Es hora de Taekwondo.

Debo confesar que el ejercicio y yo aveces tenemos mala relación. Y es que lo mío lo mío es salir a andar en bicicleta pero esta ciudad tan llena de gente y automóviles me da mala espina así que esa actividad se ha siempre visto limitada.

Como siempre he dicho, hablar de diabetes lo puede hacer cualquiera y es más, hasta tomar un curso de Educadores en Diabetes. A la hora de la hora se necesitan muchas otras cosas para ser un buen educador y quizá una que vale la pena destacar es la CONGRUENCIA.

¿Cómo luego entonces uno se la pasa dando instrucción: come bien, mide tu glucosâ, vigila los alimentos, realiza ejercicio sin hacer ejercicio? FALTA DE CONGRUENCIA.

Y fue en ese intento que acabé en clases de Taekwondo. Hubo muchas cosas que no tomé en cuenta como y a la hora del combate ¿dónde va a ir a parar mi bomba de insulina? y si corro las quince vueltas prescritas ¿cómo amarro la bomba de insulina?

Luego de un par de semanas de ejercicio extenuante puedo decir que he observado las ventajas. Y es quizá el más claro ejemplo de la Gran Prueba Azul aunque este ejercicio no dura 15 minutos sino 90.

Cada año procuro publicar la invitación. En verdad se me hace  una gran forma de enseñar que la actividad física no sólo ayuda en el control de peso sino en el control de los niveles de glucosa en sangre.  Además, con el registro de tus datos podrás analizar de cerca el impacto y ayudar a alguien que lo necesite.



Afortunadamente para mi, en mi clase de Taekwondo hay otra persona con diabetes. Esta otra persona también lleva una microinfusora de insulina (hecho que además es poco probable en una ciudad como esta) que también se esconde bajo la ropa o algún cinturón. Juntas hemos ido aprendiendo. En lo que son peras o son manzanas y yo aprendo a dar unas buenas patadas aquí unos breves consejos si inicias con una rutina de ejercicio.

Y AQUÍ, UNOS CONSEJOS.

1. INFORMACIÓN VITAL. Ya lo sé, algunos tienen diabetes de clóset. De esa diabetes que vive escondida. Bueno, un muy mal lugar para esconderla es el gimnasio o las clases de Taekwondo. Sé sincero, habla con tus compañeros y entrenador, hazles saber que vives con diabetes y quizá un curso rápido de "emergencia en  hipoglucemia" sea prudente. Llevar además contigo datos de contacto en caso de emergencia es vital. No omitas esta información, cuando menos lo pienses esta sinceridad podría salvar tu vida.


2. PANTS Y TENNIS. No soy reina de la moda. Con trabajos me quito los jeans y las botas de uso rudo pero llevar ropa cómoda y zapatos adecuados hacen una gran diferencia. No en vano leemos por todos lados noticias horripilantemente negras y depresivas de lesiones en el pie.  Protejamos en la medida de lo posible nuestros pies con zapatos adecuados para el tipo de actividad que vamos a realizar y llevemos ropa cómoda y por qué no, fresca.


3. CALENTAMIENTO. Evitemos lesiones. Preparar el cuerpo para la actividad que viene es importante, llega puntual para que puedas realizar estas rutinas y así tu cuerpo no sufra lesiones durante el entrenamiento. En el caso de nosotras recién llegadas al Taekwondo el calentamiento prepara nuestra frecuencia cardiaca y nuestro estado de ánimo. Sin el calentamiento sería complejo aprender a dar patadas.


4. AGUAS CON EL AGUA. Yo confieso: lo mío, lo mío no es el agua pero en clase se hace mucha énfasis en tomar agua. Nuestro "Sabonim" (profesor honorable) nos ha indicado que el agua es lo que nos mantendrá adecuadamente hidratados durante la clase. El agua actúa como lubricante para los músculos, articulaciones y órganos vitales. Es necesaria para tener energía ya que es la forma en la que se transporta el oxigeno y la glucosa en el organismo. Los músculos necesitan agua para su fuerza y elasticidad. Desconozco si todo es así de cierto, pero sin duda la sed es algo importante y deshidratarse luedo de soltar patadas durante hora y media no parece divertido. 


5. MEDIDOR EN LA BOLSA: La glucosa es un tema. Durante mis primeras clases no tenía mucha información sobre la cantidad de mg/dl que descendería mi glucosa durante la actividad física y dos clases tuve que hacer una pausa a la mitad para revisar con medidor en mano. En todas las clases he iniciado con una glucosa relativamente elevada (bastante para mis promedios habituales) entre 160 y 170 mg/dl. No he optado por hacer una corrección con insulina de estas cifras y he observado con felicidad como descienden con la actividad física. Como siempre digo, la diabetes es única, los controles y metas son únicos, no todo mundo tendrá este descenso por lo que es importantísimo siempre hacer una prueba antes de iniciar "con todo". Así podrás no sólo ver el beneficio sino además analizar el impacto del ejercicio y tomar precauciones en caso necesario. No olvides llevar el medidor en tu bolsa. En el auto no sirve para nada, mejor llevarlo consigo.





  1. Acomodar una microinfusora de insulina a la hora de dar patadas representa un reto importante y no puedo imaginarme todavía dónde voy a acomodarla cuando sea hora de "combate". Lo mejor en todo caso es estar preparado. 
Como sea, acércate a tu equipo, finalmente no sólo Taekwondo es ejercicio hay otras opciones y encontrar una que te guste puede hacer una gran diferencia. Finalmente los pilares para el cuidado de la diabetes existen por algo y está en nosotros como individuos hacer lo que esté a la mano (o a la patada) posible para mantener al monstruo azul a raya.
0