20 oct. 2016

Mi vida con una condición crónica. Cuéntame la tuya.

Esta es mi vida con una condición crónica. Cuéntame la tuya
Traducción al español: Mariana
Artículo original propiedad de KevinMD
Recuperado el 20 de octubre 2016
“Mejórate pronto!”
Este es un dicho muy común. Todos lo hemos escuchado. Pero, ¿y si vives con una condición crónica de la que no podrás recuperarte? Lo más complejo de aceptarse con una condición crónica es el hecho de vivir con ella para siempre, o al menos durante un largo periodo de tiempo.
A menos que llegue tu propio milagro personal, esta condición te acompañará por siempre. No se ve que tenga fin. Sólo hay ajuste al dolor, al cansancio, a la toma de medicamentos, a la disciplina y rutina, al “todo el tiempo y todos los días”.
Y quizá esta sea la razón por la que el dolor físico no sea lo más difícil de afrontar. Es el dolor emocional que va junto con él lo que es la parte más compleja definitivamente.
La culpa- la idea de que podrías convertirte en una carga para quienes están alrededor- puede hacer que te sientas derrotado y que esta condición te come por completo.
¿Cómo peleas con este ahogamiento emocional cuando la causa origen del mismo no se irá nunca?
Cuando tienes una “enfermedad” general, vers a  un médico, te recetan algún tratamiento y mejoras. Estas “enfermedades tienen un inicio, un medio camino y un final que no tiene una condición crónica.
En las enfermedades crónicas, el diagnóstico es complejo. Los síntomas pueden ser confusos y varios. Puede ser difícil cuantificar un sentimiento de peso en las extremidades, o un cansancio que no desaparece. Intenta explicar a un millón de médicos distintos cómo sientes que tu mente zumba y no se detiene al mismo tiempo que sientes que está en pausa.
Sentirse así de afectado es vivir en la incertidumbre. Cada día es distinto. Es difícil planear cuando no tienes idea de cómo te sentirás mañana o pasado mañana. Es fácil sentirse perdido cuando la vida está llena de preguntas constantes con pocas respuestas.
Cuando vives con un problema autoinmune tu cuerpo literalmente pelea contra sí mismo. Es a veces mucho contra que pelear.

Pero la carga emocional es aún más dificil de sobrellevar. Personalmente, siento que mi cuerpo me ha fallado. Siempre me decepciona y no me deja hacer nada de lo que me gustaría hacer.
Me siento agotada de intentar de parecer más fuerte de lo que en realidad soy y de intentar tener un rol “normal” en la sociedad.
Esos son los días malos. En lso días buenos lo veo con mayor facilidad; disfruto más la vida; me río, sonrío y amo más, porque al igual que los días malos, los buenos no duran para siempre. No siempre tengo buenos días pero hay algo bueno en cada uno de ellos.
Vivir con una condición te hace muchas cosas, algunas positivas y algunas negativas. Miedo, sabiduría, empatía, debilidad. Tienes que aprender tanto de lo bueno como de lo malo.
¿Así que cómo se siente vivir con una condición crónica? Soy yo, es esta historial. Platica con otros a quienes conozcas con una condición. Diles que te interesa saber cómo son realmente y cómo están realmente. No el tradicional “bien y tú”.
Esta es mi vida con una condición crónica. Cuéntame de la tuya.

“Ellie B.”
Nota: Ellie B NO vive con diabetes de ningún tipo.

0 comentarios: