Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

23 sept. 2015

Desastres naturales, emergencias y #diabetes

No, a nadie nos gustan los desastres naturales. Aún tengo recuerdos del terremoto que vivimos en la Ciudad de México y que justamente conmemoramos el pasado 19 de septiembre. Los daños fueron incontables y perdimos a mucha gente. No era una ciudad preparada para ese tipo de desastres y mucho menos nosotros estábamos preparados para hacerle frente. Sí, yo tenía 6 años pero todavía me acuerdo y no es algo placentero.

Después de ese terremoto en esta ciudad aprendimos a actuar con rapidez. En las escuelas se nos enseñó y sigue practicándose con mucha frecuencia a evacuar edificios y a buscar áreas seguras. Pero ¿y en casa? si me preguntan a mi seguimos sin estar del todo preparados.

Y claro, sobra destacar la importancia del botiquín de emergencias. ¿Y si vives en una ciudad donde los temblores pueden convertirse en terremotos y debes salir corriendo para evacuar y proteger a los tuyos? ¿Y si vives con diabetes?



Aquí mis sugerencias para el botiquín. Sepan que yo lo tengo muy a la mano y aunque es algo grande contiene lo que necesitaría en caso de no poder volver a casa pronto. Notarás que sólo hay cosas para el cuidado de la diabetes. Mi botiquín contiene muchas otras cosas para ayudar a los míos que no necesariamente tienen que ver con diabetes y que evitaré comentar por falta de espacio. Y para no aburrirte. 




a) Plumas de insulina: yo uso una microinfusora. Sin embargo en mi botiquín de emergencias hay plumas de insulina (basales y bolos) nunca se sabe si por salir con tranquilidad pero paso acelerado vas a lastimar la microinfusora.



b) Medidor de glucosa y tiras: mi medidor siempre está en mi bolsa. Pero en la noche está junto a mi buró. Tengo uno extra para las emergencias y por si se descompone. El medidor extra está en mi mochila llamada "agarra y corre". Lo de correr es broma, no corro, no grito y no empujo en ninguna emergencia.



c) Insumos: La microinfusora es un tema, necesita de ciertos insumos que no me gustaría no tener en una emergencia. Sets de infusión, reservorios para cargar la insulina y pilas. No guardo sensores pues son muy costosos en mi país y sólo utilizo uno de vez en cuando.  



d) Gel antibacterial: me ha pasado. Se poncha la llanta del auto, claro que soy una inútil y jamás aprendí a cambiarlas. Nunca he tenido la fuerza suficiente pero cuando bajas del auto y revisas es inevitable quedar con las manos grises. El gel para la limpieza de las manos antes de la medición de la glucosa es vital. Imagina en un temblor, sales corriendo te aseguras de estar en un lugar donde no corras peligro, te asustas y entiendes que es momento de medirte pero tienes las manos sucias. Gel antibacterial, al menos a mi siempre me rescata.



e) Hidratos de carbono: Importantísimo traer consigo fuentes de 15 gramos de hidratos de carbono. Dulces pequeños, tipo sugus, bolsitas de miel, o pastillas de glucosa si en tu país existen. No querrás no poder entrar a tu casa a sacar tu colación en una emergencia. Más vale traer alimentos. Y en caso de no necesitarlos habrá alguien más nervioso que tú que los necesite.

f) Identificación: en mi botiquín hay copia de la de todos en esta casa. Sin embargo, en la mía se indica claramente que vivo con diabetes en letras grandes y rojas. Además siempre llevo conmigo una pulsera que tiene mis datos personales, incluyendo mi tipo de sangre, mi tipo de diabetes y el número de mi médico. 

g) Los curitas, las venditas y los cositos para los raspones: No sé tu pero, yo me he caído: de la bici, de la escalera, bajando del auto, con las bolsas del súper, atorada en la correa de mis perros, etc, etc, soy un ser de caídas. Imagíname ahora desalojando un departamento. Sí, me caigo, sí, con relativa frecuencia y creo que lo heredé y mi hijo tiene la misma habilidad aunque el si puede levantarse como si fuera acróbata del Cirque du Soleil. El punto es, preferirás llevar en tu botiquín algo por si te sale sangre.

