Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

31 oct. 2016

Los héroes, las divas, los genios, la intolerancia y la gente de Wal Mart.

Hace un par de días veíamos como un gran amigo de la comunidad de personas que viven con diabetes hacía un homenaje en su facebook personal a algunos de sus amigos. Él comentaba que está orgulloso de los niños que a pesar de vivir con una condición que requiere mucho entendimiento y trabajo en equipo llevan vidas felices. En la conversación se mencionó, (en su mayoría por personas con diabetes de las comunidades en línea) cómo los padres de estos niños son héroes y muchos miembros de su entorno ocupados en facilitar el manejo y de esta forma garantizar una calidad de vida fantástica.

Si bien la opinión que tengo de la industria farmacéutica nunca ha sido del todo positiva, cada vez las redes sociales me dan la absoluta razón y me hacen ver que falta, como siempre, una gran empatía en nuestras representaciones en América Latina. Si bien tenemos a nuestros amigos favoritos de cada uno de estos laboratorios, son ellos quienes o viven la misma condición que nosotros o son padres de niños que viven con diabetes por lo que entendernos no les resulta "extraño". 

En un mundo ideal, (y deben saber que así es como pasa en otros países) quienes viven con diabetes y la industria beneficiada de nuestra condición trabajan en equipo. Siempre en un entorno saludable donde la opinión del otro es tomada en cuenta. Así vemos por ejemplo un grupo de personas con diabetes del movimiento Nightscout contratados esta semana por Dexcom para trabajar JUNTOS en herramientas que por un lado conserven el estatus en términos financieros de la industria y por otro facilite nuestras vidas. La diabetes tipo 1 específicamente NO es una condición que pueda manejarse con un par de minutos al día. Si hiciéramos un conteo de tiempo específico, exclusivamente entre las mediciones de glucosa en sangre y otros tomaríamos bastante más tiempo que un par de minutos. Por supuesto que todos los humanos toman decisiones, por supuesto que todos son héroes en sus distintos ambientes y entornos, eso es innegable pero, reconocer que la diabetes tipo 1 requiere esfuerzos adicionales debe ser una realidad. 

¿Quienes desarrollan complicaciones entonces dedicaron solo segundos y no minutos? ¿Es nuestra culpa absoluta como personas con la condición no alcanzar metas? ¿O más bien es un trabajo en equipo al que hay que invertirle tiempo? 

Pero, las redes sociales son un tema, son peligrosas si la gente sabe quién eres y a qué te dedicas. Especialmente si trabajas en la industria, parte de tu entrenamiento deberá formentar que desarrolles empatía. ¿Vender es tu único fin? Bueno, la venta de dispositivos para la salud requiere más que tacones y sacos feos, requiere de comprender la vida del otro, ser empático, tolerante y pensar que esta persona a la que le vendes el dispositivo tomará las mejores decisiones y se convertirá en "experto" de su condición para su mejor manejo. Minimizar los esfuerzos de quienes te compran los dispositivos de manera pública debe ser por donde se mire algo reprochable. 

Desde la perspectiva psicológica hay quienes llevarán una condición discretamente y habrá otros "voceros" que se dedicarán precisamente a eso A ALZAR LA VOZ. Para que estas condiciones dejen de ser estigmatizadas justamente como nos hizo ver esa conversación. 

Efectivamente hay quienes nos creemos EXPERTOS. Y creerse con frecuencia no es suficiente. Hay gente que estudió diplomados y licenciaturas para saberse EXPERTOS y que desarrolla tolerancia ante situaciones como estas y comentarios tan desafortunados como el que les dejo para reflexión  de miembros de la industria. 

Querida industria, ya lo hemos dicho una y otra vez. Ayúdanos a crecer, ayúdanos a aprender, a ser mejores, a ser expertos.  Por favor procura la empatía entre tus miembros, de otra forma estaremos nosotros observando y mandando nuestro feedback de forma apresurada.







