Clínica Especializada en el Manejo de la Diabetes, dejándome callada.

¿Qué pensarías si te dijera que existen dos clínicas especializadas en el manejo y la atención de la diabetes en la Ciudad de México? Primero, seguramente me preguntarías cuál es el costo, pensando que es, como todo en diabetes, exorbitante. Después, cuando yo te respondiera que es un servicio de la Secretaría de Salud pensarías que miento y que el tratamiento que recibirías no es tan grandioso como yo intento explicarte.

Permíteme contarte mi día….y unos pasajes de mi vida. 
Soy Mariana, vivo con diabetes tipo 1 desde hace más de 30 años. 
El tratamiento que requiere el tipo de diabetes con el que vivo no es provisto en su totalidad por nuestro sistema sanitario. Esto quiere decir que junto las monedas cuando lavo la ropa para pagar un tratamiento que me garantice calidad de vida. Tristemente, yo junto monedas para eso. Hay otras personas, que como yo viven con diabetes tipo 1 que juntan sus monedas, primero para alimentarse. 

La atención de una condición crónica como esta tiene un precio muy elevado. No, no todos pueden pagar los insumos básicos para mantenerse con vida y, los que lo logramos tenemos entonces mayor responsabilidad ayudando alzando nuestras voces por los otros, menos afortunados que nosotros. Quedarnos cruzados de brazos no es una opción. 

No, la diabetes no debería tener clases ni estratos, mucho menos la atención médica, por supuesto tampoco los tratamientos.

Sin embargo, en nuestro país es así. Injustamente así. Y entre toda esta maraña de injusticias encontramos lo grandioso.

Quienes nos dedicamos a la educación en diabetes soñamos con los modelos que vemos en otros países donde la atención a la diabetes, especialmente en este caso, a la diabetes tipo 1 cumple con ciertas características, sin importar realmente el orden pero siendo, para mi quizá la más importante el trabajo y la atención multidisciplinar. 

El modelo ideal tendría bajo el mismo techo a los especialistas de diferentes áreas necesarios para la atención de quien vive con diabetes: el experto en la salud visual, el experto en Educación en Diabetes, el experto en salud emocional, el experto en nutrición, el médico especialista (endocrinólogo), el servicio de vacunación, la cámara hiperbárica, el gimnasio y la salud dental y una farmacia donde se entregaran los insumos necesarios para el mejor manejo de esta condición. Si me preguntan a mi, suena grandioso pero también complicado.



Clínicas Especializadas en el Manejo de la Diabetes

La Secretaría de Salud se dio a la tarea, hace un par de años de crear dos Clínicas Especializadas en el Manejo de la Diabetes, una de ellas, con un servicio único donde se atiende a niños y adolescentes con diabetes Tipo 1 (aunque no exclusivamente, puesto que también atienden a otras poblaciones como todas las otras clínicas). La otra clínica, entiendo, pero confirmaré esta información, se encarga de atender, mayoritariamente a personas con diabetes tipo 2 y otras condiciones y a personas con diabetes Tipo 1 de edades mayores (como yo, por ejemplo). 

Estas clínicas además, trabajan con el apoyo de la Fundación Mundial de Diabetes y el laboratorio Novo Nordisk México (sí, quienes fabrican y venden insulinas) y ambos aportan recursos económicos y otro tipo de ayudas para el funcionamiento de las clínicas. 

El apoyo de la industria seguramente no termina ahí, seguramente hay otros actores involucrados que compartiré en cuanto la información llegue a mis manos. Y claro, si eres amigo de Farma y no te ves ahí es tu momento de unirte a lo que será, sin temor a equivocarme, el modelo a seguir en nuestro país. 

¿Sólo dos clínicas?

Son dos clínicas, ¿por qué solo dos? No poseo la explicación pero, sin duda podemos alzar nuestras voces para replicar estos modelos y hacer valer los derechos a la salud de nosotros los mexicanos. Más adelante platicaremos formas para hacer llegar nuestras solicitudes y algunos movimientos y grupos de personas que trabajan para lograrlo a los que podemos unirnos. 

Estas dos clínicas se encuentran, una en la Colonia Santo Tomás, en la Ciudad de México y la otra en Iztapalapa. La que tuve el placer de visitar se encuentra en la Colonia Santo Tomás, en la Ciudad de México en el Centro de Salud Manuel González Rivera (Calle Prolongación Carpio y Plan de San Luis esquina Díaz Mirón).  Ambas clínicas trabajan en dos turnos con horarios de 8am a 2pm y de 2pm a 8pm. 


En esta clínica, además de los servicios multidisciplinares anteriormente mencionados encontrarás medicina integrativa, rayos x, nutrición, podología, y actividades donde puede participar el paciente y su familia como talleres de cocina, sesiones de educación en diabetes y otros. 

Por si no fuera suficiente encontrarás servicio dental y aquellos pacientes que lo requieran podrán usar la cámara hiperbárica. También hay un gimnasio, una farmacia y un servicio de psicología.

¿Cómo recibir atención en ellas? 
Este es un servicio para derechohabientes del Seguro Popular. Para recibir atención se puede visitar la Clínica directamente pero es necesario tener la hoja de póliza de Seguro Popular. En caso de no contar con ella es sencillo tramitarla en los centros de salud en los módulos de afiliación o de trabajo social. 

Es importante que sepas que necesitarás un pase de referencia de la clínica y el profesional de la salud con el que te atiendas. Tristemente, no puedes atenderte si vienes de otro estado aunque puedes acudir a recibir una sola valoración. 

Nuestro país necesita más clínicas como esta. ¿Qué nos toca hacer? 
Nos toca alzar la voz, aplaudir este tipo de proyectos que dejan el nombre de nuestro país tan en alto. Nos toca contactar y preguntar si podemos sumar manos, sumar esfuerzo, ayudar con donativos. Si eres miembro de la industria acércate, ayúdanos a cambiar la vida de alguien con tus productos y tu trabajo.


Nos toca recordarle al gobierno entrante por qué necesitamos de estas clínicas, por qué necesitamos hoy más su ayuda que nunca para que todos tengamos acceso a salud en tiempo y forma para vivir como merecemos vivir. 

No quiero dejar pasar la oportunidad para hacer pública mi admiración y ofrecer mi apoyo eterno a los doctores Enrique González y Fernando Ramírez Mendoza que laboran junto con otro grupo de fantásticas personas en la Clínica que visité ayer. 

Gracias por ayudarnos a que la atención oportuna, completa y eficaz llegue también a quienes tienen menos recurso que algunos de nosotros.
0