Desabasto de medicamentos y diabetes Tipo 2, la historia de mi amigo Adrián.




Conocí a Adrián hace varios años y desde entonces hemos compartido muchos eventos de diabetes y pláticas largas. Es uno de esos amigos que la diabetes trajo a mi vida. Hace no mucho, Adrián tuvo, como muchos otros mexicanos, la suerte, o poca suerte, de toparse con un sistema sanitario donde los medicamentos que él necesita para conservar un estado de salud óptimo NO son provistos. Adrián compartió conmigo su experiencia y le presté un espacio, este pequeño espacio, para que lean cómo es que logró encontrar una respuesta y cómo no quitó el dedo del renglón. Aquí una guía que ha creado con nosotros esperando ayudarnos en caso de encontrarnos en esa situación.
______________________________________________________
Como todos los mexicanos sabemos, cada que tenemos procesos electorales, ya sean locales o federales, como por arte de magia el presupuesto para el sector salud se ve seriamente afectado, viéndonos afectados todos ya que comienza a haber desabasto de medicamentos en todos los niveles. Esto pasa cada que hay elecciones y es algo que NO debería suceder, pero sucede.

Yo inicié desde enero del 2017 un proceso de queja por el desabasto de medicamentos, en mi caso, insulina glargina y sitagliptina. De la noche a la mañana dejaron de surtirlas desde diciembre del 2016; ya me había pasado con las elecciones del 2012 y ahora tomé cartas en el asunto pues no podemos dejar de recibir nuestro tratamiento ya que es vital para nosotros que vivimos con diabetes en cualquiera de sus tipos.
No fue nada fácil y menos aún con el gran sismo que sufrimos en la capital del país y que dejó a la ciudad patas arriba. Aun así seguí con el proceso de queja y al final, en julio de 2018 (casualmente después de haberse llevado a cabo las elecciones) se resolvió la queja a mi favor y me surtieron los medicamentos que antes no me habían surtido.
Conté con ayuda de mi querida amiga Mariana Gómez Hoyos de @Dulcesitosparami la cual me canalizó con otra muy buena amiga Gisela Ayala de la Federación Mexicana de Diabetes A.C., y con su ayuda (y al ver que me respaldaba una federación fuerte) el seguro popular atendió mi queja resultando todo satisfactoriamente a mi favor.
Antes que nada, quiero decirles algo, por favor, por lo que más quieran, NO tiren las recetas que les dan sus médicos. La mayoría tiene la mala costumbre de que, en cuanto compra o le surten el medicamento, tira las recetas “para no llenarse de papeles inútiles”.
Eso es lo peor que pueden hacer ya que, si no les surten algún medicamento, en la receta les ponen que se adeuda y con eso tienen un sustento legal para hacer el reclamo. Gracias a Dios yo soy de los que guardan todo y después de un par de años ya me deshago de las cosas, pero en este caso fue algo muy útil, ya que  al tener todas y cada una de las recetas en las que ellos mismos ponían que me adeudaban la insulina y la sitagliptina, pude probar lo que yo reclamaba y todo se resolvió a mi favor.
El proceso que seguí fue el siguiente:
  • Meter la queja por el desabasto de medicamento en los buzones de quejas. Aunque no lo crean, sí los revisan y deben atender a todas y cada una de las quejas efectuadas.
  • La queja debe llevar todos y cada uno de los datos de la persona que se queja. Una de las cosas que me comentaba el gestor de seguro popular, era que la mayoría de las quejas son anónimas porque la gente tiene miedo a las represalias, por eso no ponen su nombre, teléfono, dirección ni nada de los datos que les piden. Si no ponen esos datos, es imposible que se atiendan las quejas ya que no hay a quien contactar y resolver el problema.
  • Si no hay respuesta por parte del gestor de seguro popular pueden mandar un correo electrónico a secsaludedomex@gmail.com ahí les deben dar respuesta aunque tarden un poco (No desesperen, quisiéramos que todo fuera rápido y eficaz en estos temas, pero la verdad es que es un poco tardado, pero seguro).
  • Armen un expediente con la queja, recetas no surtidas, correos enviados y recibidos, los nombres de todas las personas que los han atendido (Todos los documentos ténganlos en original y copia, pueden escanear también los documentos para tenerlos en formato digital y poderlos imprimir en cualquier momento), los mails que envíen, mándenlos con copia a algún destinatario de confianza para que más de dos personas tengan conocimiento del asunto y no se haga perdedizo el expediento o la queja en turno.
  • Una vez que se contacten con ustedes las cosas van a avanzar de manera fluida y sin  contratiempos (De menos en mi caso fue así).


No dejemos que pisoteen nuestros derechos, todos tenemos derecho a la salud pública y debemos tener en tiempo y forma nuestro tratamiento completo.


No se callen, exijan lo que por derecho nos corresponde, acérquense a alguna asociación u organización civil, a la Federación Mexicana De Diabetes A.C., pídanles ayuda para que su queja tenga más fuerza y haga más ruido al estar respaldada por entes de gran poder en la sociedad mexicana.

Si tienen alguna duda, con gusto les puedo ayudar a formular su queja y a llevarla a buen puerto. Hay que apoyarnos entre nosotros o nadie nos va a ayudar a luchar por lo que nos corresponde.
Espero que les sea de utilidad y recuerde:
PORQUE JUNTOS ES MÁS FÁCIL
JUNTOS CONTRA LA DIABETES.


ADRIÁN MÁRQUEZ.


Viviendo 7 años con diabetes tipo 2

0