26 oct. 2016

Uso del lenguaje, cuidemos la forma en la que nos expresamos del otro.

Con frecuencia nos encontramos en entornos donde el uso de lenguaje no es del todo vigilado. Es innegable el derecho que tiene todo individuo a ser identificado como él o ella prefiera. Etiquetarse a sí mismo, apodarse, y nombrarse es una decisión propia que no puede rechazarse. Uno decide cómo quiere verse frente a los otros y, a pesar de que gran parte de la imagen que representaremos dependerá en gran medida de nuestras acciones y conductas, especificar la forma en la que prefiramos ser nombrados resulta algo muy sensato.



En el tema de la salud (tanto mental como física) siempre ha existido gran debate alrededor del lenguaje y las formas empleadas en los diagnósticos. De manera formal, la psiquiatría ha sido clara estudiando las consecuencias negativas de los diagnósticos clínicos formales en poblaciones infantiles y adolescentes y el estigma que muchas veces carga esta denominación formal. Poco a poco, organizaciones civiles y grupos de representantes de otras condiciones se suman a redactar políticas de filosofía del lenguaje. Comprenderás, a estas alturas que cada condición tendrá no únicamente su tratamiento específico sino sus códigos de conducta y filosofía del lenguaje. Así veremos como en ciertas condiciones emplear la palabra “paciente” resulta familiar y apropiado mientras que en otras, como en la diabetes de sus distintos tipos, se prefiere evitar la palabra específica.

Los comentarios que leerás en la postura de uso de lenguaje no son capricho de un grupo de individuos, es resultado de la recopilación y estudio de posturas de muchas organizaciones y grupos representativos de personas con diabetes.

Consecuencias negativas del uso inadecuado del lenguaje

Una etiqueta tan formal y acostumbrada en nuestra condición en el diagnóstico es la palabra “diabético (a)” desde la perspectiva emocional, al emplear este término de forma automática y sin meditar o planear, se centrará atención en el diagnóstico y etiqueta en vez de en el individuo mismo o la persona. Una etiqueta de esta naturaleza puede entonces definir, de forma negativa al individuo centrando atención en un problema específico (la condición) y minimizando las características personales de quien recibe el diagnóstico.  La estigmatización es el resultado inmediato de una etiqueta de esta naturaleza.  

No únicamente el término diabético tiene tela para cortar, existen muchas palabras y expresiones que pudieran resultar agresivas para otros y que por ende, invitamos a evitar. No lo inventó un grupo de activistas en la red. Es un tema estudiado y para el que hay evidencia publicada. Hoy te invitamos a sumarte a este cambio. Educación en las condiciones que llevan los individuos en nuestro entorno para una armonía plena.

Compartimos contigo un resumen de nuestra postura sobre el uso de lenguaje. Finalmente debes saber que no es un mandato ni resulta obligatorio pero que agradeceremos este uso apropiado en nuestras comunicaciones.



25 oct. 2016

Una intervención y hablar de nuestras vidas en 5 minutos.

Fuente: El Universal MX


Todos los días, leemos notas que empiezan con estos encabezados. Y si bien hay mucho que criticar desde el título mismo donde se muestra una clara incomprensión de los distintos tipos de diabetes que hay en un país como este no deja de llamar mi atención la doble moral con la que se presentan las estadísticas.

Y entonces fui invitada a participar a un foro en el Senado de la República. Francamente creo que alguien se equivocó pues si hay alguien quejándose públicamente de la falta de cordura en los programas de atención específicos en cuanto a diabetes tipo 1 en México soy yo, mi opinión, aunque siempre decente, no será lo que esperan oír, no puedo hablar bien de un sistema que viola mi principal derecho: LA SALUD. Y es que como dijo Jesús Cruzvillegas en una entrevista de derechos humanos "no me están haciendo ningún favor, es mi derecho". 

Aún así jamás dejaré de mostrar agradecimiento a esas figuras clave del Senado que, sea la razón cual sea la razón que tengan, decide hablar de nosotros, con nosotros presentes. 
Los retos son muchos, tengo 5 minutos para hablar de los retos de atención y manejo de la diabetes tipo 1 en un país como el mío. Puedo resumirlos pero no alcanzaría mi día laboral entero. Vivir con diabetes tipo 1 es el reto. No hay otras cosa más que sobrevivir con diabetes tipo 1 en un sistema sanitario que es incapaz, hasta la fecha de proveer herramientas básicas para mi autocuidado  y cuyo costo exponencial recae directamente SOBRE MI. 

La diabetes, de todos sus tipos requiere de un manejo exhaustivo de los niveles de glucosa en sangre. Es gracias a esta herramientas que puede decidirse el tipo de tratamiento más adecuado en el caso de diabetes tipo 2 y misma que provee un mapa de la jornada diaria de quien vive con diabetes tipo 1. Sin conocer este dato no podemos andar. No podemos tomar decisiones como cuánto y qué comer, cuánto y cómo caminar, conducir o no conducir, buscar ayuda o no buscar ayuda, planear ajustes en dosificación de insulina, ¿está funcionando bien mi insulina? No se trata de sumar y restar manzanas, este tipo de diabetes tiene NADA que ver con alimentación y estilos de vida. Tiene que ver con vigilancia extrema de niveles de glucosa en sangre. Pero ¿y si no cuento con esta herramienta básica? 

Y entonces hacer la matemática no me parece complicado. La diabetes, de sus distintos tipos seguirá siendo la primera causa de muerte de no proveerse las herramientas necesarias para evitar las complicaciones por un mal manejo de los niveles de glucosa en sangre y por la falta de Educación en Diabetes, que no es lo mismo que "clases" de diabetes. 


Como personas con diabetes tenemos varias opciones: quedarnos callados, observar cómo unos más que otro viven con una calidad de vida vergonzosa, esperar que al menos se tenga claridad en quienes y donde estamos. ¿Habrán tenido menos suerte que nosotros? ¿Realizar las labores que corresponden a las autoridades sanitarias? ¿Sentarnos aquí y esperar que nos tomen en cuenta? o ¿esperar a que sean tocados mis representantes y tomadores de decisión por la misma condición que hoy tienen olvidada?


Ayúdame a llevar el mensaje completo. ¿Qué tienes tú qué decir al respecto?








20 oct. 2016

Mi vida con una condición crónica. Cuéntame la tuya.

Esta es mi vida con una condición crónica. Cuéntame la tuya
Traducción al español: Mariana
Artículo original propiedad de KevinMD
Recuperado el 20 de octubre 2016
“Mejórate pronto!”
Este es un dicho muy común. Todos lo hemos escuchado. Pero, ¿y si vives con una condición crónica de la que no podrás recuperarte? Lo más complejo de aceptarse con una condición crónica es el hecho de vivir con ella para siempre, o al menos durante un largo periodo de tiempo.
A menos que llegue tu propio milagro personal, esta condición te acompañará por siempre. No se ve que tenga fin. Sólo hay ajuste al dolor, al cansancio, a la toma de medicamentos, a la disciplina y rutina, al “todo el tiempo y todos los días”.
Y quizá esta sea la razón por la que el dolor físico no sea lo más difícil de afrontar. Es el dolor emocional que va junto con él lo que es la parte más compleja definitivamente.
La culpa- la idea de que podrías convertirte en una carga para quienes están alrededor- puede hacer que te sientas derrotado y que esta condición te come por completo.
¿Cómo peleas con este ahogamiento emocional cuando la causa origen del mismo no se irá nunca?
Cuando tienes una “enfermedad” general, vers a  un médico, te recetan algún tratamiento y mejoras. Estas “enfermedades tienen un inicio, un medio camino y un final que no tiene una condición crónica.
En las enfermedades crónicas, el diagnóstico es complejo. Los síntomas pueden ser confusos y varios. Puede ser difícil cuantificar un sentimiento de peso en las extremidades, o un cansancio que no desaparece. Intenta explicar a un millón de médicos distintos cómo sientes que tu mente zumba y no se detiene al mismo tiempo que sientes que está en pausa.
Sentirse así de afectado es vivir en la incertidumbre. Cada día es distinto. Es difícil planear cuando no tienes idea de cómo te sentirás mañana o pasado mañana. Es fácil sentirse perdido cuando la vida está llena de preguntas constantes con pocas respuestas.
Cuando vives con un problema autoinmune tu cuerpo literalmente pelea contra sí mismo. Es a veces mucho contra que pelear.

