O que la....las vacaciones.


Pues si tu creías que te desharías de la diabetes en las vacaciones déjame decirte que mereces un abucheo gigante o un hashtag especial #fail para ti con amor. Nop. Aunque lo quisiéramos esa cosa malévola va a todos pinches lados.... (sí, disculpen el francés). 

En realidad no es tan serio. Las vacaciones efectivamente son un buen momento para salir de la rutina. Sobre todo las vacaciones decembrinas (como me he quejado antes) son un escenario ideal para que quienes viven con diabetes como nosotros pensemos en redactar un testamento. Eso fue un chascarrillo de pésimo gusto pero verás por qué lo digo. En primer lugar la comida no es apta. De eso ya me quejé en mi post anterior pero..no sólo es eso...es romper nuestra rutina. Para quienes llevamos un tratamiento intensificado (MDI o microinfusora) la rutina es esencial pero...¿y el burnout? Bueno, no pasa gran cosa si rompemos un poco la rutina pero con muuucho cuidado. Aquí algunos tips y comentarios sobre cómo me va estos días rompiendo la rutina.

a)    HIDRATACIÓN: no olvides mantenerte hidratado durante toda vacación, especialmente si tus vacaciones son en un lugar caluroso. Muchos aprovechan que hace un frío terrible en la ciudad y se mudan a Mérida, Cancún, Acapulco y esas zonas calurosas. Recuerda que si estás en la playa sudarás mucho y perderás más líquido del que generalmente pierdes. La recomendación es beber aproximadamente una taza de agua o de cualquier bebida NO azucarada y sin cafeína por hora. Sí si hace frío también aunque deberás tomar en cuenta que no sudarás a menos que (como mi pobre hijo) tu mamá esté enloquecida con el frío y te ponga tanta ropa que no puedas moverte.

b)    CUIDANDO TUS PIES: Por favor, mantén tus pies a una buena temperatura y sobre todo protegidos. El frío puede ser malo con nuestra piel. No andar descalzos es una buena recomendación siempre. Ya sabemos todos, porque lo hemos leído por todos lados, sobre lo importante que es revisar nuestros pies todos los días. No querrás en estos días congelados usar unos zapatos que puedan (además de congelar tus pies) maltratarlos.

c)     LLEVA TU IDENTIFICACIÓN: Quienes vivimos con diabetes DEBEMOS llevar siempre una identificación médica. Pero de verdad SIEMPRE. Esta identificación puede ser un brazalete o placa donde se indique que vivimos con diabetes. En lo personal las placas  me parecen horrendas. Yo encontré una forma discreta de llevar identificación y datos en una pulsera de metal y a un precio económico. Estas pulseras las venden prácticamente en todas las farmacias de hospitales grandes, el grabado tiene un costo adicional pero finalmente es una inversión que podrá ayudarte bastante en caso necesario. Si no cuentas con una, una simple hoja o tarjeta puede ayudar. En estas identificaciones los expertos sugieren que se lea tu nombre, un teléfono donde puedan localizar a alguno de tus familiares y que vives con diabetes. De esta foma si tuvieras algún accidente o un evento de hipoglucemia en el que perdieras el conocimiento, te darían la ayuda necesaria en tiempo y forma. 

d)    TU MEDIDOR: La única forma que tienes de saber si tu glucosa está dentro de rangos normales o no es utilizando tu medidor de glucosa. No olvides llevarlo contigo en todo momento. Ten en cuenta que durante las vacaciones decembrinas puedes hacer menos actividad física de la habitual y que seguramente tu alimentación sufrirá pequeños cambios. Lo de pequeños fue sarcasmo, sabemos que es horrendo. Más vale prevenir y medir con mayor frecuencia.

e)    INSUMOS ADICIONALES:  Si tienes planeado abandonar la ciudad no dejes de llevar en tu maleta todo lo que necesites para tus viaje y un poco “extra” de todo. En algunos lugares vacacionales es más complicado encontrar algunos medicamentos, jeringas y tiras reactivas para medidor. Procura llevar contigo lo que necesites para que no tengas que salir a buscar en un lugar que no conoces. Los expertitos sugieren que además lleves contigo una receta indicando lo que tienes que usar para tu tratamiento. 

Ahora bien, si no vas a salir también toma todo eso en cuenta. Ustedes creerían que como soy yo quien escribe este texto a mi no me pasan esas cosas. Y pues heme aquí sentada con medidor junto. Resulta que mi rutina descontrolada me hizo pensar que tenía insumos adicionales y cuál fue mi sorpresa que ya no tengo. Además de que casi lloro del susto al intentar pedir insumos y ver que no había nadie en la oficina que me los manda me merezco un gran #fail por no preveer. Afortunadamente tengo mi plan de "emergencias" y sé qué y cómo hacer para no tener problemas de aquí al 2 de enero que es cuando podré volver a pedir mis insumos. Si me preguntaran mi opinión creo que Medtronic no debería salir de vacaciones decembrinas porque los pacientes necios como yo la riegan con mayor frecuencia jajaja. Es broma, obvio necesitan vacaciones. 

f)    
Recuerda que las vacaciones son para relajarte y divertirte. Seguramente te divertirás más si te sientes bien por lo que tu control no deberá quedarse descansando. No olvides preguntar a tu equipo de profesionales al cuidado de la salud sus recomendaciones para tu descanso.

Referencias:

0