6 may. 2014

Empoderamiento. La palabra mágica del mes.


Alguna vez, en algún lado, en algún artículo leía a Martha M. Funnell, cuyos datos biográficos omitiré en este post pero que es una gran Educadora en Diabetes (de las vacas sagradas diría mi coleguita Elena) escribir sobre el empoderamiento (empowerment). Yo desde entonces me preguntaba qué cosa sería que en todos los diplomados de educación en diabetes se  mencionaba pero que jamás había visto en práctica.

Como siempre, el sistema de salud mexicano (y seguramente en otros países en América Latina sucede igual) se encarga de atender complicaciones sin tomar en cuenta uno de los más grandes aspectos del cuidado de  una persona con un padecimiento crónico degenerativo: el área psicológica y los aspectos psicosociales.

No, esto no quiere decir que vayamos corriendo ahora mismo al Psicólogo, aunque para ser sincera sí creo que debería ser responsabilidad de todos y parte de nuestro cuidado, sino que quizá sería una excelente iniciativa incluir en el equipo multidisciplinario a un experto que supiera "empoderar" al paciente y trabajar en su automanejo y autocontrol para que los resultados fueran siempre los más óptimos. ¿Qué tal un sistema de salud con miras en el paciente y un trabajo colaborativo (equipo de profesionales al cuidado de la salud y pacientes al unísono) con el objetivo de crear planes de auto manejo?

Pero bueno ¿qué rayos es eso de empoderamiento y a qué viene todo eso?

Como Martha Funnell ha dicho en repetidas ocasiones, y como nosotros los críticos del cuidado de la salud hemos observado desde siempre, el éxito y los resultados en el cuidado de la diabetes en estas latitudes se juzgan por el grado de adherencia del paciente al tratamiento. Es decir, si  haces lo que el médico dice (sólo lo que él dice)  y sigues las instrucciones al pie de la letra tendrás buenos resultados aunque no des tu opinión y no te hagas responsable de tu propio estilo de vida. y a nadie le interese lo que pienses o dejes de pensar ¿Te gusta? A mí no me gusta en lo absoluto.  

La diabetes no es una receta tipo otorrinolaringólogo o dermatólogo donde te anotan lo que deberás untarte o echarte en el oído en horarios fijos y tres veces al día. Tampoco es como una limpieza dental  a la que asistes cada seis meses y el resto del año te olvidas y te ocupas exclusivamente de tu cepillo de dientes. La diabetes necesita cuidado continuo y necesita que tomemos decisiones  diarias INFORMADAS. ¿Si tuviéramos que marcar al médico cada vez que tuviéramos que ingerir alimento sería una locura cierto?

En México seguimos en la era de las cavernas en cuanto a Educación en Diabetes se refiere. He tenido la desgracia de asistir (y también en colaborar debo confesar) en cursos donde la educación está diseñada de forma tal que sólo se invite a la adherencia utilizando estrategias motivacionales para que los pacientes cambien. Pero, ¿queremos que cambien? ¿quieren ellos cambiar? ¿necesitan cambiar para tener buenos resultados?

Y entonces en esta larga e interminable historia llega el empoderamiento. Empoderamiento es un acercamiento centrado en el paciente y colaborativo. Se trata de ayudar al paciente a descubrir su capacidad de ser responsable de su propia vida, en este caso de su propia diabetes.

Como Martha Funnell menciona en este artículo cuyo link comparto aquí Funnell MM, Anderson RM: Patient empowerment: a look back, a look ahead. Diabetes Educ 29:454 -462, 2003 "se reconoce hoy en día que aunque los médicos son expertos en el cuidado de la diabetes, los pacientes son expertos en sus propias vidas" el empowerment reconoce que tener muchos conocimientos sobre diabetes no es lo mismo que tener muchos conocimientos sobre nuestra propia vida, estilo de vida, gustos y otras cosas y que por lo tanto nosotros los pacientes debemos ser los directores en la toma de decisiones en el manejo diario de nuestra diabetes.


La educación para el automanejo es la base del empoderamiento.

Estamos todos de acuerdo ¿verdad?

Lo que no sirve
No sirve de nada un curso donde me expliquen (por veinteava vez) qué es la diabetes, cuáles son los hidratos de carbono y cuáles son los 7 comportamientos saludables si eso no me dará herramientas para que saliendo del curso pueda yo ser capaz de tomar decisiones acertadas. Qué bueno que pueda yo recitar de memoria los nombres de las etapas del daño renal pero ¿qué acaso no sería más útil que me enseñaran a evitar que mis cifras de glucosa llegaran a números que afectarían mi funcionamiento renal? Yo creo que si. Pero ya saben que yo me quejo de todo.

La educación en diabetes no es un curso una vez al año, es y debe ser un esfuerzo constante, como la cita con el endo cada tres meses. Es donde se revisarán los objetivos glucémicos que ha propuesto el médico y donde se tomarán en cuenta los objetivos del paciente, sus gustos, sus creencias, las dificultades que ha tenido para conseguir resultados óptimos y donde podrá encontrar las herramientas que lo "empoderarán" en su automanejo.



Millones de gracias a Mila Ferrer por la invitación al videochat con Elena.

"Cómo ser un paciente empoderado". Pueden verlo aquí....




No dejen de visitar el canal de youtube de Mila contiene información muy útil.


0 comentarios: