17 abr. 2017

Hoy voy a cambiar....

Por supuesto, soy de esas personas que alegan firmemente que la diabetes no es impedimento para hacer absolutamente nada. Y luego de pronto un día junté mis facturas y me di cuenta de que la vida, la comida y todo lo que conlleva el término calidad de vida estaba realmente averiado. 


Para algunos, calidad de vida es una deliciosa vacación, para nosotros calidad de vida significa tener mucho espacio para reir, mucho ánimo para emprender aventuras y muchas pero muchas horas libres gracias a no tener que pensar en complicaciones derivadas por un mal manejo de una condición que no pedimos y que sin duda es crónica. Crónica para mi no significa dolor, significa inversión en tiempo, estudio y trabajo. Trabajo eterno y continuo que muchas veces resta rayas de alegría pues no me deja descuidarle ni dos segundos. 

Luego entonces si la salud es mi derecho por qué me preocupo cuando recibo mails de aumento en costos de lo que necesito para estar bien. Y es que quien no vive con una condición como la nuestra no sabe lo importantes que resultan estos adelantos. No, no se trata de modas, se trata de mi vida y de cómo quiero vivirla. Del derecho que tengo igual que quienes viven sin diabetes a tener vidas excepcionales. 

Luego entonces ¿por qué nadie hace nada para que estas cosas sean iguales para todos? Por qué unos tienen más derecho que otros a ser felices y a tener vidas libres de complicaciones. Eso no hace ningún sentido. Y es que la vida, el mundo, la crisis, el dolar, todo mundo tiene algo que ver con que mi calidad de vida sea o no respetada y no, no estoy de acuerdo. 

¿Qué haremos entonces hoy para cambiarlo? 


0 comentarios: