Discriminación....¿discriminación y diabetes?


Como muchos saben, decidí estudiar OTRA licenciatura. Como siempre quise ser profesional de la salud pero estoy ya lo suficientemente grande como para estudiar medicina decidí meterme a estudiar Psicología. Qué gigante ha sido mi sorpresa al ver que el psicólogo en formación y el psicólogo organizacional dejan con frecuencia de lado su "parte humana" y venden las tripas por la empresa olvidándose de la persona como individuo. Yo creía que el psicólogo era de los profesionales que se olvidaban del prejuicio y el estereotipo para analizar los conflictos de la mente y la conducta pero me topé con la psicología organizacional y con  una serie de cosas necias que tendrán que llevar a cabo quienes opten por esa especialidad.
En clase analizamos los procesos de reclutamiento y selección de personal y los tipos de entrevista. Me encontré con que en algunos lugares  no te contratarán si confiesas que vives con diabetes o con otros padecimientos que aunque se pueden controlar eficientemente para la empresa representan un "estorbo". (en el mismo nivel de estorbo  y necedad que los tatuajes). Por supuesto que la empresa se defenderá argumentando que no te dieron el puesto  ya que no "cumples con el perfil" pero....¿qué harías si te sintieras discriminado? aquí la primera parte de una gran discusión...
Discriminación y diabetes.
Y tú ¿sabes qué es discriminación? Discriminación (del latín: discriminatĭo, -ōnis)[ es el acto de separar o formar grupos de personas a partir de criterios determinados. En su sentido más amplio, la discriminación es una manera de ordenar y clasificar. Puede referirse a cualquier ámbito, y puede utilizar cualquier criterio.
La discriminación de acuerdo con datos del CONAPRED, es una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo. El origen étnico o nacional, el sexo, la edad, la discapacidad, la condición social o económica, la condición de salud, el embarazo, la lengua, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil y otras diferencias son con desgracia en ocasiones motivo de distinción, exclusión o restricción de derechos.


Sin duda los tiempos han cambiado. Desafortunadamente no han cambiado lo suficiente y eso se debe a que aún nos falta mucha información para comprender y relacionarnos con quienes son distintos a nosotros. Debemos tomar en cuenta que diabetes se relaciona con una calidad de vida deficiente aunque hoy por hoy sabemos que las complicaciones derivadas del mal control del padecimiento pueden evitarse. Lo cierto es, que el diagnóstico poco oportuno y nuestra falta de apego al tratamiento (en algunos casos) nos hacen presa de algunas complicaciones que efectivamente afectan nuestra productividad laboral. No podemos culpar del todo a las empresas que de pronto no quieren contratar a personas que viven con diabetes por miedo a que se ausenten o a que no rindan (laboralmente) lo mismo que quienes no viven con el padecimiento. Pero, entonces ¿qué debemos hacer? aquí la más sencilla de las recomendaciones que espero encuentres útil.

Cuídate: La diabetes tipo 2 aparece en quienes tienen mayor riesgo de desarrollarla (por la edad, por tener familiares de primer grado con diabetes, por ser mexicanos) y que además no llevan un estilo de vida saludable (sedentarismo, obesidad o sobrepeso, entre otros).
Demuestra tu buen control. No es complicado si hablas con la verdad. No temas decir que vives con diabetes. No eres la única persona que vive con diabetes. En el mundo hay más de 370 millones de personas y en nuestro país cerca de 10 millones (o quizá más, la verdad me da miedo revisar la estadística más reciente). Sé claro cuando indiques que sigues bien tu tratamiento y que eso no te ha impedido estudiar y convertirte en quien eres (laboralmente  hablando).

¿Y si de todos modos te niegan la oportunidad laboral o el ingreso a la escuela?
Primero, has de saber que existe un valioso documento llamado  Declaración Universal de los Derechos Humanos. En este amabilísimo documento el primer y quizá más importante artículo (además de a la vista de todo reclutador y mexicano) dice "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos".

Si continuáramos leyendo leeríamos el artículo dos que enuncia que "Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición".

Si quisiéramos ser más específicos podríamos citar el artículo 7 de este documento donde aparece la prohibición explícita de la discriminación "Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley".

Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación”.


¿Cómo se si se trata de un caso de discriminación?


En teoría, cualquiera de nosotros podría ser rechazado en una oferta laboral por no cumplir con los requisitos del puesto o por no ser aptos para desarrollar las funciones que el puesto requiera. Ahora bien, si aprobaste los exámenes y cumples con el perfil y aún así te han indicado explícitamente que vivir con diabetes impedirá que te den el empleo o que te acepten en esa escuela es un caso obvio de DISCRIMINACIÓN.


 Nuestras leyes contienen documentos interesantes que te sugerimos leer. Aquí encontrarás algunos datos interesantes. Específicamente la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación detalla algunos casos considerados como discriminación. Aquí algunos....

1. Impedir el acceso a la educación pública o privada, así como a becas e incentivos para la permanencia en los centros educativos, en los términos de las disposiciones aplicables
2. Prohibir la libre elección de empleo, o restringir oportunidades de acceso, permanencia y ascenso en el mismo (OJO PSICÓLOGOS LABORALES)
3. Establecer diferencias en la remuneración, las prestaciones y las condiciones laborales para trabajos iguales;
4. Limitar el acceso a los programas de capacitación y de formación profesional
entre muchos otros....

¿Qué hacer si soy víctima de discriminación por vivir con diabetes?
Toma nota: No olvides anotar cuanto detalle te sea posible. Incluye el nombre de la empresa (o escuela) donde fuiste discriminado, anota el nombre de la persona que te ha indicado que por vivir con diabetes no podrás recibir un servicio, trabajar ahí o estudiar ahí. Indica la hora y día donde pasó eso.

Asegúrate de que se trate de discriminación: Como ya describimos. Hay varias razones por las que podrían no aceptarte en una escuela o empleo. Asegúrate de que se trate de un caso de discriminación antes de continuar con tu queja.

Acércate al CONAPRED (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación): Esta instancia, específicamente la oficina de nombre  Dirección General Adjunta de Quejas y Reclamación te ayudará y asesorará de forma gratuita en la elaboración de tu queja. Podrás hacerlo por escrito o por correo electrónico. 


Da seguimiento a tu queja o reclamación: El CONAPRED te asesorará en la supervisión legal de tu queja. Generalmente se lleva a cabo un proceso de conciliación que básicamente se refiere a que te citarán y citarán a la otra parte para que juntas lleguen a algún acuerdo. Recuerda que no necesitarás abogado pero si necesitarás mucha paciencia. Estos trámites suelen ser lentos y cansados pero ten en mente siempre que es para luchar por tus derechos y evitar que en el futuro otras personas que viven con diabetes sean discriminados en esa escuela u oficina.

No olvides que en México todos tenemos derechos. Cada uno de nosotros deberá asegurarse de que los suyos sean cumplidos y seguidos al pie de la letra. Vivir con diabetes efectivamente te hace diferente pero, seguimos siendo productivos y estudiosos cuando nos dan la oportunidad.



DATOS DEL CONAPRED

Dirección General Adjunta de Quejas y Reclamaciones.

Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación

Dante No. 14

Col. Anzures, C.P. 11590

Deleg. Miguel Hidalgo

México, D.F. 

Teléfono: 52 62 14 90 Ext. 5418



0