Como te comenté muy al principio, estoy segura de que este botiquín sigue incompleto y que faltan muchos artículos que salvarían mi supervivencia en el Apocalipsis. Pero, ojalá lo encuentres útil.






21 sept. 2015

Diabetes tipo 1 distinta a la diabetes tipo 2. Conoce el tipo.

En la televisión, en el periódico, en las redes sociales, en las campañas de gobierno, en las escuelas, en los hospitales mismos, la diferencia no es clara en ninguno de esos sitios. 

El término empleado para describir la primera causa de muerte en México es "diabetes". Pero en pocas ocasiones veo cómo se aclara que se trata de diabetes tipo 2 y no de otro de los varios tipos de diabetes que quedan en la lista. Y claro, no puede ser enteramente culpa del medio, sino de que en general no se tiene idea de cuáles son las diferencias entre los tipos de diabetes y enterarse de todas las diferencias de todos los padecimientos sobre los que escriben es imposible ¿no? 

¡PUES NO!

La diabetes tipo 2 es el padecimiento crónico que cuesta más vidas al año en México. Es además el padecimiento que tiene prácticamente colapsado al sistema de salud mexicano.

De acuerdo con estimaciones realizadas en 1991, y estoy citando textualmente, (Philips et al, 1992) el costo de la diabetes en México fue de 430 millones de dólares, 100 millones por costos directos (15 millones correspondientes a control metabólico y 85 a servicios adicionales), y 330 millones de dólares por costos indirectos, cabe señalar que el costo global de esta enfermedad ascendió a 600 millones de dólares. 

Por supuesto que ahí no se indica si se trata de diabetes tipo 2 pero, si tomamos en cuenta que sólo cerca del 10% o menos del total de personas con diabetes son tipo 1, imaginaremos que están hablando de diabetes tipo 2. Siendo ese el panorama, me sigue sorprendiendo que no estudien más este padecimiento los encargados de las notas de salud y sus diferencias importantes.

Si bien comparten el mismo nombre, el apellido es distinto  y es ahí donde radican las diferencias. Así que hoy, para ustedes, un breve resumen que les suplico compartan en sus redes sociales para que ayudemos a que la forma en la que se habla de las diabetes cambie en nuestros países y seamos claros brindando información de calidad.

1. DIABETES TIPO 1: Este es un padecimiento crónico degenerativo. Normalmente se presenta en edades tempranas y obedece a un problema inmunológico. No hay nada en el mundo que pueda detener ese proceso en el que las células que producen insulina en el páncreas sean destruidas por el propio cuerpo. No tiene nada que ver con estilo de vida y mucho menos con obesidad. Se desconocen las causas por las que aparece pero sabemos que cada vez hay más diagnósticos. En México no se sabe cuántas personas con diabetes tipo 1 hay. Si me preguntan, dificilmente lo sabremos pues nadie se ha tomado la molestia en contarlas. (ese comentario era innecesario disculpen). 

Las personas con diabetes tipo 1 necesitan entonces insulina inyectada para sobrevirir. Como en otros tipos de diabetes, la principal característica de este padecimiento son las concentraciones elevadas de glucosa o azúcar en la sangre. 

El tratamiento es verdaderamente complejo y costoso e incluye herramientas a las que no todas las personas diagnosticadas tienen acceso. (medidores de glucosa, insulinas de nuevas generaciones, fármacos, microinfusoras de insulina).

LA DIABETES TIPO 1 NO PUEDE PREVENIRSE. TAMPOCO PUEDE CURARSE. 


2. DIABETES TIPO 2: Claro, uno creería que sólo al tener sobrepeso y no hacer ejercicio aparece la diabetes tipo 2. Efectivamente, son  factores de riesgo pero no son las únicas causas, también hay predisposición genética y muchas otras cosas por las que aparece. 