Pero la carga emocional es aún más dificil de sobrellevar. Personalmente, siento que mi cuerpo me ha fallado. Siempre me decepciona y no me deja hacer nada de lo que me gustaría hacer.
Me siento agotada de intentar de parecer más fuerte de lo que en realidad soy y de intentar tener un rol “normal” en la sociedad.
Esos son los días malos. En lso días buenos lo veo con mayor facilidad; disfruto más la vida; me río, sonrío y amo más, porque al igual que los días malos, los buenos no duran para siempre. No siempre tengo buenos días pero hay algo bueno en cada uno de ellos.
Vivir con una condición te hace muchas cosas, algunas positivas y algunas negativas. Miedo, sabiduría, empatía, debilidad. Tienes que aprender tanto de lo bueno como de lo malo.
¿Así que cómo se siente vivir con una condición crónica? Soy yo, es esta historial. Platica con otros a quienes conozcas con una condición. Diles que te interesa saber cómo son realmente y cómo están realmente. No el tradicional “bien y tú”.
Esta es mi vida con una condición crónica. Cuéntame de la tuya.

“Ellie B.”
Nota: Ellie B NO vive con diabetes de ningún tipo.

18 oct. 2016

De las hipoglucemias y de la verdadera sintomatología.

Ahora que curso estudios en Terapia Narrativa encuentro interesante la probabilidad de sacar mis diarios y ver qué pasaba conmigo y si mi historia dominante aún sigue idéntica. Sospecho que es así pues al igual que otros creo que los individuos difícilmente cambian y estoy segura de haber sido siempre así. Con mis cosas, mis monstruos y algunas virtudes por supuesto. Pero entonces hoy encontré un texto que habla de la manera más poética y para lo que percibí triste de lo que se siente una hipoglucemia. 

Y me deja pensando en que jamás había dedicado ni dos minutos de mi tiempo a analizar cómo es que se siente. Por supuesto que conozco los síntomas y se cómo se sienten estos...pero, en realidad no había podido expresar nunca lo que se siente una hipoglucemia en el sentido emocional. 

Quien no vive con diabetes difícilmente comprende de lo que se trata. Y peor aún, alguien a pesar de vivir con diabetes de cualquiera de sus tipos que no haya pasado salvo por un par de hipoglucemias tampoco conoce el sentimiento. 

No  sé cuántas hipoglucemias haya tenido en la vida, apuesto que han sido en más de 30 años con diabetes más de 100 hipoglucemias en sus distintas severidades y por distintas causas, unas tratadas de manera más oportuna que otras, algunas durante el sueño, otras durante alguna actividad divertida, algunas sola y otras en compañía. Todas ellas igual de intimidantes. 

A estas alturas de mi vida tengo casi nula sintomatología pero sí siento las hipoglucemias. Las siento de formas distintas, como algo impactante en términos emocionales y psicosociales. 

Algunos ya no sentimos ni temblor ni sudoración ni ninguna de esas cosas pero sentimos miedo. Quien ve un 60 sin sintomatología aprende a hacer de la vista gorda pero un 60 para nosotros, un 50 o ya algo severo como un 40 es algo que puede causar mucho miedo. Imagina que de pronto te das cuenta de que te discutes entre la vida y la muerte muchas veces en la vida. Claro, como buen ser humano pero francamente el manejo de los niveles de glucosa en sangre intensivo nos hace estar más cerca de estos escenarios y hay que aprender a hablarlos para poderlos tratar oportunamente. Hemos visto gente que tiene tanto miedo que optará por niveles muy elevados y esto llevará a que su calidad de vida disminuya considerablemente. NO permitamos estos escenarios. Hablémoslo. Tómate el tiempo de hablar con tu pareja o tu hijo sobre este tema. También de pronto sentimos miedo cuando hemos dominado la sintomatología pero observamos que quien nos acompaña toma el asunto a la ligera. No es un asunto que tomar tan despreocupadamente. 

También con frecuencia las hipoglucemias son vergonzosas. Leemos casos de amigos sentados en el piso de un supermercado intentando alcanzar un dulce. O de personas que se orilla en la carretera a pedir ayuda. Leemos de otros que son castigados y humillados pensando que han bebido demasiado y sin saber que se trata de una emergencia médica. Cuántos de nosotros no hemos terminado despeinados y con miel en el cabello. Apuesto a que no soy la única. Y ese sentimiento de ser totalmente dependiente de quien estuvo ahí brindando ayuda, del poco control sobre uno mismo, de lo que se hizo y dijo sin tener recuerdo da además de miedo algunas veces vergüenza.  ¿Qué hubiera pasado si no hubiera estado X cerca? Si bien yo no creo en el "por algo las cosas" estos escenarios me hacen pensar detenidamente. 

Una hipoglucemia puede llevarte a pensar, reflexionar y meditar que la vida es finita. Muchos no somos capaces de dimensionar esta oración como realmente es. Uno, que no tiene dolencias, da la salud por hecho y ve la vida como si fuera algo eterno cuando en realidad no lo es. Claro, todos tendremos el mismo fin último pero, seamos honestos. El manejo de la diabetes tipo 1 es algo muy parecido a navegar una embarcación vikinga. Jamás sabes en qué momento aparece algo monstruoso por debajo del agua y no tienes la certeza de que luego de hundirte podrás retomar en aguas tranquilas.

Sí, sí, la hipoglucemia tiene su sintomatología pero, detrás de toda ella hay otra sintomatología que nos negamos a hablar.....platiquemos, meditemos. 








13 oct. 2016

Una vez me expulsaron de una banda de rock. Del cansancio y de olvidar lo que nos gusta.

Es enserio. Una vez me expulsaron. Y es que yo siempre pensé que cantaba feo. Uno se reconoce como es ¿no? Pero pues a mi me gusta cantar y no dejé ir la oportunidad de participar. Muerta de vergüenza desde el ensayo número uno pero yo hacía lo que podía. Y es que mucho tiempo pensé que no podía, que la vergüenza era demasiada y mi autoestima en peligro constante me impedía participar en una actividad que tuviera que ver con pararme frente a un micrófono y cantar. Pero la verdad es que yo siempre quise hacer eso. Qué momentos aquellos cuando mi sensor y la microinfusora sonaban cuando se grababa algo importante en el "estudio". Y así pasó el tiempo hasta que un día por situaciones no del todo ajenas a mi fui expulsada. 

Yo ya me reconocía una persona cansada. Duermo poco, trabajo mucho, disfruto enormemente lo que hago pero vaya que me reconocía cansada. Generalmente disfrutaba mucho esos encuentros musicales hasta que fui expulsada. Una vez desde la expulsión pude darme cuenta de muchas cosas que estaba cambiando en cuanto a orden prioritario en mi vida por un "hobby". Si tu eres una de esas personas ultra cansadas y workaholic, antes de ser expulsado de un grupo de rock toma encuentra lo siguiente.

