27 jun. 2016

Y tú ¿ya sabes qué explicarás a tu hijo?

Por supuesto que el diagnóstico del pequeño de la casa es un momento en la vida de cualquier papá que pone en la cuerda floja la sensatez, el sentido común y la salud emocional de la familia entera. Hacer frente poco a poco a estos cambios drásticos y de por vida requieren de equilibrio, trabajo en equipo y salud física. El valor que se requiere en estos momentos es de una dimensión importante y es que la preocupación y el amor por los hijos no se va evaporando con los años sino es algo eterno y en aumento. 

Pero, ¿qué pasa cuando es mamá o es papá quien vive con diabetes? ¿Te has detenido a pensar qué piensan nuestros hijos de nuestra condición de vida y de los eventos a los que sin duda tendrán que enfrentarse en algún momento y para lo que tendremos que capacitarlos? De vez en cuando me detengo pensando ¿qué opinará mi hijo de todo esto? y el fin de semana pude ver algo de lo que significaba para él. Salimos de paseo a un lugar con alberca lleno de gente vacacionando. En mi short tenía yo una bien pegada microinfusora de insulina y en el brazo un sensor para el monitoreo continuo de glucosa en sangre. Si bien no son cosas grandes son cosas que se vuelven muy evidentes si utilizas una playera sin tirantes y un short. 

A las personas de mi edad si bien de pronto nos incomodan las miradas fijas e imprudentes tampoco nos quitan  horas de sueño. Durante el desayuno mi hijo muy serio y meditativo como siempre me dijo. 

"Tengo un resultado interesante"
"Dime, ¿qué estás contando?" pregunté yo sin dejar de masticar
"3 de cada 10 personas miran fijamente las cosas que traes hoy a la vista" y siguió acomodando su tenedor y continuó con lo suyo

No supe, y debo confesar no le pregunté, si eso le incomodaba a él. A mi no me había parecido importante hasta que fue él quien hizo la observación.

Y entonces me dispuse a analizar detalladamente algunos gestos y movimientos. Si bien no puedo controlar la curiosidad de los otros quizá puedo moderar la reacción que tendrán ya muy cerca de mi para dejar algo de aprendizaje en mi pequeño. O quizá podría reírme y dejarlo pasar para que le pareciera gracioso, o podría enojarme. La verdad es que aún no sé....y resulta interesante aclarar que no hay una sola respuesta ni una única respuesta acertada. 

Te preguntarás cómo yo profesional de la salud emocional no tengo una respuesta. Y es que hay cosas para las que nunca encontraré una respuesta personal que me acomode al 100 por ciento.


Mientras tanto, te dejo esta tarea a ti. Y tú ¿cómo explicarás a tu pequeño que tú eres quien vive con diabetes?




0 comentarios: