Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

20 ago. 2014

Diabética cuenta su vida con insulina.

No, no estoy loca. Quizá cuando me molesto sueno un poco loca pero, les prometo que ya he visitado especialistas y me encuentran "normal". Usé este título porque voy a platicar con ustedes seriamente sobre una nota que he leído esta tarde. Ya, ya sé que aveces hay mucha polémica en si debemos o no usar el término "diabético". También se que a muchos de ustedes no les incomoda pero lo cierto es que incomoda a algunos y esa es razón suficiente para NO emplearlo a menos que sea para hablar de uno mismo ¿no?.

Así que disculpen, haré una crítica constructiva (enserio que intentaré que sea muy constructiva) de la nota. Ya sé que como siempre haré enojar a dos o tres personas que querrán hacer mi vida miserable vía web. Sepan que generalmente eso no me quita horas de sueño y que seguiré dando mi nunca pedida opinión. Sólo por que creo que puedo expresarme de manera libre y más si siento que de algún modo se me ha ofendido. Así que ahí vamos.

Yo no he dedicado 30 años de mi vida a defenderme de la diabetes tipo 1. He dedicado 30 años de mi vida a aprender, divertirme y claro, controlar mi diabetes, a ayudar a otros a aprender que esto no es jamás una sentencia de muerte y que con ciertas precauciones uno puede pasarla muy bien.  En esos 30 años he ido a la escuela, he ido de vacaciones, he asistido a fiestas infantiles, bodas, graduaciones, bares, cantinas, fiestas, he estudiado, he hecho una carrera  universitaria, un posgrado, me he casado y he tenido un hijo, es más sólo me falta ir a Disneylandia. No, no sólo he vigilado a la diabetes. También he vivido mucho. Como tú, como cualquier persona.

Afortunadamente para mi, el tema de la insulinodependencia (término además inexistente y deliberadamente mal empleado) es algo fenomenal. ¿Qué sería de nosotros si no tuviéramos el medicamento aquél a la mano? Ahora, eso de insulinodependencia me hace pensar en que tengo cierto tipo de adicción. Lo cierto es que dependo de ella. Si no la uso moriría, si no la uso no podría deleitarme de vez en cuando con una muy deliciosa galleta con chispas de chocolate. Ah sí, sí comemos chocolate. 

Vivo con una bomba de insulina que se llama Socorro. El nombre es obvio, siempre me anda salvando de vicisitudes de la vida diaria con diabetes, me salva de los antojos pues me permite de vez en cuando caer presa y ha hecho mi vida más sencilla. Aunque está conectada a mi cuerpo es amigable y se ha hecho buena vecina de mi teléfono celular y de mi hijo. Si ellos también están de alguna forma conectados a mi. No, no me estorba, ellos tampoco, es más aveces ni recuerdo que está ahí. Ella viaja en mi bolsillo casi imperceptible y si uso un vestido lindo procuro ponerle un mejor lugar. He nadado, saltado en paracaídas, me he subido a todos los juegos de los parques de diversiones, he escalado, he hecho recorridos en moto, me he aventado en las tirolesas y sip, esa maldita bomba de insulina siempre ha estado ahí. Estoy segura de que si fuera persona estaría muy agradecida. ¡Vaya que hemos disfrutado esta vida!

La verdad es que no tengo nada de qué quejarme. Jamás me quejaría de tener que usar insulina. Es insulina y la uso al igual que uso desodorante todas las mañanas, igual uso calzones todas  las mañanas y ni decir del sostén, también soy sostendependiente. 

Es que esta vida es como nos la queramos tomar. Podríamos en sentido estricto hacer una fiesta de gente con diversos traumas por que ¿quién ha dicho que ha sido sencillo? pero ¿quién ha dicho que es imposible? aquí estamos, estamos bien y esta dependencia es fenomenal. Lo mío no es solo la insulina, la dieta y el ejercicio. Lo mío es vivir y hacerlo bien. Disfrutar de mi familia, de mis amigos, de la vida en general. 

Si tienes hijos con diabetes tipo 1 hazles saber que la vida es maravillosa. Que afortunadamente para ellos ahora son tiempos mejores, que la tecnología está a nuestro alcance y que vivir con diabetes los hará diferentes siempre, más valiosos, más valientes, más decididos y sobre todo más guapos. Que la diabetes no tiene nada que ver con cómo somos ni hacia donde vamos, que la diabetes no detiene a nadie que no quiere ser detenido, que la diabetes no decide nuestro futuro pero que nos enseña a tomar decisiones informadas. Que la diabetes no asegura tener amigos pero asegura tener los mejores en caso de necesitar ayuda. Que la diabetes no somos nosotros. Somos únicos y somos personas.



Como siempre digo, el cambio debe iniciar por nosotros. Qué pasará cuando no haya nadie que te diga "caramba, de qué te quejas, estás de maravilla". 

Mientras tanto invitemos a crear conciencia de verdad. No conciencia a medias, no palabras llenas de lástima, esas no sirven a que otros cambien su estilo de vida ¿o sí?




12 ago. 2014

Que de la condición nos agarre la condición....

Me reconozco quejumbrosa de las campañas masivas. No me gustan, no me parecen personalizadas ni individualizadas y yo, como cuasi psicóloga, creo en la individualidad....a pesar de ello, y de todo, hay campañas que no dejan de sorprenderme por lo ciertas e incómodas. Finalmente, lo incómodo es lo que se queda grabado y que lleva con frecuencia a un cambio en el estilo de vida.

