7 sept. 2015

El lado humano de la diabetes y sus complicaciones.

Por supuesto, todas las enfermedades crónicas degenerativas necesitan el abordaje multidisciplinario: endocrinólogo experto, nutrióloga experta, educador en diabetes experto, podólogo experto, oftalmólogo experto, etc, etc. 


Pero ¿y mi salud mental? ¿no necesito también un experto? 
Imagínate que un día despiertas y te dan una lista como la siguiente, sin descripción de ningún título de cosas y puntos que deberás hacer por el resto de tu vida (sea lo larga y feliz que sea)


1. Medir tu glucosa
2. Elegir tus alimentos
3. Pesar tus alimentos
4. Calcular el efecto que tendrán en tu glucosa esos alimentos
5. Inyectarte insulina (el número de veces que sea necesario, de los tipos de insulina que sea necesario)
6. Medir tu glucosa en sangre (el número de veces que sea necesario  o el número de veces que permita tu bolsillo)
7. Revisar tus pies (sí, todos los días)
8. Hacer ejercicio (también, todos los días)

y seguramente me faltan muchos puntos en esta lista gigante...



Claro, lo complicado no es hacer todo eso. Sino hacerlo sin quejarse, sin llorar, sin importar que los otros te miren, y sonriendo todo el tiempo.



Y es que mi punto es, yo quiero evitar complicaciones, igual que tú, igual que tu hij@ con diabetes pero ¿y mi salud mental? ¿y mis emociones y sentimientos? ¿dónde quedan?


Estoy totalmente convencida de que la comunidad en línea debe sacar este tema de las sombras.

Vivir con diabetes es ya un gigantesco reto. ¿Vivir con diabetes y complicaciones? Vaya travesía y sin atención a nuestra salud mental. Seguramente tu peor miedo, al igual que el mío y al igual que el de tu hijo son las complicaciones pero. ¿Es en verdad el fin del mundo? ¿el fin de nuestra historia? ¿el fin de nuestra vida? Difiero y aquí comparto.

Así que, sin más preámbulo aquí unas recomendaciones de alguien que aprende de este mundo de las complicaciones. Hablemos de ellas, hablemos entre nosotros. 

1. ¡TRANQUILO!: te lo digo yo, el ser menos tranquilo del mundo de la diabetes pero. Meditar, respirar, pensar, buscar información son todos consejos que no pueden llevarse a cabo mientras gritas y te retuerces en el piso. Busca información. Distingue fuentes reales de no reales, claras de no claras y sobre todo acércate a personas que ya hayan sido diagnosticadas con esa complicación. Nada más enriquecedor que los consejos de otros para tu día a día. 

2. EQUIPO INMEDIATO: tú eres la estrella de un equipo de profesionales. Claro, ellos saben qué hacer con cuáles medicamentos pero el que decide eres tú. Pregúntales, su trabajo y obligación es responder todas tus dudas y responder lo que pasará contigo y tu vida en el futuro con los tratamientos que sugieran.

3. ¡UNO, DOS, TRES, FAMILIA!: Ya lo sé, no todas las familias funcionan de igual forma. Pero vaya, el apoyo del entorno en el que te encuentres es vital. Familia, amigos, compañeros de trabajo, escuela, tu comunidad en línea. Da el aviso de forma tranquila y cuando estés listo. No tienes la obligación de hablar de tus complicaciones con todo mundo. Hazlo con quien más confianza tengas y en algún momento en el que te sientas preparado. Aunque no sean expertos en diabetes son expertos en tí, te conocen y quizá un fuerte abrazo o unos chistes te ayuden a dar vuelta al tema por unos momentos.

4. PLANEA: Sabemos bien que como buena persona con diabetes tu vida lleva más planeación que la de otros (motivo por el cual te aplaudimos) pero planear tus actividades si ya vives con alguna complicación harán de tu jornada algo menos complejo. 

5. HÁBLALO: No tienes por qué avergonzarte. No siempre está en nuestras manos el poder evitar complicaciones. Depende de muchas cosas, momentos y situaciones. Hablarlo no te hará menos valiente o menos educado en diabetes. Hablarlo te hará recibir consejo de personas que quizá hayan pasado ya por lo mismo y juntos podremos aprender de los pares.

Busca información del colectivo #diabetesLA
Esta semana la dedicaremos a hablar de complicaciones. Es tiempo de hablar de ellas.

0 comentarios: