Volante y diabetes

Después de la muy desagradable noticia que recibimos esta semana y en cuyos detalles no me detendré, la comunidad de personas que viven con diabetes decidimos hacer un alto y meditar sobre las posibles causas, razones y disposiciones de seres supremos en estos casos. 

Si bien es cierto, nada lo tenemos claro todavía salvo algunas precauciones que TODOS debemos tener y que sin duda debemos hacer llegar de alguna manera u otra. 

En alguna conversación de facebook alguien mencionaba que las precauciones para el control glucémico son aveces complejas y de difícil acceso (en cuanto a términos económicos se refiere). En lo personal, siempre he creído que las herramientas están disponibles para ser empleadas, por desgracia, por grupos a los que el poder adquisitivo los ha tratado mejor que a otros. 

La medición de glucosa en sangre es una parte tan esencial de nuestro tratamiento como pararnos al baño y respirar todas las mañanas. No debe ser considerado un lujo opcional pues sin ella somos presas de complicaciones inmediatas y que ponen en riesgo lo más valioso que tenemos: la vida misma. 

Daré por hecho (equivocadamente espero) que tú que lees este blog sí tienes acceso a algunas de estas herramientas. El día en que el gobierno y nuestro sistema de salud se decida a proporcionar este insumo vital la historia podrá ser otra, por lo pronto, depende de nosotros adquirirlo y emplearlo como se debe.

Manejar un auto y diabetes

Vaya tema. Siempre hago énfasis en que por mucho que lo mencionemos diario y antes de dormir. No somos, ni seremos (afortunadamente) normales. Somos personas que requerimos un extra de atención en actividades cotidianas como; manejar.

Conducir un vehículo requiere, además de destreza y materia gris en funcionamiento óptimo, de mucha atención buenos reflejos y otros que pueden no estar alerta al presentar una hipoglucemia.

¿Y entonces? Pues nada del otro mundo. A usar el sentido común, aunque gastemos más y aunque no nos parezca divertido. Aquí algunas recomendaciones. Pequemos en este sentido de exagerados. Más vale prevenir....y sobre todo prevenir estas situaciones. Ayudémonos y compartamos la información.

La maldita hipoglucemia
Los niveles bajos de glucosa en sangre representan un peligro para aquellos conductores con diabetes y también para aquellos que manejan cerca de nosotros sin olvidar a nuestros pasajeros.

Si utilizas insulina o antidiabéticos orales (excepto Metformina) es muy importante que evites niveles bajos de glucosa en sangre ya que pueden afectar tu forma de conducir y pueden incluso ocasionar un accidente.

La rechiflada hiperglucemia 
Los niveles altos de glucosa en sangre pueden hacer que te sientas incómodo y muy cansado y pueden afectar tu habilidad para conducir de forma segura. Se nos recomienda siempre evitar conducir si pasamos por una hiperglucemia.

Gracias, muy interesante ¿pero qué hago entonces?

Si tu diabetes está bien controlada, puedes conducir un automóvil de forma segura. Claro que deberás estar seguro de tener tu diabetes controlada. Las recomendaciones son sencillas, no tenemos pretexto para obviarlas

MIDE TU GLUCOSA ANTES DE ARRANCAR: asegúrate de que tu glucosa esté en un rango óptimo tomando en cuenta la distancia y tiempo que tomará tu recorrido. En una ciudad de locos como esta (DF) el tráfico es brutal y generalmente nuestro trayecto será largo. Procura que tus niveles de glucosa no sean inferiores a 80 mg/dl antes de arrancar tu automóvil. No olvides tomar una colación antes y durante un viaje largo

MIDE TU GLUCOSA A MEDIO CAMINO: Si saldrás en carretera en un camino largo, procura tomar descansos cortos de vez en cuando. Además de que te sentirás menos cansado, podrás aprovechar para ir al baño y medir tus niveles de glucosa en sangre. Si sospechas de una baja en los niveles de glucosa en sangre, detén tu camino en algún punto seguro, mide tu glucosa y corrige en caso necesario. 

    LLEVA CONTIGO INSUMOS: Lleva siempre contigo galletas, dulces, tabletas de glucosa o jugos  en la guantera de tu auto de manera que tengas sencillo y rápido acceso a ellos en caso de que requieras para tratar un nivel bajo de glucosa en sangre. Aún cuando una hipoglucemia moderada no inhabilite tu habilidad para seguir en el camino, es importante actuar antes de que tu juicio se vea afectado
     Si perteneces como yo al club de la hipoglucemia sin síntomas de alarma la medición de tus  niveles de glucosa antes de conducir es siempre OBLIGATORIO.



Cuando NO debes conducir
  • Si tienes una hipoglucemia moderada, la recomendación es no sentarte frente al volante por lo menos durante una hora para darle la oportunidad a tu cerebro de recuperarse.
  • Si tienes un episodio severo de hipoglucemia (es decir, cuando necesitas de la ayuda de un tercero para controlarla) no deberás conducir durante las próximas 24 horas.
  • Si tuviste un episodio de hipoglucemia severo al conducir, ya sea si estuviste involucrado o no en un choque, te sugerimos no conducir hasta que hayas realizado, junto con tu equipo de profesionales al cuidado de tu salud, los ajustes necesarios en tu terapia para que no vuelva a presentarse este incidente 

 No estamos jugando con este tipo de publicación. Son cosas muy serias y sencillas de evitar. No tienen por qué pasar. No tienen por qué entristecernos las pérdidas. No debemos permitir ni una más.



0