Un árbol, un café y muchas culpas - ¡Dulcesitos para mi!
Un árbol, un café y muchas culpas

Un árbol, un café y muchas culpas

Share This
A mi si me gustan los cafés de Starbucks. Sí, es verdad, no es un grano de café delicioso y a decir verdad, en la esquina de mi casa hay una cafetería muy bonita donde preparan el mejor de los cafés. Aún así, a mi la verdad es que sí me gusta Starbucks. No, tampoco me alcanza el dinero para tomarlo con la frecuencia que me gustaría pero. Sí, si me gusta. Especialmente cuando viajo al país vecino del norte donde, a menos que esté en casa de amigos, el café sabe realmente espantoso, procuro pasar por un Starbucks en la mañana con tal de no servirme café Americano estilo Americano. Yuck.

Starbucks tiene sus cosas. Bueno, quién no las tiene. Starbucks siempre me impacta negativamente. Pero su café enserio que me gusta aunque repito, he bebido mejores. Primero me sorprendió con una bebida tipo arcoiris, luego con un unicornio y ahora me sorprende con un árbol navideño. 

¡Vaya forma de convencer gente de consumir kilocalorías innecesarias! Especialmente cuando las fiestas decembrinas de todos modos nos ayudarán  a subir algo de peso Starbucks nos trajo: un árbol navideño. 



Yo creo que Starbucks no es culpable de que en el mundo haya tantas personas con obesidad. No, no creo que sea culpa de Starbucks francamente. Tampoco creo que sea culpa de las papas fritas ni de Coca-Cola. Sí creo que sus productos baratos no alimentan sino fomentan un estilo de vida poco saludable y que además si nuestros gobiernos y autoridades sanitarias pusieran un grano de atención estarían absolutamente prohibidos pero no, no es culpa del que mata la vaca, también es culpa del que le agarra la pata. Es una culpa multifactorial. 


  • "En 2016, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas.
  • La mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal.
  • En 2016, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos.
  • En 2016 había más de 340 millones de niños y adolescentes (de 5 a 19 años) con sobrepeso u obesidad.
  • La obesidad puede prevenirse."
  • http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

La culpa es en realidad de todos, incluídos nosotros. Tenemos que trabajar para no sólo sorprendernos cuando Starbucks nos presente bebidas con color unicornial o árboles navideños con más de 37 gramos de azúcar por porción (vaso chico o alto diría Starbucks).  Este trabajo tiene que ver con educación para la salud y, hasta donde he visto  con mi hijo en edad escolar, no hay mucho énfasis en estos temas salvo en Ciencias Naturales y muy muy general. 

No hay ningún esfuerzo por nuestras autoridades ni sanitarias ni educativas para incluir la educación para la salud como los esfuerzos escolares. Claro, también el impacto de esta enseñanza como parte de la crianza (osea, en nuestras casas) es innegable. Pero ¿es culpa nuestra entonces no elegir alimentos saludables? No en realidad.  La culpa es multifactorial 

En otras palabras, el gasto que se dedica a los alimentos por parte de las familias pobres constituye el 56% de su gasto total, pero sólo cubre el 66% de los requerimientos de las calorías y el 60% de proteínas que potencialmente necesitan.
fuente: http://eprints.uanl.mx/1659/1/art_de_la_fao.pdf


No soy autoridad sanitaria. Mi trabajo en realidad no es ese, es atender parte de la culpa únicamente. Y después de perderme les informo que si piensan ir por un árbol esto es lo que estará entrando a su sistema pero, si probarán el árbol seguro ya alguna vez probaron un unicornio y vaso morado y estoy totalmente segura de que comen papas una vez al mes, de esas con la bolsita amarilla y sonrisa al exterior y que son de aquellas personas que cantan villancicos en un árbol de coca cola.  Exijamos mejores campañas, no sólo mejores gobernantes. Elijamos mejor educacación, no sólo académica sino para la vida diaria. Elijamos mejor salud para los nuestros. Optemos por un café americano y no por un árbol navideño. 



Aquí mi versión de un café tipo árbol. De nada.





Publicar un comentario

Pages