinceramente siempre estoy en desacuerdo alegando que las cifras deben ser nada más y nada menos que las de una persona que NO vive con diabetes. 70 - 99. Es un rango complejo, difícil de lograr pero jamás imposible. Aquí no hay imposibles, hay ganas y no ganas. 

      Dos días antes inicié con un control un poco más riguroso, mediciones de glucosa en horas diversas, alimentación extra saludable con lo mínimo permitido de hidratos de carbono y ajustes en Socorro. Todas esas, a pesar de ser actividades que realizo con mucha frecuencia las hice con más atención y registro de la información.

      Un día antes decidí utilizar el Monitoreo Continuo de Glucosa. Sí por aquí hay un post que habla de eso así que no nos detendremos. 

      Por fin sabría que tanto influyen los niveles de adrenalina en mis niveles de glucosa al llevarme al extremo. Semanas antes estoy segura de que tenía ya niveles elevados de vez en cuando sólo de pensar en la idea y al despertar después de las pesadillas. Mi control fue el mismo, no registré niveles elevados que requirieran correcciones con insulina en los días previos, pero el día del salto la historia fue otra.

      2. SOBRE EL PERMISO MÉDICO. En diferentes países los permisos son claros "no podrás saltar si padeces: cáncer, enfermedades cardíacas, enfermedades reumáticas, si estás embarazada y si tienes diabetes" incluso en la forma que llenas para asegurarte de no culpar a nadie si sufres un accidente debes firmar un inciso que indique precisamente eso. Así que la posibilidad de que me negaran la posibilidad todavía existía...y francamente me preocupaba sobre manera. Investigué un poco más sobre los saltos en ese lugar y noté que personas con distintas discapacidades lograban hacerlo llevando consigo un permiso médico. 

      Entonces contacté a mi endocrinólogo favorito quien después de reírse un rato me vió en una cita posterior para una revisión y me entregó  una carta que indicaba que mi control era óptimo y que el no tenía ningún inconveniente. Por cosas como estas es que siempre sugiero tener una buena relación con el equipo de profesionales al cuidado de tu salud, trabaja en equipo, es mucho más sencillo y puedes hacerlos reír un rato como yo. 

      3. ¿QUÉ RAYOS ES ESO? Explicar en los aeropuertos, conciertos, eventos sociales y escuela que vives con diabetes es una cosa, pero explicarle a quien te prepara para un salto que tienes que llevar contigo algo que parece un teléfono es otra. 

      "Oye, no puedes saltar con teléfono"
      "No mira, no es un teléfono.....(inserte una explicación eterna aquí)"

      Socorro iba bien acomodada en un cinturón que adquirí vía telefónica en Medtronic y bien amarrado a mi cinturón. Para mis estándares, Socorro se veía demasiado y estaba segura de que muchas personas se preguntarían qué rayos era eso. Después de una larga explicación (que estoy segura que nadie entendió) acomodamos a Socorro de la mejor forma para la colocación de mi arnés.


      4. EL MARIDO, SUS PREOCUPACIONES Y LA HIPOGLUCEMIA: los instructores envían días antes de tu salto una lista, donde se indica que debes desayunar como acostumbras. Pero ¿y la colación? ¿y la hipoglucemia? afortunada yo que vivo junto a Socorro y que un ajuste en dosis basales puede resultar muy sencillo. 

      Aún así, no pude dejar de ver ni un segundo la gráfica de mi sensor para ver qué y para dónde iba la glucosa. La preocupación evidente de mi marido era una hipoglucemia. No debe ser nada divertido subir a una avioneta totalmente amarrada y descubrir que tienes hipoglucemia y que nadie ahí sabe qué hacer...sobre todo si no puedes llevar pastillas contigo a menos que traigas un pantalón con múltiples bolsitas para llevar chácharas. 

      Afortunadamente antes del salto la glucosa se encontraba estable, en  un rango elevado para mis parámetros sin haber consumido carbohidratos (130 mg/dl constantes) pero aparecía con frecuencia una flecha que indicaba que mi glucosa iba subiendo a medida que me preparaban. Corregir con una dosis extra era una decisión compleja pues no tenía idea de cuánto tardaría en llegar a las nubes, cuánto en arrojarme y cuánto en llegar de nuevo a donde se encontraba mi marido. Decidí finalmente corregir y no me arrepentí al final. 

      5. LOS DIFERENTES MOMENTOS Y LA LIBERACIÓN DE ADRENALINA. Nada más simpático que verte en una avioneta, sentada y disfrutando la turbulencia amarrada a un instructor y sin posibilidad de ver tu pantalla de la microinfusora. Puedo confesar que la liberación de adrenalina mayor en mi fue el preciso momento del salto. 