¿Cuántas veces me he quejado ya por aquí mismo de las campañas donde la diabetes es sinónimo de muerte, incapacidad, disfunción y otras maldiciones egipcias? Quizá mi queja sea a que creo que no todos compartiremos el mismo destino y que no aplica siempre el "mal de muchos" y que jamás me consolaría ver a otro en esas situaciones. Quizá mi queja sea porque creo que diabetes como palabra engloba miles de cosas además de gente con diferentes características corporales. Enserio. Sí lo creo. Sólo por eso, y porque  ya sabes que me encanta siempre decirle a la gente qué hacer y me considero una diva...te traigo hoy un lindo resumen que estoy segura apreciarás y compartirás porque igual que yo crees que NO TODOS SOMOS IGUALES. 


LOS 5 PUNTOS PARA UNA CONVERSACIÓN SALUDABLE CON ALGUIEN QUE VIVE CON DIABETES.

1. EVITA LAS CARAS. Ya lo sé, yo hago caras de todos. Dicen por ahí que mi ceja izquierda se levanta cuando escucho algo fuera de lugar. Lo mismo pasa cuando alguien me escucha comentar que vivo con diabetes. Sus caras se transforman. No entiendo por qué. Estoy casi segura de que yo hago las mismas caras cuando me entero de que esa persona no terminó la licenciatura. O cuando me dicen que esa persona gana más que yo trabajando menos que yo. Aún así, quienes vivimos con diabetes somos realmente sensibles, por favor evita las caras.

2. TU ABUELITA Y TU VECINO. Disculpa si sueno un poco altanera pero. ¿Tengo cara de que me importe tu abuelita? ¿Tengo cara de agobio por el destino de tu vecino? Ustedes saben que generalmente todo quien vive con diabetes me preocupa, me agobia y también me enloquece pero si pretenden contarme historias sobre cómo su abuelita falleció luego de usar insulina durante dos meses sepan que mi ceja llegará al techo y haré caras y comentarios de desaprobación. Por favor, eviten comentar con sus amigos que viven con diabetes sobre OTRAS personas con diabetes a menos que sea algo padre que contar. Jamás de la abuelita.


3. DE LAS PLANTAS Y OTROS BICHOS. Sí gracias, ya leí todo acerca del Neem. No gracias, no dejaré mi tratamiento actual para utilizar algo natural. Yo no digo que no funcionen, enserio jamás lo he aseverado, estoy de hecho segura que las investigaciones del IPN (inserte mi ceja de sarcasmo aquí) al respecto son muy serias y que seguramente en un par de años me convencerán de aventar por la ventana la microinfusora y utilizar nopal y neem pero...por lo pronto prefiero gastar miles de pesos al año en estos tratamientos que prometen conservar mi estado de salud como está: perfecto. Hay quien cae ¿sabes? así que si ya te platicaron de una hierba maravillosa, olvídalo no me lo cuentes. De hecho, no le platiques a nadie que viva con diabetes y que pudiera suspender su tratamiento y pasarla mal por hacerse un té. Gracias, pero no gracias.

4. DE LOS PROBLEMAS MENTALES QUE AFECTAN AL CUERPO. tampoco digo que no pero...no hay evidencia clínica al respecto. En clase con frecuencia escucho: debemos controlar el estrés de los pacientes, el susto  y el agobio genera problemas de salud (entre los cuales la maestra siempre menciona la diabetes). Ya agoté todos los recursos para explicarle que la diabetes no da por un susto. El diagnóstico puede presentarse después de un susto en el que se liberan hormonas contrarreguladoras de la insulina (adrenalina y cortisol entre muchas otra) pero....no da por el susto, ni por el estrés. Así como el cáncer no da por tristeza. Enserio, lean y verifiquen fuentes. No hay nada más cansado que intentar explicarle a alguien con un doctorado de qué se trata eso del susto  y la diabetes (y el bolillo). Tampoco da diabetes por choques, hace poco leí (no diré donde porque luego se alteran e intentan demandarme como mis amigos de Sucanon) de alguien que visitó a un osteópata y que ese mismo profesional de la salud le comentó que la diabetes pudo haber sido causada por un choque....sí, así como usted lo lee. No, no fue por golpearse el páncreas con el volante, fue del estrés del choque. Citaré textual a continuación gracias a copy paste "el sentimiento de culpabilidad emocional posterior, trauma o incluso que alguna de las vértebras por las que pasa la energía que conecta con el páncreas se bloqueara" disculpe pero....que bárbaro.

5. DEL GENERADOR. El fin de semana fui testigo de la generación. De la impresión que causa en otros no verse "normal" y miren que definir normal es todo un tema estadístico que no abordaremos en blogger de ninguna manera. En mi última visita a Reforma222 (edificio de oficinas con centro comercial) una señora me detuvo para preguntar qué era lo que estaba pegado en mi brazo (quickset de microinfusora de insulina). Generalmente doy respuestas amplias pero la gente aveces me sorprende. La imprudencia es un mal muy común y la poca paciencia es una de mis más grandes virtudes así que respondí "ah, es un generador" ¨¿un generador?" insistió ella. Yo aseveré "sí, es un generador...de preguntas". Luego en un tono menos burlón dí una muy breve explicación tipo comercial de esos que nunca me paga Medtronic y ella se fue muy contenta. Debemos aprender a respetar al otro, con sus diferencias, sus cánulas, sus tatuajes y su diferencia personal. Qué mundo este en el que no sólo no se respetan las creencias políticas, religiosas y los estados de salud sino que creemos que "normales" solo somos nosotros. Aprendamos.

Todo esto empezó siendo un post de campañas negativas, mismo que prometo retomar, por lo pronto analicen y ayúdenos a compartir, así las conversaciones con nosotros serán más divertidas.