El costo de una condición crónica #DBlogWeek

Para mi siempre es muy complicado hablar de costos para el manejo de mi condición. He sido una persona afortunada y mi trabajo me ha dado siempre oportunidad de no descuidar mi condición. Sin embargo, hace muchos años aprendí que no siempre es así y que no todos tenemos esa "suerte". Para mi, quedarme cruzada de brazos no es una opción pues creo que todos tenemos el mismo derecho a vidas plenas y saludables. Me enoja sobre manera ver los costos exponenciales de fármacos que necesitamos para vivir. No son artículos de lujo, son necesarios para despertar, trabajar, y todo lo que eso implica.

En mi país las autoridades sanitarias conocen sobre diabetes. Tristemente conocen sólo una parte de la historia y es que, a pesar de que somos varios los que vivimos con diabetres tipo 1 no formamos aún parte de una estadística que les haga voltear. Muchos me dirán que hay medicamentos en nuestro sector salud pero, no todos los medicamentos funcionan en todas las personas. Las opciones de insulina son pocas y con frecuencia al llegar a la farmacia no hay. Para mi, eso es como si alguien dijera "disculpe pero no hay oxígeno, por favor vuelva la próxima semana para ver si ya puede respirar" es totalmente impensable. 

Y es entonces que enfurezco con programas que sin duda harán un bien a algunos. Prevenir la diabetes tipo 2 no siempre es posible. No basta con alimentarnos sanamente para prevenirla. La diabetes tipo 1 NO puede prevenirse ni parándose de cabeza. No es mi culpa, no es culpa de mis padres, no es culpa de nadie. ¿Por qué tengo que pagar el oxígeno que necesito para vivir? ¿Qué necesitamos que suceda para levantarnos y exigir lo que nos corresponde?

Ayer enojada pedía insumos que necesito para cuidar de mi salud y quien estaba junto a mi dijo "no te enojes, pídelos, saldría más caro ir a un funeral".... qué cierto.  



0