Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

11 nov. 2013

La hermosa, esplendorosa y magnífica pero delicada insulina. Cuidando de ella para que nos cuide.


Cada uno de nuestros medicamentos necesarios para el control de nuestra diabetes requiere de cuidados y formas de almacenamiento específicas. Es muy importante tener esto en mente si utilizamos insulina. La insulina no es una cháchara más que podamos almacenar cómo y dónde sea. Noooo, es  una princesa que requiere ser tratada como tal. Sí así como lees, debemos consentirla y acomodarla donde máaas le gusta....aquí algunos consejos que ya había publicado en la revista de la FMD pero que ahora pasan a este amable blog.
Almacenamiento de la insulina

Es importante que sepas que la insulina puede perder eficacia si no es almacenada de forma adecuada. Generalmente la insulina debe guardarse en el refrigerador cuando no la hemos abierto (entre 2 y 8 ºC). Coloca los frascos o los cartuchos en el área destinada a la leche, el yogurt o las verduras. Asegúrate de que tu insulina no se caiga o se congele.

Cuando ya empezaste a utilizar un frasco puedes guardarlo en un cajón de tu buró, recordando siempre que la insulina deberá permanecer a una temperatura menor a los 25 ºC por lo que si vives en una zona donde el clima sea muy caluroso, quizá prefieras guardarla todo el tiempo en el refrigerador.
Cuando vivía yo en el lejano pueblo yucateco esto era todo un tema. Al vivir en la ciudad acostumbraba guardar la insulina en un cajón de mi recámara una vez abierta. Claro queee, en la Ciudad de México mi habitación jamás llegaba a 40 grados centígrados. En Mérida la historia era otra, tenía que dejar la insulina en el refrigerador sin importar qué....con su precaución especial de revisar bien la temperatura de mi refri.
También es importante evitar exponer la insulina directamente a la luz del sol. Los gabinetes del cuarto de baño no son la mejor opción debido a que la temperatura varía mucho: se eleva durante el baño y desciende posteriormente. Eso depende de la temperatura a la que te bañes claro está pero aún así, no suena útil.

La insulina puede permanecer a temperatura ambiente (sin refrigeración) hasta por 30 días. (recuerda, siempre y cuando no vivas en el desierto, o en Mérida)  Después de este tiempo debemos utilizar un nuevo frasco sin importar cuánta insulina nos ha quedado. Utilizar la insulina de un frasco por no más de 30 días garantiza la efectividad de tu medicamento. Algunas personas prefieren la presentación de cartuchos sobre todo si utilizan poca insulina. De esta forma se desperdiciará menos insulina al tener que cambiar el frasco o cartucho después de 30 días.
Apariencia de la insulina

Las insulinas ultrarrápidas como lispro, aspart y glulisina (Humalog ®, Novorapid ® y Shorant ®), rápida, regular o R (Humulin R®, Novolin R® ) y de acción prolongada como glargina o detemir (Lantus® y Levemir®) , son cristalinas, totalmente transparentes. No deben verse turbias, amarillentas o tener partículas flotantes.

Las insulinas intermedias o NPH (Humulin N®, Novolin N®) y las mezclas (Humalog mix 25®, Humulin 70/30®, Novomix 30® y Novolin 70/30® tienen un aspecto lechoso y cuando están en reposo en los frascos debe apreciarse claramente una separación: en la parte de abajo observarás una sustancia blanca, más densa y en la parte de arriba son cristalinas sin partículas flotando o pegadas a las paredes del frasco. Cuando las rotes en tus manos para mezclarlas antes de inyectarte la insulina debe quedar una sustancia uniforme, sin grumos o burbujas. Si notas algún cambio de color o apariencia en la insulina, desecha el frasco o cartucho y adquiere uno nuevo.

Datos importantes de la insulina

Cuando recojas la insulina en la clínica o la adquieras en la farmacia debes revisar algunos detalles: Fecha de caducidad. Asegúrate de que la insulina no haya caducado o esté próxima a hacerlo. Si es así pide que se te entregue otra cajita. Te sugerimos que hagas esta revisión estando en la farmacia pues algunas tienen la política de no cambiar medicamentos una vez que han sido cobrados y entregados (sobre todo aquellas farmacias que tienen envío a domicilio).

Una vez en casa guarda la insulina en un lugar adecuado y lee las instrucciones. Nunca está de más leer las indicaciones adicionales y los comentarios que tienen los laboratorios sobre su producto.
Consejos para los viajes

Cuando viajes por carretera o cuando vayas a lugares calurosos puedes guardar tu insulina en una pequeña hielera o nevera portátil. También puedes usar una caja de material aislante (corcho) que conserva la temperatura. Existen productos especiales para transportar insulina en caso de que vayas a realizar un viaje largo. Actualmente también contamos con dispositivos tipo pluma que te permiten proteger tu insulina de las altas temperaturas y traerla siempre contigo.

Es muy importante darnos cuenta de la importancia de mantener a la insulina en buen estado. En este caso podemos decir que su cuidado es de vida o muerte. Suena dramatiquísimo sí, pero así es y ni modo.

Referencias consultadas:




Decálogo de los productos milagro, algunos puntos que hay que debatir.

No deja de estar de moda el intentar emplear productos naturales para el cuidado de varios padecimientos. Sin embargo, debes saber que NO todo lo natural es efectivo. De hecho siempre hemos sabido que los tratamientos médicos (a diferencia de la mayoría de los productos naturales) han pasado por protocolos de investigación que validan su efectividad en diferentes padecimientos.

Hace tiempo colaboré en la creación de un decálogo de productos milagro que fue publicado en las herramientas de comunicación de la Federación Mexicana de Diabetes, A.C. Aquí les comparto algunos de los puntos (no todos pues por supuesto se les invita a comprar la revista impresa con el artículo de dicho decálogo). Además, no he compartido el texto íntegro pues  me siento en la libertad de comentarlo amplia y quejumborsamente (como siempre) en este que es mi espacio personal y que está para compartir algunas cosas contigo. 


Un producto que hace todo:

Desconfía de productos que dicen curar un gran rango de padecimientos serios y que no tienen relación alguna entre sí, por ejemplo aquellos productos que dicen curar el cáncer y la diabetes. Hasta la fecha no existe un producto que trate TODOS los padecimientos y condiciones y peor aún, hasta la fecha NO hay un tratamiento que CURE la diabetes sin embargo hay tratamientos muy eficaces que nos ayudan a tener una buena calidad de vida.

Yo desconfío de todo lo que prometa cura o control de los niveles de glucosa en sangre. Ya hemos visto que lo que tenemos a la mano y que ha sido recomendado por nuestro equipo de profesionales al cuidado de la salud es lo que realmente funciona. Ya antes les he platicado sobre algunos complementos naturales y he insistido que como su nombre lo indica son precisamente eso: complementos. No debemos reemplazar nuestro tratamiento por ninguno de ellos aunque "el vecino, el compadre y la hija del chofer del autobús" aseguren que sus niveles de glucosa han mejorado considerablemente.

  Testimonios personales: Los testimonios personales son difíciles de comprobar. Con frecuencia estos son casos personales que han sido transmitidos de persona a persona. Un testimonio de este tipo generalmente es inventado. Además, no hay forma de comprobar si es verdad o mentira ya que en ocasiones se omiten datos como el nombre del paciente. 

¿De verdad existen esas personas? Si alguien indica que un medidor de glucosa es mejor que otro porque el dispositivo puncionador es más cómodo quizá podría creerlo pero...alguien que dijo que gracias a X fármaco natural redujo su índice de masa corporal sin que nos platique si hizo ejercicio o alguna dieta infrahumana es poco creíble. ¿no?


    Soluciones rápidas:
Desconfía de aquellos productos que indican que pueden curar rápidamente, sobre todo cuando de padecimientos serios y crónicos se trata. Aún con tratamientos probados, pocos padecimientos pueden tratarse con esa velocidad. Ten precaución con los productos que digan “en poco tiempo, en pocos días”. Es común que este tipo de productos utilice lenguaje ambiguo para librarse de batallas legales.

    Productos “naturales”:
No te dejes engañar por este término. En algunos productos milagro, el término natural nos hacer creer que el producto es inofensivo y que es más seguro que algunos productos farmacéuticos probados. Algunos productos naturales pueden utilizarse como complemento al tratamiento de la diabetes, sin embargo, recuerda no utilizar ningún complemento sin la previa autorización de tu médico.

    Productos que se ofrecen en correos masivos:
Evidentemente, debemos tener cuidado con las fuentes que visitamos y los correos que recibimos en los que nos ofrecen curas y medicamentos para la diabetes. Hoy por hoy sabemos que los grandes laboratorios raras veces ofrecen sus productos por correo electrónico y cuando lo hacen lo hacen por medio de páginas fiables y otras fuentes fidedignas. Algunos correos electrónicos aparecen con maravillosas ofertas y productos para distintos padecimientos, es mejor en todo caso acudir a una farmacia de cadena para comprar un producto de buena calidad.

    Tratamientos milagrosos :

Los productos que incluyan en sus leyendas frases como “cura milagrosa”, “”producto único”, “nuevo descubrimiento” resultan muy sospechosos. Si un medicamento fuese una cura real para un padecimiento serio como la diabetes, entonces sería anunciado en grandes medios, es decir, en revistas médicas, televisión y sería generalmente recetado por médicos especialistas. Estos productos sospechosos generalmente puedes encontrarlos en revistas o periódicos de poca circulación, o de chismes o en páginas web como promociones.





Y qué...

Felicidades a mi queridísimo glucolega (autor intelectual de ese maravilloso término) por su página que no deja de sorprenderme. http://midiabetes.cl/

Hoy más sorprendida que nunca veo un spot publicitario en su página. No pude dejar de aplaudir la iniciativa de ese laboratorio que tuvo la sensatez para escuchar a quienes han sido afectados por la diabetes para usarlo en sus mensajes de comunicación. El spot se cuenta sólo. No hay necesidad de explicar. Ojalá muchos siguieran su ejemplo. Felicidades Roche Chile....