1. ¿De verdad quiero estar tan ocupado?: Es real, analiza el número de horas que te gustaría trabajar y el número real de horas que trabajas. Si no hay un espacio racional o un cálculo sensato en la ecuación quizá no podrás realizar bien tu hobby y pudieras llegar a sentirte frustrado. Si lo tuyo, lo tuyo es cantar, jugar tennis, programar videojuegos u otra cosa, planéalo sin olvidar tu prioridad. Analiza si es posible que incorpores tu hobby a esta lista grande de responsabilidades. Si no es posible seguramente pasará como a mi y agradecerás haber sido expulsado.

2. Metas y valores: La mayoría de las personas preferirían no llenar sus vidas con trabajo pero con frecuencia nos dejamos deslumbrar por el premio que esto trae consigo o la tranquilidad que tener dinero en la bolsa nos regala. No hay nada de malo en tener sueños de trabajar durísimo pero si te vas a sacrificar demasiado hoy para no tener grandes cambios mañana, es momento de análisis profundo. Así yo en esta banda de rock. Claro,  yo ensayaba puntual todos los miércoles pero el objetivo no lo tenía muy claro. Dejar la casa, el trabajo, el cuidado de mi hijo para.....no encontré jamás el para.

3. Responsabilidades, alegrías y prioridades: La felicidad, dicen los que le hacen al yoga, consiste en honrar tus necesidades o prácticamente todas. Si bien yo no hago yoga estoy totalmente de acuerdo. Si tu horario laboral no te permite llegar a un ensayo formal a cantar, o a correr 6 km en el parque México todas las tardes, puedes pensar en adaptar tu hobby para incorporarlo. Peor es nada dice la sabiduría callejera 

4. ¡Decir que no! Bien dice mi marido que me meto en problemas porque nunca aprendí a decir que NO.  Tiene mucha razón. Generalmente decimos que sí por compromiso y para complacer a otros.  Pues siempre es bueno saberse en la capacidad de decir que NO. No quiero, no puedo. Seamos honestos y abiertos. Organicemos nuestras decisiones y prioridades, para ayudar a otros tenemos que estar bien nosotros primero

5. Encuentra alegría en las cosas como son:  Yo no se ustedes pero a mi me gusta pensar en las cosas como deberían ser. Ay mi glucosa debería ser 100mg/dl todo el tiempo y todo el día. Me obsesiona aveces la idea y es fácil quedarse atrapado en este punto. Poner atención en el presente es de esas cosas que olvidamos. Disfrutar el aquí y ahora se olvida pero es importantísimo. Disfrutar las cosas como son. Como yo disfrutaba escucharme cantar a mi misma antes de ser expulsada de esta banda de rock. 

Bueno el punto aquí no era quejarme de mi expulsión, era invitarte a organizar tus prioridades ¿era lo que necesitabas? ¿o dejaste de lado otras cosas? ¿aprendiste y encontraste un nuevo hobby?










11 oct. 2016

COMUNICADO DE PRENSA: “DIABETES SIN LÍMITES”, nuevo programa integral para personas con diabetes tipo 1

Hoy estuve presente en el lanzamiento del programa Diabetes sin Límites de Medtronic en México. Les copio por lo pronto el comunicado de prensa oficial y ya les traigo mis opiniones y comentarios en una siguiente entrada. 


“DIABETES SIN LÍMITES”, nuevo programa integral para personas con diabetes tipo 1


  • Se estima que cada año hay 4,500 nuevos casos en nuestro país[1]
  • El programa permite acceder a una microinfusora de insulina (bomba de insulina), por un bajo costo mensual.
  • La terapia con microinfusora de insulina ha demostrado mejorar significativamente el control glucémico en niños y adolescentes, comparado con la terapia de inyecciones diarias[2]

 Ciudad de México, 11 de octubre de 2016 — Medtronic, compañía líder mundial en tecnología, soluciones y servicios médicos, presentó hoy el programa Diabetes sin límites”, un plan integral para personas con diabetes tipo 1, que les permite acceder a la mejor tecnología médica para contar con una microinfusora de insulina por un bajo costo mensual.
Hoy en día, la diabetes tipo 1 es un padecimiento del que existe escasa información en nuestro país. Al respecto el Dr. Carlos Antillón, Endocrinólogo Pediatra, comentó que “se diagnostica con frecuencia en niños y adolescentes. Sin embargo, se puede también presentar en adultos. Su causa es multifactorial y no se puede prevenir, además de no estar relacionada con el estilo de vida o la obesidad como sucede con la diabetes tipo 2”.
Por su parte, Ruth Vélez, Directora de la Asociación “Con Diabetes Sí Se Puede”, destacó que “una parte esencial del tratamiento de la diabetes tipo 1 en niños y adolescentes, consiste en una educación en diabetes adecuada y un acompañamiento emocional, donde tanto la familia como el entorno escolar juegan un papel muy importante”.
Este padecimiento representa un problema de salud pública, de hecho, se considera que los casos van en aumento. Datos de la Federación Internacional de Diabetes y de la Organización Mundial de la Salud estiman que en México existen cerca de 200,000 personas[3] con diabetes tipo 1 y que cada año hay unos 4,500 nuevos casos a tratar.1
La diabetes tipo 1 se caracteriza por una disminución en la producción de insulina en el páncreas. Al no producir insulina de manera natural, las personas con diabetes tipo 1 necesitan varias dosis diarias de insulina.
El Dr. Carlos Antillón, enfatizó que “las personas con diabetes tipo 1 se administran en promedio cerca de 120 inyecciones de insulina al mes, dependiendo de cada caso. Es por eso, que es necesario un tratamiento integral”.
El tratamiento con microinfusora de insulina permite despedirse de las inyecciones diarias y optar por una mayor comodidad. La terapia con microinfusora de insulina ha demostrado mejorar significativamente el control glucémico en niños y adolescentes, comparado con la terapia de inyecciones diarias.[4]
A diferencia de las terapias tradicionales, una microinfusora de insulina actúa de forma más parecida a un páncreas sano, ya que brinda un suministro continuo de insulina, liberando constantemente pequeñas dosis las 24 horas del día y en el que las cánulas y los reservorios se cambian únicamente cada 3 días.
“El lanzamiento de Diabetes sin límites es una muestra de nuestro compromiso con la sociedad por generar propuestas de valor; por brindar acceso a la tecnología por un bajo costo mensual, además de tener un aliado para el cuidado de la salud entre los mexicanos”, afirmó Fernando Oliveros, Director General de Medtronic México.
De esta manera, Medtronic refrenda su compromiso, para que cada vez más personas puedan tener acceso a tecnología médica de punta.

 Diabetes sin límites
“Diabetes sin Límites” consiste en un plan integral para personas con diabetes tipo 1, en el que se obtiene: una microinfusora de insulina y accesorios a un precio accesible.
La intención es que cada vez más, las personas con diabetes tipo 1, puedan tener acceso a tecnología médica con un asesoramiento personalizado para el uso del equipo y asistencia telefónica las 24 horas los 365 días del año. Todo ello, con base en las indicaciones de su especialista médico.
Para obtener mayor información sobre el programa “diabetes sin límites”, se puede acceder a la página webwww.diabetessinlimites.com

[1] Diabetes Care. 2012 Nov;35(11):e77. doi: 10.2337/dc12-0844.
[2] Stephanie R Johnson et al. Long-term outcomes of insulin pump therapy in children with type 1 diabetes assessed in a large population-based case-control study. Diabetologia. 2013; 56:2392-2400
[3] Diabetes Care 2000 Oct; 23(10): 1516-1526. http://dx.doi.org/10.2337/diacare.23.10.1516
[4] Stephanie R Johnson et al. Long-term outcomes of insulin pump therapy in children with type 1 diabetes assessed in a large population-based case-control study. Diabetologia. 2013; 56:2392-2400

10 oct. 2016

La tecnología para la diabetes NO sirve.