      A comparación de mi acompañante de avioneta que se encontraba totalmente petrificada pude disfrutar de la vista, del aire y de sentarme en la orilla de  una avionetita. ¿Pero el salto? El salto es otra cosa, miedo, estrés, emoción, felicidad convertidos juntos en adrenalina pura, en contrarregulación genuina. (Sobre todo si no te gusta el sentimiento de "montaña rusa" y el vértigo que acompaña a esas diversiones).

      Hasta aquí llego con este post. Prometo compartir las conclusiones y mis gráficas, las encontrarás muy interesantes. Mientras tanto ¿estás preparado para dar un salto? Yo te invito a que lo hagas, tocar las nubes es indescriptible. 


      De la adrenalina y otros monstruos contrarreguladores

      Fue en 2006 cuando cursé el primer diplomado de Educadores en Diabetes en ese entonces de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. y con docentes importantísimos en México. El Dr. Pérez Pastén titular (hasta hoy fecha) de ese diplomado se encargaba siempre de asustarme y enseñarme distintas cosas que poco a poco poco pude llevar a la vida diaria para asegurarme de tener una vida feliz. Nótese que no alego una vida normal. He insistido siempre en que quienes vivimos con diabetes no somos, ni seremos jamás normales sólamente porque a nuestro páncreas le dió la gana un día de no hacer bien lo suyo y nos dió razones para vivir acelerados y disfrutando cada tontería apreciable.

      Desde ese diplomado y luego en mis estudios subsecuentes aprendí que la regulación de los niveles de glucosa en sangre no es...hacer un chilaquil, es mucho más complejo que comerse una jícama. Es cosa seria y hay millones de cosas, además de un paciente necio, que conllevan a niveles elevados. 

      Ya sabemos que la glucosa proviene de diferentes lugares: los alimentos, de la degradación de la glucosa almacenada en nuestro amable hígadom de las protenías y grasas que se usan para la producción de glucosa (royo gigante que se llama gluconeogénesis que luego podremos platicar agusto) y como por quéee rayos no, de unas hormonas a las que llamamos CONTRARREGULADORAS. A mi se me ocurren nombres más  horrendos pero médicamente es el término empleado.

      En las distintas bibliografías que he consultado hay muchas y diferentes teorías. En resumen, podemos decir que estas hormonas incrementan los niveles de glucosa en sangre, digamos que son las enemigas de la insulina. Hoy les voy a platicar sobre una de ellas y de un pequeño y divertido experimento.

      ADRENALINA.
      La adrenalina, es una hormona producida por las glándulas suprarrenales. Algunos libros la denominan hormona del estrés.  Nuestro hermoso cuerpo fue diseñado para vivir en la edad de las cavernas. Sí, perseguíamos animales salvajes (o más bien ellos nos perseguían a nosotros), si el cuerpo detectaba esta situación nos veíamos en la hermosa necesidad de correeeeeeeeeeeeeeer y peleaaaaaaar así que nuestro requerimiento de glucosa era mayor y....taráaaan liberábamos adrenalina para elevar nuestros niveles de glucosa en sangre.(te digo, el hígado aveces nos traiciona). Ahora, imagínate tal vez siendo perseguido (no por una fiera salvaje) pero por un novio enojado, liberas adrenalina, y si vives con diabetes habrá malas noticias. Glucosa al techo. En alguien que no vive con diabetes la respuesta del organismo sería simplemente liberar más insulina. Claro que....nosotros no tenemos (salvo de la proporcionada en vial, pluma o microinfusora) algo rete lindo ¿no?

      Ahora bien, ¿sólo siendo perseguido liberas adrenalina? Lo cierto es que cada persona tiene diferentes respuestas a diferentes acontecimientos. Liberar adrenalina o no dependerá en gran medida del tipo de persona que seas, de la situación específica y de tu manera de afrontar la problemática.

      Yo soy un ser lleno de estrés. Me estresa la escuela, el tráfico, la zona en la que vivo, que mi hijo se tropiece y la diabetes misma. Me estresa ver cifras elevadas en mi medidor, me estresa no encontrar donas sin carbohidratos y muchos otros millones de cosas. Me estresan las montañas rusas, los juegos de las ferias y  las alturas...pero...entonces....¿las personas con diabetes no pueden asustarse ni divertirse al máximo? Digo, finalmente liberamos adrenalina ¿no? Las personas con diabetes también pueden hacer eso,  y más cosas con una planeación exitosa.

      Pues bajo esa hipótesis (muy mal planteada y redactada pero hipótesis) decidimos hacer  un experimento aprovechando la crisis de "los muy pasados 30". Este experimento se los platico en la siguiente entrada. Si sienten que se estresan leyendo porfa, traigan medidor.