Este tipo de diabetes en algunos casos puede prevenirse y ahí es donde entra el estilo de vida saludable (comer adecuadamente, realizar actividad física, no fumar, etc) y la revisión periódica de los indicadores metabólicos.

Este es el tipo de diabetes del que mayormente se habla en medios. Este es el tipo de diabetes a la que se refieren con sus campañas de comer saludablemente aunque pongan niños delgados en las fotos. 

Las diabetes comparten características y algunos puntos de su tratamiento. Comparten hábitos de alimentación, actividad física  y el trabajo en equipo con familia y profesionales de la salud. Comparten tener la falta de acceso a los insumos necesarios en México y la falta de actualización de los sistemas de salud, los profesionales mismos, y los medios.

Ayúdanos a crear diferencias en nuestros países. Empecemos a escribir correctamente. 


fotografía https://www.facebook.com/RCDiabetesT1

Aquí puedes consultar las colaboraciones de los miembros del colectivo #diabetesLA en esta misma campaña. Si has escrito algo al respecto o has compartido algo por favor háznoslo saber para compartir tu opinión. 

a) Elena Sainz de Educadies. Diabetes, siempre tiene apellido. 

b) Mila Ferrer de Jaime mi Dulce Guerrero Un nuevo medicamento para la diabetes. Espera, ¿cuál diabetes?


d) Paulina de Pau Dulce Madre Diabetes Cercanas de Cualquier Tipo



f) Melissa de Con Extra de Azúcar La buena, la mala, la invisible 

7 sept. 2015

El lado humano de la diabetes y sus complicaciones.

Por supuesto, todas las enfermedades crónicas degenerativas necesitan el abordaje multidisciplinario: endocrinólogo experto, nutrióloga experta, educador en diabetes experto, podólogo experto, oftalmólogo experto, etc, etc. 


Pero ¿y mi salud mental? ¿no necesito también un experto? 
Imagínate que un día despiertas y te dan una lista como la siguiente, sin descripción de ningún título de cosas y puntos que deberás hacer por el resto de tu vida (sea lo larga y feliz que sea)


1. Medir tu glucosa
2. Elegir tus alimentos
3. Pesar tus alimentos
4. Calcular el efecto que tendrán en tu glucosa esos alimentos
5. Inyectarte insulina (el número de veces que sea necesario, de los tipos de insulina que sea necesario)
6. Medir tu glucosa en sangre (el número de veces que sea necesario  o el número de veces que permita tu bolsillo)
7. Revisar tus pies (sí, todos los días)
8. Hacer ejercicio (también, todos los días)

y seguramente me faltan muchos puntos en esta lista gigante...



Claro, lo complicado no es hacer todo eso. Sino hacerlo sin quejarse, sin llorar, sin importar que los otros te miren, y sonriendo todo el tiempo.



Y es que mi punto es, yo quiero evitar complicaciones, igual que tú, igual que tu hij@ con diabetes pero ¿y mi salud mental? ¿y mis emociones y sentimientos? ¿dónde quedan?


Estoy totalmente convencida de que la comunidad en línea debe sacar este tema de las sombras.

Vivir con diabetes es ya un gigantesco reto. ¿Vivir con diabetes y complicaciones? Vaya travesía y sin atención a nuestra salud mental. Seguramente tu peor miedo, al igual que el mío y al igual que el de tu hijo son las complicaciones pero. ¿Es en verdad el fin del mundo? ¿el fin de nuestra historia? ¿el fin de nuestra vida? Difiero y aquí comparto.

Así que, sin más preámbulo aquí unas recomendaciones de alguien que aprende de este mundo de las complicaciones. Hablemos de ellas, hablemos entre nosotros. 

1. ¡TRANQUILO!: te lo digo yo, el ser menos tranquilo del mundo de la diabetes pero. Meditar, respirar, pensar, buscar información son todos consejos que no pueden llevarse a cabo mientras gritas y te retuerces en el piso. Busca información. Distingue fuentes reales de no reales, claras de no claras y sobre todo acércate a personas que ya hayan sido diagnosticadas con esa complicación. Nada más enriquecedor que los consejos de otros para tu día a día. 

