La Navidad, las posadas y la complejidad de las fiestas

Toda esa comida, las reuniones, las posadas, los brindis Navideños y los festejos de año nuevo empiezan a agobiarme en cuanto aparece en mi calendario DICIEMBRE. Pensar en el tiempo que he invertido para mantener mi peso en un rango "normal" y mi glucosa controlada me hacen convertirme poco a poco en un grinch navideño. No, no se confundan, me gustan los regalos, es sólo que el tema de las fiestas y la comida es un agobio.
Es irrefutable que me falta turismo así que desconozco cuáles son los platillos Decembrinos tradicionales en otros países pero en México es una grosería a la diabetes de cualquiera y a la dieta de todos aquellos que bajarán kilos enteros en Enero como propósito. Aquí un ejemplito:
Cena de navidad en casa de mis abuelos (es cierto, es el menú de cada año):  Romeritos, Bacalao, Espagueti con crema, Ensalada con manzana, piña en almíbar y nueces, Pastel navideño o pay de queso. La ADA diría que "las personas con diabetes pueden comer todo eso". Yo en lo personal difiero enormemente.
De acuerdo con la página de la Profeco (http://www.profeco.gob.mx/psabio/sincarne/mole_romeritos.asp)  , sólo los Romeritos serían causantes de mis pesadillas por aproximadamente un mes entero....
Kilocalorías........512
Proteínas............ 25 g
Grasas............... 27 g
Colesterol..........103 mg
Fibra dietética....... 6 g
Además, siempre es cansado intentar encontrar la información nutrimental de esos platillos con los carbohidratos incluidos y miren que yo siempre encuentro lo que busco en internet. Disculpen, no en el caso de la comida navideña.
Hace varios años ya encontré la siguiente información que publicó la Asociación de Diabetes en Nueva Zelanda (sí, hasta allá fui a dar en internet). El texto original ya no está disponible pero en aquellos días me di a la tarea de traducir el texto para un portal de una A.C. mexicana. Aquí rescato los puntos más importantes para que los usemos como guía. Yo, su Grinch favorito les aconsejaría definitivamente alejarse de la comida navideña, pero ya los conozco y muchos me van a criticar por antisocial así que aquí al menos unas ideas.
Moderación muchachos, moderación
Sirve tus alimentos en un plato más pequeño- de esta forma se verá lleno con poca comida.  Despeja la mesa en cuanto tus invitados hayan acabado de cenar. Si te quedas sentado seguirás comiendo #truestory   Intenta preparar algo diferente, ¿qué tal algo asado en vez de algo con relleno? Siempre es interesante ofrecerte para llevar algún platillo que obviamente puedas consumir sin tener pesadillas. O al menos sin tener que preocuparte por correr un maratón al día siguiente para deshacerte de los millones de carbohidratos.
Utiliza hierbas y especias para aderezar los alimentos en vez de aceites y mantecas.

Qué tal decir al postre: ¡me encanta pero ahorita no gracias!
 El texto original leía algo como "Mejor guarda el postre para una comida o cena más ligera que para después de la cena navideña". Qué tal mejor ir preparado con tu medidor de glucosa para ver si puedes comer una muy pequeña rebanada de pastel al terminar tu cena. O mejor aún, utiliza tu cuchara favorita para "probar" el postre del vecino (mi esposo siempre se queja de eso en todas las fiestas). 

Tu sabes qué, cómo y cuánto
         Nadie mejor que tú podrá decidir qué comer y cuánto hacerlo. Aunque no siempre es posible, comunicarte con tu equipo de expertos al cuidado de la salud es recomendable, ellos sabrán mucho mejor que tú y que yo sobre porciones e información nutrimental en los alimentos de las fiestas. Esta mañana Elena Sainz nos deleitó con una videoconferencia sobre el mismo tema (Gracias, Elena, como siempre maravilloso) y nos compartió en el vínculo que copio a continuación sus diapositivas. Echa un vistazo, son muy buenos consejos adicionales. 

Disfruten las fiestas. No se dejen asustar por la comida.



0