Antes de mandarme sus mensajes de odio, deténganse a leer lo que hoy tengo que contar. Ustedes a estas alturas sabrán que soy fanática de la tecnología para el manejo de los diferentes tipos de diabetes y que en los pocos ratos libres que tengo en la vida abogaré siempre por el acceso para todos. Si bien es cierto que algunas herramientas tecnológicas pueden llegar a facilitar nuestra toma de decisiones no es del todo cierto que llegaron para aligerar la carga. Así vemos con frecuencia a personas confundidas que creen que portar estos dispositivos les harán "olvidarse" de que viven con diabetes tipo 1.

Si preguntan mi sincera opinión los dispositivos que existen definitivamente NO sirven para eso. No se confundan, no estoy criticando a los dispositivos, al contrario. He sido de los afortunados en ver cómo la tecnología para la diabetes avanza a una velocidad tal que antes hervíamos jeringas y hoy tenemos dispositivos "híbridos" que realizan cálculos automatizados para la dosificación de insulina. Si bien esto puede ayudar a mantener rangos de glucosa óptimos no evita la interacción de nosotros los usuarios con estos dispositivos.

La tecnología para el manejo de la diabetes tipo 1 NO sirve si no hay las siguientes variables en la ecuación.

VIGILANCIA: Por supuesto que resulta más cómodo que inyectarse varias veces al día, eso es innegable pero no se trata de algo que se conecta y se deja. Aún hay que tomar decisiones importantes para lo que se necesita información: conteo de carbohidratos, ajustes para actividad física, conocimiento del tipo de dosificación que puede enviarse, manejo en días de enfermedad y otros. Conectar y dejar es lo mismo que regresar a la prehistoria y utilizar una jeringa gigantesca pero que funcione con pilas AAA. No es útil.

EDUCACIÓN EN DIABETES NIVEL AVANZADO: Me entristece leerlos pensando que una bomba de insulina o un medidor continuo de glucosa hará su vida más sencilla. Yo tengo mis dudas en cuanto a lo sencillo. Por supuesto que estaría yo totalmente loca si dijera que la calidad de vida es igual. ¡No lo es! Nuestra vida, al aprender a dominar estas herramientas tecnológicas es mucho menos estructurada y por supuesto que la calidad de vida en todos los sentidos puede trabajarse y crecer a ritmos acelerados. Evitar complicaciones gracias a un manejo adecuado de los niveles de glucosa en sangre debería ser siempre el objetivo pero, estos son dispositivos que requieren mucho aprendizaje y ello conlleva mucho cansancio físico y mental. No únicamente el equipo de profesionales al cuidado de tu diabetes deberá ser experto sino que tú tendrás que convertirte en experto para no depender enteramente de las decisiones de tu equipo sino convertirte en "consultante" proactivo y sugerir cambios.

TRABAJO EN EQUIPO CONTINUO: El uso de estos dispositivos necesitan una comunicación y alianza afianzada bajo los parámetros y reglamentos más severos de "trabajo en equipo". Con frecuencia veo gente que trae el dispositvo más costoso pero que no se toma tiempo para llenar los datos que se solicita en su bitácora y que no manda oportunamente los resultados o la descarga resumida al médico. Así no se pueden realizar ajustes oportunos. Y por supuesto así no se puede aprender. 

Si tu pensabas que utilizar un dispositivo era el fin de tu manejo exhaustivo debes saber que estás engañado. De nada sirve si no te pones a trabajar junto con tu equipo. De lo contrario acabarías con una jeringa gigantesca que además de muy costosa utiliza baterías. Mi intención no es desanimarte, la tecnología de este tipo bien empleada es la mejor forma de poder tener un muy adecuado manejo de nuestros niveles de glucosa. Acércate a tu equipo, crea alianza, estudiemos diabetes.