No siempre se trata de "diabulimia".

Hace un par de semanas estuve en la conferencia anual de la Asociación Americana de Educadores en Diabetes en la Ciudad de San Diego. Además de aprender considerablemente sobre distintos temas de Educación en Diabetes y cómo llevarlos a mi práctica privada, tuve la fortuna de trabajar para la organización sin fines de lucro que me ha empleado por un año ya en un stand en la zona de "otras organizaciones civiles". Llamó mucho mi atención estar rodeada de organizaciones que discutían el tema diabulimia. Si bien era un término que ya era de mi interés por el aspecto psicosocial y emocional y mi trabajo llamó mi atención en cuanto a sus deficiencias en definición.

La diabulimia es más común de lo que tu y yo pensaríamos pero es un trastorno de la conducta alimentaria que tiene que ver con otros comportamientos y conductas peligrosas (como en todos estos trastornos) en los que no todos quienes viven con un trastorno de la conducta alimentaria tienen cabida. Una de las principales características de la diabulimia es la manipulación de insulina para la pérdida de peso. El aumento en los niveles de glucosa en sangre y en casos más severos la cetoacidosis lograrán una pérdida de peso considerable sin la necesidad de omitir alimentos o de purgar. Sin embargo, como te imaginarás, las consecuencias en cuanto a la aparición de complicaciones son además de inevitables muy pero muy veloces. Y qué hay de esos individuos entonces que omiten tiempos de comida completos o que consumen mucho menor cantidad calórica por miedo a la ganancia de peso corporal pero que no manipulan dosificaciones de insulina? Si me preguntas a mi, quedan en un agujero entre clasificaciones diversas y al no existir un diagnóstico claro se pierden la oportunidad de ser atendidos en cuanto a su salud emocional se refiere. 

Antes de seguir, debo pedir una disculpa a mis maestras de servicio social pues me explicaron claramente que el nombre Trastorno de la conducta alimentaria era más bien Trastornos de la Nutrición y la Alimentación precisamente porque se obviaban muchos trastornos que no se cubría al pie de la letra y que ahora intentan explicarse al menos en el DSM-V. 

La buena noticia es que en las clasificaciones existen trastornos no especificados, es decir para aquellos que no caben en la descripción o los criterios diagnósticos la pie de la letra. Yo franca y sinceramente no soy psicóloga de criterios clínicos, creo que tanto la salud emocional como la disfunción y la crisis llevan características distintas que no pueden clasificarse en una serie de puntos y rubros y que cada persona debe ser evaluada según sus distintos entornos, historias y por supuesto narrativas. Sin embargo sí creo que hay algunos puntos que pueden servirnos de punto inicial para identificarnos en nuestros diversos puntos de quiebre (sí, nosotros mismos) y atender rápida y de forma adecuada a nuestros consultantes. 

Entonces, a ustedes médicos endocrinólogos e internistas cuyas pacientes tienen un evidente problema con el tema nutrimental y alimentario pero que NO juegan con las dosis insulínicas para la pérdida de peso ni con el ejercicio en dosis ridículas aquí les comparto hoy un breve listado de signos y síntomas de trastornos no especificados. Porque claro, no todo es diabulimia, hay otros monstruos. 

Síntomas físicos
- Pérdida de peso, ganancia o mucha fluctuación
- Péridida o irregularidad en periodo menstrual 
- Sistema inmunológico comprometido
- Indicaciones de daño debido a vómito incluyendo daño en dentadura, mal aliento e hichazon en mandíbula (no siempre hay vómito como en otros trastornos)
- Desmayo y mareo como resultado de deshidratación

Síntomatología emocional
- Preocupación excesiva sobre aumento de peso, figura corporal y forma corporal
- Insatisfacción corporal extrema
- Imagen distorsionada de sí mismo (se ven con características de obesidad y sobre peso sin tenerlas)
- Sensibilidad aumentada en comentarios sobre alimentación, peso y ejercicio
- Ansidad e irritabilidad evidente cerca a los tiempos de comida
- Depresión, irritabilidad, ansiedad
- Baja autoestima
- Pensamientos "blanco y negro" sobre alimentos, algunos alimentos son totalmente buenos para ellos y otros totalmente malos, es un tipo de pensamiento rígido

Sintomatología en comportamiento
- A dieta eternamiente (conteo de calorías, carbohidratos y evitar ciertos tipos de alimentos). Aquí es importante que me detenga para pedirte que continues leyendo pues más adelante trataremos este punto con más detalle. Contar calorías y carbohidratos ¿no es parte de nuestras conductas y comportamientos saludables si vivimos con diabetes?
- Comportamientos similares a los de otros trastornos (vómito, comer compulsivamente, uso de laxantes, vigorexia,  etc) 
- Cambios en preferencias de los alimentos (intentar evitar grupos de alimentos como grasas, carnes o lácteos - o cualquier otro- alegando que ya no gustan cuando eran alimentos que se disfrutaban"
- Rituales obsesivos en  la preparación de los alimentos como cortar en muy pequeños trozos, masticar lentamente, insistencia en que los alimentos se sirvan de la misma y exacta forma todos los días
- Comportamiento antisocial especialmente si hay alimentos presentes
- Comportamientos repetitivos relacionados con forma del cuerpo y peso (pesarse todos los días por ejemplo).

La idea de esta lista NO es de ninguna forma que salgas corriendo a pegar de gritos si identificas más de uno en un ser querido. Este es un tema delicado para el que se requiere de intervención profesional "¿Ya ves? ¡Te dije que eso estaba super mal!" es un comentario que puede ser percibido como agresión aún cuando se exprese con la mejor intención posible. Lee la información varias veces, en los próximos días estaremos platicando más sobre este tema. 




0