Dexcom

Avisos para mi salud mental

¿Y tú?

¿Quién quieres ser?

Dulcesitos para mi

Información sobre diabetes

Monitoreo tipo flash

Descubre de qué se trata

19 abr. 2017

Productos ¿especiales? ¿es necesario?

En lo personal me parece que los productos alimentarios no deberían ser avalados ni certificados por absolutamente nadie. Y es que en las Sociedades Mexicanas de x, y y z es una práctica común avalar productos para que luego sean vendidos con un sello de "conformidad" o evaluación. Si bien  los humanos promedio agradecemos estos sellos y avales la información también puede resultar muy pero muy confusa.

En el caso de quienes vivimos con diabetes nuestro plan de alimentación sufre dos tragedias griegas.

1. Generalidades: la primera es que la poca información a la que se tiene acceso haría creer a cualquiera que si hemos sido diagnosticados con diabetes de cualquiera de sus tipos NO podremos comer dulces ni azúcar nunca más. Este es uno de los mitos más enormes con los que me encuentro todos los absolutos todos días de la vida. Y es que a la población general le hace falta poner atención en la escuela (o quizá a la SEP para incluirlo en alguno de sus libros de cualquiera de las divertidas materias) cuando se nos explicó sobre los nutrimentos y las características de estos. 

Nosotros a estas alturas de la vida, y de la diabetes sabemos que los carbohidratos (nutrimento presente en nuestros alimentos) serán los responsables de la elevación de glucosa en sangre en nuestro hermoso cuerpo.  Hagamos una pausa para explicar sobre este tema de forma ultra general. 

Los carbohidratos se dividen en dos según la forma y velocidad con la que se absorben. 

a) simples: Aquí nada más y nada menos son azucares que se digieren rápidamente y tienen en sí poco valor nutritivo. Aquí encontramos no solo a los dulces sino a las frutas, las bebidas azucaradas. Si bien es muy cierto que se nos prohibe el consumo de refrescos (por ninguna otra cosa sino porque en general son una porquería que no harán otra cosa más que subir de forma alocada nuestros niveles de glucosa en sangre) hay aquí otros alimentos que sería pecaminoso no incluir en nuestra alimentación, entre ellos las frutas. Sí, quienes vivimos con diabetes sí podemos comer frutas y también carbohidratos simples. Comprenderás que en este mundo hay distintas personas y cada uno de nosotros tiene gustos y requerimientos nutrimentales distintos. Hay algunos que optan por seguir planes de alimentación muy restrictivos en consumo de hidratos de carbono (yo lo intento pero los consumo aunque de forma muy moderada) y habrá otros individuos que no querrán dejar de disfrutar la comida. 

b) complejos: Estos también tendrán un efecto en nuestros niveles de glucosa en sangre pero a diferencia de los simples, los digerimos lentamente. Aquí encontramos a algunas verdurinas como el brocoli, los cereales integrales y otros. Estos carbohidratos generalmente tienen un mayor aporte nutrimental pues tienen además fibra, vitaminas y otros minerales. 

2. La segunda tragedia griega de nuestra alimentación es la mercadotecnia. Luego de esta pausa informativa regreso a mi tema. Ah sí, los productos especiales y etiquetados. No, en realidad no existen productos "especiales" para quienes vivimos con diabetes y sinceramente no sirve de mayor cosa un sello, dos, tres o veinticinco si no somos capaces de analizar la información nutrimental de los productos. Algunos de ellos aunque leen claramente CERO AZÚCAR o SIN AZÚCAR siguen teniendo un alto contenido de hidratos de carbono e invariablemente elevarán nuestra glucosa en sangre. Ahora bien, algunos sellos son otorgados luego de minuciosa evaluación y como ejemplo les traigo este amable pan cuya información específica omitiré o haré enojar a más de tres personas y hoy francamente no tengo ganas jaja. 



Pan A blanco normal para sandwich 2 rebanadas


Pan B tres rebanadas sin azúcar


En este caso ejemplificativo no tengo mucho que me haga pensar. Lo primero que haría sería revisar la etiqueta y analizar los ingredientes. Si bien comenté que en teoría no hay ingredientes o alimentos prohibidos nunca está de más saber qué cosa estamos ingiriendo. No se diga si tenemos alguna alergia o si vivimos además con enfermedad celiaca esta información es algo que DEBEMOS revisar. Por otro lado, algunos de estos productos son endulzados con jarabe de maíz de alta fructosa y la evidencia actual muestra que su consumo NO es saludable por lo que podríamos dedicar minutos extra al análisis detallado de la info nutrimental en su sección ingredientes.

Bueno, la primera etiqueta es de un pan para sandwich, sí de ese pan blanco que en lo personal no ingiero pero que usaré hoy de ejemplo. Lo primero que quisiera yo analizar luego de revisar cuidadosamente los ingredientes serían las calorías que aporta una rebanada de este pan. En segundo lugar los gramos de hidratos de carbono y en tercero las grasas. Algunos de nosotros además tenemos precaución con el contenido de sodio pues queremos proteger nuestros riñones pero de eso les platicaré en otra ocasión. 

Si comparamos pan A con pan B encontraremos que pan B (sin azúcar) tiene efectivamente menor cantidad de hidratos de carbono.

PAN A BLANCO NORMAL
7 gramos de hidratos de carbono por rebanada

PAN B CERO CERITOS
3.6 gramos de hidratos de carbono por rebanada


En lo personal prefiero comerme los dos panes si de un sandwich se trata aunque repito, no estoy recomendando de ninguna forma que comamos sandwiches a menos que este sea el tipo de plan de alimentación que consideramos adecuado para nosotros junto con nuestro equipo de profesionales al cuidado de la salud.

En este ejemplo la cosa fue exitosa pero, no siempre es así. Veo productos de galletas de chocolate y vainilla en comerciales con guardias que dicen "endulzados con Splenda" y cuya etiqueta nutrimental me hace ver que tienen más hidratos de carbono que su versión sin Splenda. Definitivamente no valen la pena y el sabor no es igual. Afortunadamente estas galletas no tienen sello de ningún tipo.

Tengamos cuidado aún con los productos avalados. De verdad creo que no hay necesidad de avalar ningún tipo de producto bajo ninguna circunstancia. Afortunadamente algunos procesos de aval son rigurosos pero aún así me seguirán pareciendo confusos y tendrán mi voto en contra siempre. No, no hay productos especiales para quienes vivimos con diabetes. Aprendamos, eduquémonos en diabetes y entonces elijamos por nuestra propia cuenta los mejores alimentos y productos.