17 jun. 2015

¿El dolor es opcional?¿Dónde dice?

Hace unos días manteníamos una discusión acalorada todos los implicados en el vaivén de redes sociales y diabetes en español (#diabetesLA) Y es que no logramos aún ponernos de acuerdo. ¿La diabetes duele? En lo particular confieso que la mía duele aveces. Y no es que este dolor me ocasione sufrimiento, aveces me causa risa (por eso de mejor reír que llorar). Pero de que duele, duele. 

¿Será que cada uno de nosotros tiene una definición diferente además de la que dicta el diccionario Larousse para dolor? Con frecuencia he tenido que explicar a personitas en edad infantil cómo aplicar una inyección de insulina. Lo primero que me preguntan es "¿Oye pero eso duele?" Yo no sé ustedes pero en un niño esa sensación tan displacentera de picarse con un "coso" metálico es dolorosa. Saber que ya no se podrá uno deleitar horas enteras frente al televisor a comer lunetas también es doloroso. Es doloroso saber que los cuidados y las responsabilidades no tienen fin y también es doloroso saberse "diagnosticado con algo". La pérdida de ese estado de confort que conocíamos como "salud" es un proceso doloroso al que llamamos duelo. 

Claro, cada quien lo asimila de distinta forma, cada quien vive su propio duelo y cada quien modifica sus conductas de diferentes formas para hacer frente y adoptar su nuevo "yo con diabetes". Con los años uno aprende a hacerlo una rutina y el disconfort físico se vuelve parte de una serie de pasos hasta que deja de doler (dolor físico obviamente).

Pero, ¿y el dolor mental? ¿y el cansancio que trae consigo el desgaste físico de estar 24 horas de los 365 días del año vigilando a este nuevo "algo"? Y es que claro, cuando de diabetes se trata los primeros meses e incluso años perdemos de vista el estado emocional de la persona. Estamos preocupados en aprender sobre diabetes, insulinas, alimentación, días de enfermedad, cuidado de los pies, una lista enorme, y con frecuencia nos olvidamos de nosotros mismos. 

Perder la enfermedad debe verse como un proceso que necesita acompañamiento de expertos en salud mental. La tanatología no exclusivamente se avoca a la pérdida de la vida sino la pérdida de la salud ya que esta también es un duelo. La enfermedad no sólo son signos y síntomas sino también es deterioro en la salud mental de la persona. En ese sentido, la diabetes aveces duele. La enfermedad (y no sólo la diabetes sino todas) deben trabajarse no sólo teóricamente sino clínicamente.....

Así es como, después de meditarlo creo que debo diferir. A mi en lo personal no me duele. He aprendido, sobrellevé un duelo adecuado y ahora ya acostumbrada puedo incorporarme de manera saludable a cualquier ambiente con mi pesadísima carta de presentación. Sin embargo, me duele la enfermedad de otros, no puedo permanecer ajena, me duele la cara de sorpresa de mi hijo cuando ve que tengo mal día, me duele el cansancio que trae consigo una glucosa alta y creo sin embargo que este dolor tan sano me recuerda que soy un individuo, como todos mortales, como todos con fallas, como todos con defectos y que ser vivo no siempre es dulce, aveces hay dolor, cansancio y un sin fin de emociones que no nos han enseñado a trabajar.

Somos tan distintos y tantos en el mundo que la opinión contraria es siempre bienvenida. Por supuesto que el sufrimiento es opcional. La mayoría hemos decidido no ser víctimas y tomar al toro por los cuernos pero....¿enserio? ¿jamás te ha dolido? Tengo mis dudas. ¿Quizá ya hemos repetido tantas veces "no me duele, no me duele, no me duele" que al final lo hemos logrado?

No lo sé, estoy segura que de preguntarle a mi madre dirá que mi diabetes le duele enormemente. A mi no me hace atormentarme, claro que me duele....por más que lo piense claro que me duele. 

¿Y a ti?