No pasa nada, es época de fiestas. FALSO

No creyeron que lo habré dicho enserio ¿o sí? Seguramente, al igual que yo, tendrán una agenda repleta de eventos sociales a los que hay que atender, unos por gusto, otros por amor o afecto, y otros porque de no hacerlo alguien nos dejaría de hablar de por vida. 

Y yo no se en sus países pero en mi querido México las fiestas y reuniones sociales decembrinas son equivalente a: comida. Y es que no es una comida normal (aunque reconozcamos que normalmente las comidas tienen más alimentos poco nutritivos que adecuados). 

Leo en redes sociales a muchas familias donde la diabetes es parte de la ecuación subiendo fotos a sus redes sociales con mensajes de lecturas de glucosa bastante superiores a una cifra decente. Muchos mensajes de "HI" culpando a la cena, a la fiesta, a la piñata, al postre, a la bebida. Y también leo a muchos justificando "bah, no pasa nada, es diciembre, es navidad, es año nuevo, un día al año".

En lo personal creo que ser dueños de nuestra salud no debe descuidarse por los días de fiesta. En lo personal creo que la responsabilidad de vivir, así como la de ir a trabajar, pocas veces debe obviarse.  Si tu quieres empezar bien el año, ¿por qué no terminarlo haciendo todo lo posible por estar bien? así que luego de esta impresión comparto contigo algunos consejos que al menos, en mi vida, han sido útiles y que algunos de mis consultantes aveces también siguen sin que sea una receta a prueba del fracaso sino una oportunidad de aprendizaje.

1. Investigación: "Hola? Hola tía (vecina, prima, amiga, colega, lo que sea) cómo estás? Oye te llamo para preguntarte si necesitas que lleve algo a la cena del día sábado, me encantará llevarte algo, ¿qué cocinarás si no es mucha imprudencia? Te pregunto para ver si puedo llevarte algo rico que combine con tu cena". ¿Complejo? No. ¿Mentira? Tampoco, seguramente llevarás algo aunque sea pequeño. Si pudiéramos de alguna forma investigar lo que nos espera en la cena podríamos hacer un cálculo de nutrimentos para no pasarla mal después corrigiendo la glucosa. Recuerda que en ningún lugar del mundo (bueno, quizá sí pero no en ninguno que yo haya visitado) es obligatorio probar grandes cantidades de absolutamente todos los platillos. Existen muchas páginas para buscar la información nutrimental de lo que comerás. Afortunadamente vivimos en la época del internet, donde si bien la información quizá no sea "exacta" será muy aproximada. 

2. ¡Traje postre! Dejémonos de dramas y de culpar a alguien que no sea nosotros, somos nosotros los responsables de nuestro cuidado y del de nuestros hijos. "Es que me dio tristeza decirle que NO comiera de ese postre que todos iban a comer" seamos inteligentes, hagamos la investigación, ayudemos a que pueda comerlo, y si de plano creemos no ser capaces de lograr glucosas "razonables" llevemos nosotros el postre, así al menos podremos investigar de mejor forma o hasta quizá llevar algo tremendamente inofensivo. Hay muchas fuentes con información para postres deliciosos. Intentémoslo, no pasa nada. 

3. Responsabilidad. Claro, a todos nos parece interesante la idea de ir de fiesta y dejar la diabetes en casa. Es más, el medidor en casa, las jeringas en casa. Lo cierto es que debemos reconocer que por más que lo deseemos no es así. No debería ser así. Llevar junto con nosotros el ánimo para nuestro automanejo es importante. Si sientes la necesidad de dejar siempre de lado tu cuidado quizá sea buena idea platicarlo con tu equipo de profesionales al cuidado de la salud porque este tipo de comportamiento poco saludable quizá hable de que necesitamos ayuda de algún tipo. Necesitar ayuda es de humanos, y nosotros, aunque aveces parecemos superhéroes, somos todos humanos. ¿cierto? 

No te olvides de tu diabetes en estas fechas. Toma en cuenta a tus seres queridos, no hay nada más feo que llevar a alguien a quien amamos al hospital pero puede ser más feo y triste hacerlo en vísperas de navidad o de año nuevo. Cuidémonos, empecemos bien el año con mucho cuidado. 






0