2. EQUIPO INMEDIATO: tú eres la estrella de un equipo de profesionales. Claro, ellos saben qué hacer con cuáles medicamentos pero el que decide eres tú. Pregúntales, su trabajo y obligación es responder todas tus dudas y responder lo que pasará contigo y tu vida en el futuro con los tratamientos que sugieran.

3. ¡UNO, DOS, TRES, FAMILIA!: Ya lo sé, no todas las familias funcionan de igual forma. Pero vaya, el apoyo del entorno en el que te encuentres es vital. Familia, amigos, compañeros de trabajo, escuela, tu comunidad en línea. Da el aviso de forma tranquila y cuando estés listo. No tienes la obligación de hablar de tus complicaciones con todo mundo. Hazlo con quien más confianza tengas y en algún momento en el que te sientas preparado. Aunque no sean expertos en diabetes son expertos en tí, te conocen y quizá un fuerte abrazo o unos chistes te ayuden a dar vuelta al tema por unos momentos.

4. PLANEA: Sabemos bien que como buena persona con diabetes tu vida lleva más planeación que la de otros (motivo por el cual te aplaudimos) pero planear tus actividades si ya vives con alguna complicación harán de tu jornada algo menos complejo. 

5. HÁBLALO: No tienes por qué avergonzarte. No siempre está en nuestras manos el poder evitar complicaciones. Depende de muchas cosas, momentos y situaciones. Hablarlo no te hará menos valiente o menos educado en diabetes. Hablarlo te hará recibir consejo de personas que quizá hayan pasado ya por lo mismo y juntos podremos aprender de los pares.

Busca información del colectivo #diabetesLA
Esta semana la dedicaremos a hablar de complicaciones. Es tiempo de hablar de ellas.

4 sept. 2015

Yo, modo vacación.


Y es que sí, mañana me esperan unas vacaciones. Después de años sin salir de vacaciones. De pronto intentar ser activista de una que parece causa perdida es agotador. Me he cansado inumerables veces de alzar la voz para que otros intenten callarme. Me cansa ver que otros, diagnosticados con cosas que conozco como la palma de mi mano mueren sin tener "ni vela en el entierro".

Es, definitivamente un tema agotador. Quienes vivimos en esto y con esto empezamos sin que nos advirtieran salvo el "no, no se cura". Pero nadie advirtió que era un trabajo sin final. 24 horas los 365 días míos y de los míos. Claro, ahora lo sabemos pero ¿alguien te lo dijo? ¿Alguien te advirtió que habría días en los querrías salir corriendo y gritar: !MEREZCO VACACIONES!

Estoy segura de que los médicos no estarán de acuerdo pero, ¿qué sería de mi si un día al año decidiera darme vacaciones? Mis vacaciones consistirían quizá en comerme ese helado que he visto cientos de veces y que jamás he comprado. Yo digo, es una vacación y por supuesto sé que sólo podría hacerlo una vez al año sin descuidar jamás mis niveles de glucosa en sangre. Esa vigilancia no tiene vacaciones pero...quizá también en vez de medir mi glucosa 13 veces al día lo haría seis. No lo sé, no he tenido vacaciones. 

Y aún así, a pesar de la vacación regresaría a la misma rutina. La misma monótona, cansada y fastidiante rutina que nadie te dio a elegir. Siempre digo que mi suerte es tal que jamás me saco nada en las rifas y sorteos. Salvo diabetes tipo 1, un día esa si me la gané y hay días como hoy en los que estoy segura que MEREZCO VACACIONES.

Si eres papá de un pequeño con diabetes debes saber que no tienes gran cosa de qué preocuparte. Los niños con diabetes maduramos bien, somos valientes, nada nos detiene, somos guerreros. Preocúpate tú que no tendrás un sólo día de vacación pero....¿disfrutarías tanto de la vida si no supieras que es tan frágil?

¿Qué harías tú, si tuvieras ese día de vacación?